EL COBARDE, LA RANÍ, Y LA REVUELTA DE LOS CIPAYOS

FLASHMAN Y EL GRAN JUEGO


Título Original: Flashman in the Great Game


Autor: George MacDonald Fraser 


Año de Publicación: 1975


País: Reino Unido


Marco Temporal: 1856-1858


Marco Espacial: India



En el verano de 1856 Harry Flashman disfruta de un adorable retiro en Inglaterra con el grado de coronel y unas cuantas inmerecidas medallas en el pecho. No se atisban indicios de guerra en el Imperio, y Flashman no tiene la más mínima intención de abandonar el apacible hogar como buen cobarde que es. Sin embargo por una vez no son sus acciones las que le arrojan de nuevo a meterse de lleno en el peligro. La llegada de una invitación de la reina Victoria para que el condecorado coronel se persone en Balmoral provocara que Flashy vuelva a verse inmerso en una nueva aventura. 

Estatua de Lakshmi Bai. Solapur. India.
La nueva aventura de Flashman le lleva de regreso a la India en el peor momento posible. El primer ministro Lord Palmerston es quien solicitará los "inestimables" servicios del coronel, quien tendrá que componérselas para no volver a caer en las manos de Ignatiev. Por su puesto una hermosa y poderosa mujer se cruzará en su camino, la Rani Lakshmi Bai, y Flashy intentará por todos los medios meterse en su lecho, y como siempre los acontecimientos le pondrán en situaciones nada agradables, en las que tugs, cipayos, agentes rusos y sus propios compatriotas tratarán de matarlo.

Castigo a los cipayos rebeldes.
Esta entrega de los diarios del militar inglés es una de las más completas que Fraser ha escrito. En la nueva novela no paran de sucederle cosas al protagonista, de verse implicado en todo tipo de acontecimientos, y la acción se sucede casi sin descanso. Mientras en otras novelas el protagonista "pululea", pierde el tiempo en subterfugios o retozamientos para huir de la acción que suelen tener el efecto contrario al previsto, aquí apenas tiene tiempo ni de respirar. Aunque la novela comienza como es habitual con los intentos de Flashman de mantenerse alejado de los conflictos, cuando éstos llegan ya no pararán: El asedio de Cawnpore, el sitio de Lucknow, la captura de Gwalior, etc. Todo enmarcado en el llamado Gran Juego que disputaban las grandes potencias para apoderarse de Asia Central y en la Revuelta de los cipayos.

De nuevo los comentarios y apreciaciones del protagonista de la saga de novelas no tienen precio. El humor del autor inglés expresado a través de éste "dechado de virtudes" que es su personaje hace una delicia leer el libro, que divierte, entretiene y enseña, y por si fuera poco además los breves pero precisos apéndices y notas complementan el libro de forma magnífica. ¿Qué más se le puede pedir? Si te gusta la novela histórica y aún no has leído los libros de Flashman, no sé a qué estás esperando.

TRAS LAS HUELAS DE SHERLOCK HOLMES

DETECTIVES DE LA NUEVA ERA

Con el triunfo de la Revolución Francesa el mundo entra en una nueva era y el llamado Antiguo Régimen termina. Nuevas maneras de entender la sociedad y la política comienzan a abrirse paso, y con ellas también nuevas formas de delinquir, pero sobre todo de perseguir y atrapar a los criminales. El siglo XIX es para los aficionados al misterio el siglo de Sherlock Holmes, pero desde el triunfo del detective literario de Conan Doyle otros escritores han intentado repetir el éxito. Hoy nos interesan aquellos que se relacionaron con acontecimientos históricos, que se movieron en contextos históricos bien definidos, o que ellos mismos fueron protagonistas de los mismos, son esos detectives ficticios que han poblado un nuevo subgénero muy en auge en los últimos años, la novela histórica de misterio. Con ellos recorreremos la geografía mundial en distintos momentos históricos.

Hanno Stiffeniis. Hanno es un joven magistrado prusiano que se ve inmerso en una investigación criminal en Konigsberg en 1804 en pleno apogeo de las guerras napoleónicas. Para resolver los misteriosos asesinatos se ve ayudado por un sargento de la policía local, y el erudito filósofo Kant. La primera de sus hasta ahora cuatro aventuras se titula "Crítica de la razón criminal" parodiando la obra del mismo Kant. El autor Michael Gregorio es en realidad un seudónimo que oculta a dos escritores la italiana Daniela de Gregorio y el inglés Michael G. Jacob.
Samuel Redhead. El médico y cirujano de ascendencia escocesa pero nacido en Galicia,  Readhead, termina ejerciendo de detective aficionado en el Buenos Aires de 1806. Muy implicado en los acontecimientos históricos que agitaron la colonia a principios del siglo XIX, el médico asiste a ellos al tiempo que desentraña crímenes. La escritora argentina Mercedes Giuffré ha presentado al público de momento cuatro aventuras de su detective en el virreinato, aunque la primera fue en "Deuda de sangre". El personaje, según su creadora, se basó en Joseph Redhead, médico y naturalista que murió en Argentina en 1845. 
Yashim Togalu. El investigador turco, antiguo eunuco del harén, desentraña crímenes y desbarata conspiraciones en el imperio del sultán Mahmut II. "El árbol de los jenízaros" es la primera entrega de los misterios del eunuco investigador que en 1836 recorre los más intrincados y peligrosos rincones de Estambul para resolver el caso (ver la crítica en "El detective Eunuco"). El inglés Jason Goodwin ha publicado de momento cinco aventuras de su investigador y un libro de cocina presentado por el mismo personaje, y hay proyectos de que se adapten sus aventuras a la pequeña pantalla rodándolas en Estambul en formato de telenovela. 
Hanshichi. Es un policía  japonés que comienza su actividad capturando delincuentes y criminales en el año 1841, al final de la era Endo. Entre esta fecha y 1862 aproximadamente se encuadran las hazañas de este investigador. Aunque frecuentemente se le compara con Sherlock Holmes, la realidad es que no tiene mucho que ver. Salido de la pluma del escritor nipón Okamoto Kido sus relatos se han publicado en español en dos volúmenes. Las historias del investigador japonés permiten al lector conocer en profundidad la sociedad y cultura del Japón del siglo XIX. Su primer caso lo resuelve en "La farola de piedra". El personaje es muy popular en Japón e incluso tuvo una tele movie en este país.
Dickens y Collins. Los dos escritores británicos, Charles Dickens (1812-1870) y Wilkie Collins (1824-1889), que fueran amigos de verdad en la vida real, protagonizan aventuras ficticias de misterio donde los escritores desenmascaran conspiraciones, persiguen criminales por las peligrosas callejuelas de Londres y comparten todo tipo de peligros. En esta ocasión los protagonistas de las sagas policíacas son dos personajes reales que existieron de verdad y que aquí por obra y gracia del escritor americano William Palmer se meten a detectives. De momento van publicadas 4 novelas, la primera de las cuales, "El detective y Mr Dickens", desarrolla su acción en el Londres de 1854 en plena era victoriana.
Erast Fandorin. El detective ruso Fandorin ingresó en la policía y se enfrentó a su primer caso en 1876 relatado en la novela "El ángel caído". El investigador es la mezcla de varios héroes clásicos de la literatura rusa. Además cada novela que cuenta las aventuras del investigador trata un tipo de novela policial o de intriga diferente, desde las de conspiración, a las de asesinos en serie, pasando por las de espías, etc. De momento su creador, el también ruso Boris Akunin, ha resucitado un genero que en la Rusia de Stalin era mal visto, y que ahora con 14 novelas publicadas arrasa en las librerías soviéticas. Por si fuera poco el personaje ha saltado al cómic, la televisión y al cine repitiendo el éxito de sus novelas, así Oleg Menshikov fue el actor que lo encarnó en "El Consejero de Estado (2005). 
Oscar Wilde. El escritor irlandés Oscar Wilde (1854-1900) se convierte en protagonista de investigaciones de misterio ficticias en las que se relaciona con importantes personalidades del siglo XIX. En "Oscar Wilde y una muerte sin importancia" el escritor resuelve un crimen en 1889 con ayuda del escritor Arthur Conan Doyle. Las cinco novelas que relatan las investigaciones del escritor metido a detective de ficción han salido de la imaginación del escritor alemán Gyles Brandreth.
Efisio Marini. El forense italiano Efisio Marini (1835-1900) es otro de esos personajes reales que los maestros de la literatura policíaca transforman en agudos investigadores. "El estado de las almas", primera de sus investigaciones publicadas, trascurre en 1892 en Cerdeña de donde es originario el personaje. Luego las otras novelas ahondarán más en la biografía del naturalista embalsamador a la vez que cuentan alguna de las investigaciones ficticias que sirven de excusa para la trama. El oculista italiano Giorgio Todde lleva de momento cinco novelas dedicadas a este peculiar personaje conocido en su día como "Il Pietrificatore" por sus logros en la conservación y embalsamamiento de partes anatómicas.
Víctor Ros. Ross tiene veintisiete años cuando trabaja como subinspector de policía en la recién creada Brigada Metropolitana de Madrid. En 1877 tiene que investigar el caso de unas prostitutas asesinadas en una aventura narrada en "El misterio de la casa Aranda". Las historias de este polícia español no se desarrollan sólo en Madrid, o en España, ya que algunas de ellas transcurren en Suiza o incluso en Londres donde se encuentra con Sherlock Holmes. Su creador el español Jerónimo Tristante lleva de momento publicadas cinco novelas sobre el personaje, y su éxito las ha llevado también a la televisión. Carles Francino pone el rostro televisivo del policía en una serie que hasta ahora lleva dos temporadas.
Laszlo Kreizler. El psiquiatra Laszlo Kreizler se pone al servicio del comisario de policía de New York, Theodore Roosevelt, en el año 1896 para atrapar a un asesino en serie. Un equipo de investigadores se reúne entorno a Kreizler con el fin de seguir la pista a este tipo de criminales en lo que de momento son las dos únicas novelas que cuentan sus andanzas. En la primera novela,"El alienista", el escritor estadounidense Caleb Carr opta por el subgénero dedicado a narrar la caza de un asesino lo que le sirve de excusa para retratar el ambiente y la sociedad neoyorkina de finales del siglo XIX. Una adaptación televisiva de la primera novela está a punto de estrenarse con Daniel Brühl en el papel protagonista.

LOS DIAMANTES DEL EMPERADOR

Bokassa emperador.
LOS EXCESOS DE BOKASSA

Jean-Bédel Bokassa fue presidente de la República Centroafricana de 1966 a 1976, y su emperador desde 1976 a 1979. Durante todo el tiempo de su mandato los excesos y la crueldad de este hombre no tuvieron límite, pero lo más vergonzoso fue el consentimiento cuando no la directa colaboración de Occidente en que un monstruo así llegara y se mantuviera en el poder tanto tiempo, mientras dignatarios, presidentes y magnates le reían las gracias y participaban de sus macabras fechorías. 

De Gaulle y Boganda en el Congo Brazaville. 1958 
La República Centroafricana había sido una colonia francesa hasta su independencia en 1960. Primero se habían convertido en un territorio autónomo en 1958 para caminar de la mano de su líder Barthélemy Boganda hacia la independencia. Boganda, presidente de la autonomía, nunca llegó a ver la independencia de su país, ya que en 1959, un misterioso accidente de avión terminaba con su vida. El ex sacerdote católico metido a político que hubiera llevado a su país a un país independiente y democrático falleció en una explosión que para algunos fue preparada por los servicio secretos franceses. En su lugar Francia colocó a un gobernante títere, Dacko, líder de un partido único que se convirtió en el primer presidente de la República Centroafricana "libre". Pero tampoco este duró mucho, y el 31 de diciembre de 1965, su primo Bokassa, lo derrocó, se proclamó presidente, suspendió la constitución y la Asamblea Nacional y a vivir a todo lujo. Todo con el apoyo de Francia, y los occidentales contentísimos de tener a alguien dispuesto a negociar con ellos sin plantearles problemas.

El heredero real dormido en la carroza de la coronación.
Bokassa había nacido en Bobangi en 1921, cuando esa tierra era el Congo francés. Hijo de un líder tribal sirvió en el ejército de la Francia libre durante la Segunda Guerra Mundial, donde alcanzó el grado de sargento mayor.  Era un admirador de la cultura francesa y sobre todo de Napoleón. Convertido en presidente vitalicio en 1972 por obra y gracia de sí mismo, eso no le debió de parecer suficiente, y luego de deshacerse de cualquier oposición interna se autoproclamó emperador en 1976.

La fiesta de coronación fue todo un exceso. El despótico emperador no escatimó en gastos mientras su pueblo moría de hambre. Bokassa llamó a Albert Joliss y le pidió un anillo de diamantes, y no uno cualquiera. Joliss que era el presidente de las explotaciones mineras de diamantes en el África central temió perder las concesiones y algo más, y se las tuvo que ingeniar para entregarle al dictadorzuelo un magnífico anillo. Para ello cogió un gran trozo de diamante negro (un diamante mal cristalizado que se suele utilizar en forma de polvo) que tenía la forma del continente africano, lo hizo pulir, y en el lugar de Centroáfrica puso un diamante blanco de 1 kilate, lo engarzó en un anillo, y se lo regaló al dictador haciéndole creer que su valor superaba los 500.000 dolares, cuando en realidad no llegaba a 500. 

Bokassa coronando a su emperatriz.
El resto de la ceremonia fue un despropósito de tamaño descomunal. Como no tenía un palacio acorde con semejante ocasión mandó acondicionar, decorar o camuflar (como prefiráis) un estadio de fútbol. Los trajes que lucieron él y su decimoquinta mujer (coleccionaba mujeres de todos los lugares) fueron confeccionados por un sastre descendiente del que hizo los de Napoleón, que se esmeró a la hora de recargarlos, nada más que unas 800.000 perlas en el del emperador, y 1 millón de perlas de oro en el de la emperatriz. La carroza era arrastrada por 8 caballos blancos traidos de Normandía que llevaba a los emperadores hasta el trono de dos toneladas en forma de águila imperial de oro. Solicitó que lo coronara el papa, pero Pablo VI se negó, aunque envió un representante de la Santa Sede. De los países occidentales no fue ninguna de las monarquías reinante, pero si se enviaron representantes.

Bokassa en su coronación. 1976.
El gobierno francés se mostraba encantado de tener a semejante individuo a sus órdenes, y así colaboraron en la fastuosa fiesta mandando expertos en etiqueta y protocolo que controlaron al milímetro la ceremonia. Además le hicieron unos regalitos al bien predispuesto gobernante: cascos de metal para la guardia, toneladas de comida, vino, fuegos artificiales, y 60 Mercedes-Benz para llevar a los invitados distinguidos. A mayores se le prestaron 17 aviones y personal de la Marina francesa para apoyo de las orquestas. La ceremonia duró 2 días y costó 10 millones de libras esterlinas. Una bagatela si contamos con que la ceremonia la organizó un artista francés, Jean-Pierre Dupont, y la corona la diseñó el joyero parisino Claude Bertrand. La ceremonia había sido una mezcla de la coronación del Sha de Persia, la de la reina Isabel II de Inglaterra, y de lo que aparecía en el film "Napoleón" (1955).

Bokassa y la emperatriz Catherine. Cena de la coronación.
Evidentemente todo esto tenía una contrapartida, y además de las suculentas concesiones, explotación de materias primas, diamantes y demás, el país tenía algo que le interesaba a casi cualquier gobierno occidental, uranio, fundamental para las armas nucleares. Valery Giscard d´Estaing, presidente por aquellos tiempos de la República Francesa, estaba en muy buenos términos con el reluciente nuevo emperador que agradecía los detalles del francés con regalos de diamantes, que el otro se embolsaba sin decir ni pío, y organizando banquetes, cacerías y francachelas varias con su "hermano" europeo.

Bueno, vale, que hay políticos corruptos, que los negocios con el Tercer Mundo siempre han funcionado así. De acuerdo que eso no es nada nuevo. Entonces ¿por qué se montó tanto escándalo cuando años después se descubrió los regalitos y las fiestas entre el presidente galo y el emperador africano? Pues porque el buena pieza del emperador no era sólo un dictador, también era caníbal. 

Sello conmemorativo. R. Centroafricana. 1977 
Bokassa era un auténtico animal, además de asesinar a esposas, ministros y opositores, incluso a un grupo de niños que se manifestó negándose a ponerse uniforme, mandaba que se los prepararan y se los comía. A veces los echaba a pozos o se los daba de comer a los cocodrilos. En una ocasión mató y mandó cocinar a uno de sus ministros para ofrecérselo como desayuno a sus otros ministros. Cuando su cocinero confesó que le obligaba a preparar platos con carne humana, añadió detalles escalofriantes, pues cuando viajaba al extranjero el embutido que llevaba era realizado con carne humana.  Y sí, si estáis pensando en los banquetes que ofrecía a los extranjeros fueran embajadores, ministros o presidentes, también en ellos servía carne humana, a veces de niño. De manera que grandes personalidades de Francia (por supuesto su presidente), Inglaterra, Alemania, también de España, tuvieron el dudoso honor de degustar los platos del megalómano individuo. El propio ministro de Cooperación francés, Robert Galley, confesó que en un suntuoso banquete el propio Bokassa le dijo: "No se han dado cuenta, pero acaban de comer carne humana".

Corona imperial de Bokassa.
Cuando las barbaridades y matanzas de civiles aumentaron en el año 1979, la prensa internacional, y sobre todo la francesa comenzaron a ser muy críticos con la colaboración de Francia con semejante personaje, a quien suministraban armas y ayuda de todo tipo. Se llegó a filtrar que el mismo emperador había masacrado con sus propias manos a los niños de la manifestación para comérselos después (murieron un centenar de infantes). Entonces se decidieron a ayudar en el derrocamiento del emperador Bokassa. El 20 de septiembre de 1979 se depuso al emperador que intentó que le acogiera Gadafi, quien se negó, y luego voló directamente a París, en donde decidieron no darle refugio, pero le buscaron un cómodo retiro en Costa de Marfil. Cuando también lo echaron de Costa de Marfil se fue a Francia a vivir en un palacete a las afueras de París. En 1986 decidió volver a su país, y cuando aterrizó fue arrestado y juzgado por 14 cargos entre los que destacaban el de asesinato y canibalismo. Fue condenado a muerte, pero tras apelar se le conmutó la pena. En 1993 se benefició de una amnistía y fue liberado. Años después se proclamó el 13 apóstol y afirmó estar en contactos con el papa. Murió en 1996 dejando 17 mujeres y 50 hijos. En el 2010 el presidente de la República Centroafricana, François Bozizé, emitió un decreto para rehabilitar la figura de Bokassa a quien considera un padre de la nación.

Giscard d´Estaing y Bokassa en la R. Centroafricana
Si bien la imagen del dictador caníbal ha sido restaura sorprendentemente en su país, eso no pasó con el presidente Giscard d´Estaing. En el año 1979 cuando saltaron a la luz pública las atrocidades de Bokassa, la prensa francesa aireó el tema de los costosos regalos que éste había recibido del emperador a lo largo de los años. El político francés se justificó alegando que lo había cedido a la Cruz Roja, a obras benéficas, etc, y que nada se había quedado, y que lo que obraba en su poder era de un valor inferior a lo que se alegaba, vamos algo así como detallitos de amigos, pero el escándalo de los diamantes le costó las elecciones de 1981. Aunque d´Estaing continuó en la política nunca volvió a alcanzar la notoriedad  que había tenido. Desde el asunto de los diamantes los presidentes de la República francesa ceden todos los regalos que reciben a un museo abierto al público para que nadie pueda dudar de la honorabilidad de los próceres franceses.

Bokassa luciendo orgulloso unos diamantes. 1977
Sin embargo la historia de Bokassa y quienes en su día le apoyaron no deja de plantearnos más de una reflexión: ¿de verdad todo vale para obtener poder o riquezas?,¿hasta donde estamos dispuestos a llegar por obtenerlas? ¿sabemos realmente lo que hacen quienes nos gobiernan? Que yo sepa los empresarios, políticos, dignatarios, etc., que asistieron a los banquetes de Bokassa se llevaron de recuerdo fastuosos regalos a los que no les hicieron ascos, pero no comentaron el precio, al menos a nivel moral, que tuvieron que pagar, claro que tampoco creo yo que sea para estar muy orgulloso de participar en festines donde se degustaba carne humana fuera sabiéndolo o no (Jaime Peñafiel ha comentado en alguna ocasión la experiencia ya que estuvo presente en la coronación y en el banquete subsiguiente). Nunca unos diamantes fueron tan caros. Aún recuerdo aquel anuncio televisivo de diamantes cuyo slogan era "un diamante es para siempre", y no puedo por menos que preguntarme sin podríamos tener en casa un diamante regalado por alguien así y contemplarlo sin pensar en el coste.    

EL ENEMIGO DEL PUEBLO

LOS MISERABLES

Título Original: Les misérables

Año: 2000

Nº de Episodios: 4 (270 min.)

País: Francia

Director: Josée Dayan

Reparto: Gérard Depardieu, John Malkovich, Jeanne Moreau, Christian Clavier, Virginie Ledoyen, Enrico Lo Verso, Charlotte Gainsbourg, Asia Argento.

Marco Temporal: 1815-1832

Marco Espacial: Francia


Jean Valjean es llevado preso y encarcelado en durísimas condiciones. Cuando uno de los barracones de la prisión se incendia Valjean libera a otro preso alzando con extraordinaria fuerza parte del techo que se había desplomado sobre él. Todo bajo la atenta mirada del frío carcelero Javert. Jean lleva 18 años en prisión por haber robado un pan y no parece haber futuro ni esperanza para él.

La novela de Victor Hugo ha sido llevada a la gran y pequeña pantalla en numerosas ocasiones pero en esta miniserie del año 2000 se han mantenido bastante fieles a la obra original. La historia de Jean Valjean y su eterno perseguidor, el inspector Javert, es seguramente muy conocida, pero no por ello deja de estar vigente. La obra dedicada a los desesperados, a los que lo han perdido todo, tiene en Valjean uno de los mejores protagonistas literarios de la historia, y aquí Depardieu sabe darle vida, además de contar con el excelente contrapunto que le ofrece el Javert de Malkovich.

A través de las experiencias vitales del protagonista asistimos a cómo era la vida de los más desfavorecidos en las primeras décadas del siglo XIX. La Revolución Industrial trajo el progreso, la mecanización, pero también la deshumanización, la explotación, la extrema cosificación de las personas, y las mujeres sufren especialmente las consecuencias de esto. Como resultado se establece el germen de las revoluciones, de las que la Revolución Francesa sólo fue la primera, y así en los últimos tramos de la serie los protagonistas se ven arrastrados por los acontecimientos de la Rebelión de junio de 1832, la insurrección de los republicanos en contra de la Monarquía de Luis Felipe. 

"Los miserables" debe leerse al menos una vez en la vida, o en su defecto ver una de las adaptaciones a la pantalla, y si hay que elegir una, ésta es quizás la que mejor capta el espíritu de la obra, al menos eso dicen los expertos. Yo personalmente me quedo con esas magníficas escenas de las barricadas llenas de humo y estruendo donde pueblo, estudiantes y militares se enzarzan en una de esas luchas tan propias del siglo XIX que llenaron de sangre y rabia las calles de Europa. 

Una historia potente donde no falta de nada, una narración llena de momentos sublimes, unas interpretaciones meritorias, y una puesta en escena correcta, le dan a esta miniserie todos los elementos para que sea imprescindible para cualquiera con un mínimo de sensibilidad. Simplemente hay que verla. Y de momento youtube tiene los 4 capítulos en español a disposición de todos. Si no la has visto o crees que con la versión musical de Jackman llega, te reto a que le eches una visual a ésta.         

LA REVUELTA DEL SANTÓN

EL HOMBRE DE CANUDOS


Título Original: L´uomo di Canudos

Guionista: Jô Oliveira

Dibujante: Jô Oliveira

Año de Publicación: 1979

País: Brasil

Marco Temporal: 1896-1897

Marco Espacial: Brasil





En los últimos años del siglo XIX en Brasil una terrible sequía asoló la región del nordeste, el Sertón. Los campesinos sólo pueden refugiarse en la oración, pero ni eso les salva del despotismo de los grandes terratenientes. Uno de estos grandes propietarios, el coronel Furtado, se aprovecha de la miseria de los campesinos para saquear sus casas y acabar con los pocos que se resisten a abandonaran sus casas o a pagar el arriendo. La familia del joven Francisco ha sido asesinada y cuando éste regresa y encuentra el desolador panorama decide unirse a los cangaceiros para cobrarse venganza.

"El hombre de Canudos" pertenece a la serie publicada por la editorial italiana CEPIM en los años 70 titulada "Un hombre una aventura". La colección tenía como objetivo presentar diferentes aventuras en distintos momentos de la historia dibujadas y guionizadas por variados artistas del mundo del cómic. En esta ocasión le tocó el turno al historietista brasileño Jô Oliveira y éste eligió un tema de su país, la Guerra de Canudos.

La Guerra de Canudos fue el enfrentamiento que tuvieron un grupo de campesinos desharrapados capitaneados por un líder religioso carismático, Antonio Conselheiro, con las tropas gubernamentales de la república brasileña entre 1896 y 1897 en la región del Sertón. Hasta cuatro expediciones militares fueron necesarias para meter en cintura a los rebeldes. Se les tildó de fanáticos y de defender el oscurantismo religioso frente a las fuerzas progresistas, pero la realidad es que las masas hambrientas y empobrecidas de la región encontraron en el santón la esperanza y la atención que su gobierno les negaba. Unos acontecimientos que fueron recogidos en varias ocasiones tanto en novelas como "La guerra del fin del mundo"(1981) de Vargas Llosa como en el cine "La batalla de Canudos"(1997).

El cómic utiliza un personaje ficticio, un muchacho sin objetivo ni opciones de futuro que se une a los hombres de Antonio Conselheiro en su último año de lucha, para adentrarse en esta revuelta y llevarnos a presenciar su final en el pueblo de Canudos. Una breve introducción escrita a modo de prólogo nos resume el interesante hecho histórico para acto seguido dar paso a una historieta diferente, extraña, casi onírica si no supiéramos que se trata de hechos reales.

El dibujo del brasileño es también diferente, inclasificable. La breve nota introductoria de Hugo Pratt lo define como naif, aunque a mí me recuerda más al arte de un Diego Rivera, a una tradición artística latinoamericana, llena de simbolismo, de dureza en su terrible simplicidad, y con unos colores alucinados, amarillos, ocres, poco naturales pero que sumergen al lector en ese ambiente alucinado, místico, apocalíptico. Un cómic diferente y original en todos los sentidos y por ello digno de ser tomado en consideración, de darle una oportunidad, ya que como mínimo nos permite aprender algo más sobre un enorme país frecuentemente olvidado.   

EL BOER Y EL MAORÍ

TRACKER


Título Original: Tracker

Año: 2010

Duración: 103 min.

País: Nueva Zelanda, Reino Unido

Dirección: Ian Sharp

Reparto: Ray Winstone, Temuera Morrison, Gareth Reeves, Mark Mitchinson, Dan Musgrove, Andy Anderson, Mick Rose, Jodie Hillock, Jed Brophy.

Marco Temporal: 1903

Marco Espacial: Nueva Zelanda


Nueva Zelanda 1903. La guerra anglo-boer ha terminado y los soldados neozelandeses que sirvieron al Imperio en su guerra regresan a casa. Con ellos vienen algunos de los derrotados, los boers de origen holandés que han perdido sus casas y su familia y que buscan empezar una nueva vida en un remoto lugar. Entre esos hombres sin patria ni hogar se encuentra Arjan van Diemen, un antiguo líder boer y magnífico rastreador. El destino del sudafricano se cruzará con el de un arponero maorí, Kereama, y ambos aprenderán que a pesar de sus diferencias tienen también mucho en común. 

El director, Ian Sharp, admirador de John Ford filma este western crepuscular ambientado y rodado en tierras de Nueva Zelanda. Dos personajes de mundos contrapuestos un boer y un maorí se convertirán en los protagonistas de una cacería humana a través de los espectaculares paisajes neozelandeses. Uno como cazador, interpretado por Ray Winstone, y otro como presa, el actor de origen maorí Temuera Morrison, establecen un intenso duelo (también interpretativo) que al final les acerca más de lo que les aleja. Ambos provienen de los rincones del Imperio británico, ambos son ciudadanos de segunda, ambos saben lo que es sufrir las injusticias de un imperio colonial que considera a los vencidos o conquistados como seres inferiores, pero ambos por avatares del destino se encuentran enfrentados.

El film con las maneras de un western moderno combina la aventura con interesantes reflexiones sobre la guerra, la diversidad cultural, la soberbia de los vencedores, etc. A nivel histórico es interesante sobre todo por esa imagen que trasmite de un colonialismo a punto de colapsar, de unos imperios siempre en guerra por mantener y agrandar sus territorios, y que terminarán por enfrentarse entre sí y contra sus propios administrados hartos de tanta injusticia. El personaje de van Dimen representa al derrotado, al vencido, al hombre que a pesar de ser de la misma raza de los vencedores nunca será como ellos. Kereama, es el salvaje de otra raza, y que por muy civilizado e integrado que se crea jamás será un ciudadano de primera, y por supuesto no tendrá los mismos derechos que ellos. Los personajes británicos más estereotipados, con ese oficial culto y tolerante y ese sargento borracho, inculto, y por tanto epítome de todas las maldades del colonialismo, cumplen con su función dándole el tono adecuado a la película.

Tal vez el tema no sea lo más original que hayamos visto en el cine, pero esta bien contado, y el resultado es un film entretenido, que cuenta más cosas de las que en un principio parece, y en el que incluso podríamos rastrear las bases de esa actitud británica tan criticada de supuesta superioridad moral ante todo lo foráneo. Por ello resulta curioso y gratificante que el director y una parte de la producción sean británicos y realicen esta película de aventuras con una cierta dosis de autocrítica.

Si bien el film se podría inscribir en el genero de aventuras e incluso en el del "oeste", y su aspecto histórico queda circunscrito a la ambientación en ese año de 1903, los aspectos ya comentados la hacen digna de ser visionada por los aficionados al buen cine que no siempre llega de Hollywood, y demuestra que hasta en los países más remotos (hablo desde España, claro) tienen mucho que contar.

PREPARANDO EL DESEMBARCO

JUEGO MORTAL


Título Original: Fall from Grace


Autor: Larry Collins


Año de Publicación: 1985


País: Estados Unidos


Marco Temporal: 1943-1945


Marco Espacial: Reino Unido, Francia



1973. Alemania. T.F. O´Neill el director retirado de operaciones de la CIA en Europa oriental acude a ver a un antiguo jefe de la Gestapo en Francia, que fue su rival en inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial. El alemán vive bajo nombre supuesto, pero el americano quiere obtener respuestas con relación a una mujer, Catherine Pradier, quien fuera fundamental en la operación Fortitudine, es decir el encubrimiento de la invasión de Normandía.

El americano Larry Collins abandonó en esta ocasión a su colega de best sellers el francés Dominique Lapierre y construyó su novela de espionaje él sólo. Durante años el autor estadounidense sólo o en colaboración con el francés fue el rey de las listas de éxitos en cuanto a novelas de ficción se refiere. Sus obras ambientadas en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra fría ocuparon la cima de las listas de las más vendidas. La experiencia de Collins como periodista y corresponsal de guerra le daba la experiencia necesaria para dotar a sus obras de ficción de un realismo convincente que atraía al gran público.

En "Juego Mortal" Larry Collins aborda el entramado y la lucha de inteligencia entre los servicios secretos antagónicos antes del desembarco de Normandía. La protagonista, Catherine Pradier, será una de las personas encargadas por los servicios secretos aliados de la operación Fortitudine, es decir el entramado de engaños y contraespionaje organizado para convencer a los alemanes de que el punto de desembarco sería distinto al del punto real.

Lo que esto significaba quedó resumido en la instrucción COSC(42) 180(0), del 21 de junio de 1942 que le asignaba la tarea: "Deberá usted preparar planes de engaño sobre una base de nivel mundial con objeto de causar al enemigo pérdidas en sus recursos militares -rezaba-. Su trabajo no queda limitado sólo al engaño estratégico, también deberá incluir cualquier asunto dirigido a confundir o engañar al enemigo, sea cual sea la ventaja militar que pueda obtenerse con ello."

Partiendo de la base de una operación de contraespionaje y desinformación real el escritor construye una novela de espionaje e intriga que atrapa al lector desde casi las primeras lineas, y que llegó a tener una adaptación televisiva de bastante éxito.