El FARAÓN QUE NUNCA EXISTIÓ

FARAÓN

Título Original: Pharaoh

Año: 1966

Duración: 182 min.

País: Polonia.

Director: Jerzy Kawalerowicz

Reparto: Jerzy Zelnik, Andrzej Girtler, Krystyna Mikolajewska, Piotr Pawlowski, Leszek Herdegen, Stanislaw Milski

Marco Temporal: ¿1000 a.C.?

Marco Espacial: Egipto


"Faraón" es considerada por muchos como el mejor film que se ha realizado sobre el Egipto faraónico. Se alaba su puesta en escena, su rigor histórico en cuanto a la ambientación, su autenticidad frente a la artificiosidad de las grandes producciones americanas, el modernismo de sus técnicas de rodaje que nos permite vivir casi en primera persona el Egipto faraónico, y muchas otras virtudes más, que es indudable que la cinta posee.

Sin embargo discrepando de la mayoría, la película en general me pareció farragosa, pedante en ocasiones, y alejada del entretenimiento didáctico que muchos buscan en estas films. Profesores de institutos si osáis poner "Faraón" a vuestros alumnos es posible que perezcáis en medio de un tumulto; si por el contrario impartís clases en la Universidad, es muy posible que vuestros alumnos os alaben el gusto, y organicen un cine forum sobre ella. El visionado de "Faraón" suele despertar sentimientos contrapuestos. No es una película fácil de ver, y posiblemente se necesiten conocimientos previos para sacarle todo el partido que la obra. Una guía de visionado es imprescindible en esta compleja película.

La historia que nos cuentan es la subida al trono de Egipto de joven faraón Ramsés XIII, su enfrentamiento con el poder religioso establecido, y con el enemigo externo, los asirios. El problema es que Ramses XIII no existió jamás, ni su supuesto padre Ramsés XII; en realidad el último Ramsés en gobernar en Egipto fue Ramses XI (¡Uy!, por poquito) que reinó allá por el 1099 hasta el 1069 a.C. Así que nuestro héroe no existió, su padre tampoco, y su reinado que vendría a ubicarse en torno al año 1000 a.C. tampoco se correspondería con los enfrentamientos de Egipto con Asiria. Estos anacronismos han sido en general reconocidos pero obviados por los que ensalzan la película. Es cierto que no afectan al desarrollo  ni a la idea de la obra, y que al fin y al cabo es una película ¡qué caramba!; y barbaridades más gordas nos hemos tragado en el cine de Hollywood.  Aún así la película no entretiene, a diferencia de muchas de las coloridas megaproducciones americanas (Tierra de Faraones por ejemplo). Es una película fría, con un mensaje político claro, y eso a mi entender la lastra.

Es un film polaco surgido en plena Guerra Fría, incluso el ejército ruso colaboró como extras. Polonia, años 60,  el Estado frente a los enemigos internos: la Iglesia, y los externos: el gran imperio rival. Pero ¿no estábamos en el Egipto faraónico?   El cine tiene a veces esas cosas (El Espartaco de Kubrik sería otro buen ejemplo) que con una historia del pasado los directores nos cuentan los problemas de su propio presente. Hoy "Faraón" es una obra de doble lectura, un plato fuerte, y desde luego no para ser degustada por todos los paladares.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario