EN BUSCA DEL VELLOCINO


JASON Y LOS ARGONAUTAS

Título Original: Jason and the Argonauts

Año: 1963

Duración: 104 min. 

País: Inglaterra

Dirección: Don Chaffey

Reparto: Todd Armstrong, Nancy Kovack, Gary Raymond, Michael Gwynn, Laurence Naismith, Niall MacGinnis, Douglas Wilmer, Honor Blackman, Patrick Troughton, Nigel Green





El trono de Tesalia ha sido usurpado por Pelias. El verdadero heredero, Jasón retorna años después para cumplir la profecía que le entregará su herencia robada. Pero antes el joven príncipe deberá afrontar una prueba, recuperar el vellocino de oro que se encuentra en la lejana y misteriosa Cólquide. Para ello Jasón deberá reclutar la mejor tripulación de toda la Hélade, una pléyade de héroes y semidioses que con la ayuda de algún dios y la oposición de otros deberán emprender la mayor hazaña jamás vista. Arpías, dragones, guerreros esqueletos, gigantes metálicos, y un sinfín de bestias míticas se cruzarán en el camino de los aventureros, pero también el amor y la amistad.   

El mito griego de Jasón y los Argonautas es trasladado a la gran pantalla para ofrecernos un espectáculo que en su época fue poco apreciado, pero como el buen vino fue ganando con los años, convirtiéndose en un referente para todos aquellos cineastas que han querido aproximarse, generalmente con poca fortuna, a la mitología clásica. Un guión que sintetiza bastante bien los fundamentos del complejo mito, una dirección acertada en la utilización de sus recursos y actores, pero sobre todo unos efectos especiales que para la época eran lo mejor, creados por el genial Ray Harryhausen. De hecho es un caso curioso de película, pues se hizo más conocido el especialista en efectos especiales que el propio director o los actores de la cinta.

En la película de 1963 el espectador se va a encontrar todo tipo de monstruos clásícos, aventuras marinas, y una buena tanda de héroes que incluyen al propio Jasón, el imprescindible Heracles (sí, el Hércules romano), los gemelos Castor y Polux, y  muchos más en papeles secundarios. En la función no pueden faltar unos cuantos dioses griegos, Hera, Poseidón, y por supuesto la chica de la película, una encantadora Medea, encarnada por Nancy Kovack de forma magistral.  El espectáculo está servido, y "Jasón y los Argonautas" es posiblemente la mejor adaptación al cine de uno de los mitos griegos más completos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario