UN OCCIDENTAL EN EL JAPÓN FEUDAL

SHOGUN


Título Original: Shogun.

Año: 1980

Nº Episodios:  8

País: Estados Unidos/Japón

Dirección: Jerry London

Reparto: Richard Chamberlain, Toshiro Mifune, Yoko Shimada, Damien Thomas, John Rhys-Davies.

Marco Temporal: 1600

Marco Espacial: Japón




A comienzos del siglo XVII un barco naufraga frente a las costas de Japón. John Blackthorne es uno de los navegantes que va a bordo, y se convertirá en el protagonista de una serie de aventuras que lo colocan en el centro de las luchas por el poder entre los distintos clanes feudales que imperan en Japón.

El Shogun en Japón representa el General de todos los ejércitos, el poder supremo militar, y únicamente superado en rango por el emperador, aunque en la mayoría de los casos sea el gobernador absoluto. En octubre de 1600 dos poderosos clanes se enfrentarán en la batalla de Sekigahara, de ella saldrá el vencedor y futuro gran gobernante de Japón, Tokugawa Ieyasu. Con la victoria del clan Tokugawa, el shogunato estará en sus manos hasta 1868.

En la serie Toranaga es el nombre ficticio que se le da a Tokugawa Ieyasu, y  Blackthorne encubre al piloto real William Adams. Sin destripar el argumento, sólo comentaron los cambios experimentados por el personaje del personaje que interpreta Richard Chamberlain que va comprendiendo poco a poco la cultura japonesa e integrandose en ella.   

La serie es magnífica no tanto por los planteamientos históricos, como por lo que supone de contraste entre dos civilizaciones o dos mundos que se encuentran, y están condenados a entenderse. El piloto representa el Occidente tecnológico, avanzado, con nuevas ideas, ya en la Edad Moderna. Los samurais son el ocaso de un mundo, el fin de un sistema feudal ya abandonado en Europa, pero también el refinamiento oriental, el respeto a la tradición. La prepotencia occidental con su mentalidad comercial les hace ver a los marinos naufragados a los japoneses como salvajes incivilizados, poco menos que monos. Para los samurais, los occidentales son sucios, groseros, y sobre todo carecen de honor. Y ese es el gran acierto de la miniserie enfrentar dos mundos y hacernos comprender las diferencias, lo bueno y lo malo de cada civilización.

Samurais, guerreros ronin, ninjas, jesuitas  intrigantes, y una historia de amor son algunos de los ingredientes de una miniserie que fue un bombazo en su época. La historia de basa en una novela de James Clavell de igual nombre que abre una saga de novelas centrada en Oriente. La adaptación de Shogun sufrió distintos avatares así en algunos países se presentó como una miniseries de  5 capítulos de dos horas cada uno, en otros se recortaron escenas y capítulos, y en otros se ofreció una película de 125 minutos evidentemente totalmente recortada.

Para quienes tuvimos la oportunidad de verla en su día, "Shogun", fue un hito. Para quienes estaban en el negocio televisivo cambió la manera de hacer series, y para muchos nos abrió horizontes hacia el conocimiento de la historia y cultura de un país casi desconocido para muchos europeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario