LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA ESPAÑOLA



EPISODIOS NACIONALES. PRIMERA SERIE



Título Original: Episodios Nacionales. Primera Serie

Autor: Benito Pérez Galdós

Año de publicación: 1872-1912

País: España

Marco Temporal: 1805-1880

Marco Espacial: España





Los Episodios Nacionales es una serie que comprende 46 novelas históricas divididas en 5 series. La primera serie comprende los siguientes libros: Trafalgar, La corte de Carlos IV, El 19 de marzo y el 2 de mayo, Bailén, Napoleón en Chamartín, Zaragoza, Gerona, Cádiz, Juan Martín el Empecinado, La batalla de los Arapiles.

El protagonista indiscutible de esta serie es Gabriel de Araceli, un joven que empieza casi niño como grumete en el "Santísima Trinidad", buque insignia de la Armada española en la batalla de Trafalgar (1805) y termina con él como oficial del ejército español en la batalla de Arapiles (1812)

De niño huerfano y desheredado vemos a Gabriel crecer, enamorarse de una joven costurera Inés, servir en la corte de Carlos IV, entrar de lleno en la Guerra de la Independencia, ascender en el ejército, luchar con las guerrillas, en fín ser un hijo de su tiempo. Con él asistimos a sus amores, deseos, éxitos, pero también a sus frustraciones y fracasos. Le vemos enfrentarse a la invasión francesa, al tiempo que lucha con sus enemigos personales que le impiden alcanzar su amor.

Por las paginas de los Episodios Nacionales se pasean los personajes más dispares que ha dado la Historia de España: reyes, príncipes, ministros, militares, guerrilleros, pero también el pueblo llano. En la primera serie Gabriel de Araceli casi no se deja un lugar por visitar, o un personaje por conocer, y sin por razones lógicas ( no es ubicuo) no puede estar en un sitio, alguien le cuenta lo ocurrido (caso de Gerona, único episodio de la serie donde no es el protagonista). Churruca, Carlos IV, Wellington, Napoleón, El Empecinado, se pasean por las paginas de Galdos, como quien pasea por el salón de su casa. Los hechos, las batallas, se sienten cercanas, y el lector se sumerge en la narración hasta perderse dentro de ella y disfrutar con lo que Galdos nos cuenta.

Si afirmábamos que Dumas era el escritor que había que leer para disfrutar con la Historia de Francia, Don Benito es nuestro hombre para la Historia de España. Se tildó a Pérez Galdós de "garbancero", y escritores tal vez celosos, le acusaban de realizar indigestos potajes literarios, ¡pues vengan más potajes como esos! Cualquier enamorado de la Historia en general, de la Historia de España en particular, o de la novela sea histórica o no, tiene la obligación moral de leer los Episodios Nacionales de Galdós. ¿Cuántos? ¡Todos! Y si alguien no se encuentra con animos, la primera serie es imprescindible, imperdonable el no leerla, y penado con las penas del infierno a aquellos que se dicen buenos lectores y aún no la han leido. ¿ Qué no las has leído? y ¿a qué estas esperando, bellaco? ¡Hazte rápidamente con tus ejemplares, y a leer! Y si después de leer Trafalgar, o Zaragoza, no sales al pasillo de tu casa a pegar cañonazos, a desenfundar el sable, o a renegar de los franceses, es que la "play" ha atrofiado tus sentidos.  

El sentido épico de la narración galdosiana quedó siempre patente, y de el libro Zaragoza, se imprimió uno de sus fragmentos en los billetes de 1000 pesetas:

¿Zaragoza se rendirá? La muerte al que esto diga.

Zaragoza no se rinde. La reducirán a polvo: de sus históricas casas no quedará ladrillo sobre ladrillo; caerán sus cien templos; su suelo abriráse vomitando llamas; y lanzados al aire los cimientos, caerán las tejas al fondo de los pozos; pero entre los escombros y entre los muertos habrá siempre una lengua viva para decir que Zaragoza no se rinde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario