UN SEMIDIOS EN SUMERIA



GILGAMESH, EL REY

Título Original: Gilgamesh, the King

Autor: Robert Silverberg

Año de Publicación: 1985

País: Estados Unidos










En la ciudad de Uruk del tercer milenio antes de Cristo va a gobernar un hombre llamado Gilgamesh. El propio rey nos contará su historia: "Y yo soy ése a quien llamáis Gilgamesh. Soy el peregrino que lo ha visto todo dentro de los confines de la Tierra, y mucho más allá; soy el hombre a quien se le dieron a conocer todas las cosas, las cosas secretas, las verdades de la vida y de la muerte, muy especialmente las de la muerte. He copulado con Inanna en el lecho del Sagrado Matrimonio; he matado demonios y hablado con dioses; yo mismo soy dos partes dios, y sólo una parte mortal". Con esta introducción seguiremos el recorrido del rey desde su infancia como heredero del rey Lugalbanda, su despertar a la adolescencia y sus escarceos con la "diosa" Inanna, el encuentro de Gilgamesh con quien será su inseparable amigo Enkidu, y finalmente la búsqueda desesperada de la inmortalidad.

"La epopeya de Gilgmesh" es recreada por el conocido y premiadísimo autor de ciencia ficción Robert Silverberg despojándola en su mayor parte de los elementos míticos y sobrenaturales en busca de una explicación racional a un mito ampliamente conocido en la antigüedad. Gilgamesh fue el héroe base sobre el que se fundamentaran otros como Hércules, Prometeo,o historias de la tradicion judeo-cristiana. El escritor americano intenta mostrarnos la historia de un rey mesopotámico legendario haciendolo  real, cercano, en la creencia como el afirma de que tal personaje existió allá por el 2500 a.C.

El libro no es muy apreciado por los seguidores del autor americano, tal vez porque esperaban de él algo diferente, sus habituales libros de ciencia ficción, o sus novelas de fantasía épica, y "Gilgamesh, rey", no es ninguna de estas dos cosas. La fama del autor, y la portada de la primera edición en España no colaboró mucho a su venta y difusión, y creo que es un claro ejemplo de error en el marketing. Para los aficionados a la historia o a la mitología sin embargo la cosa fue diferente, esperando quizás encontrar una suerte de desvarío ciber-punk, o algo así, se encontraron con un libro ligero, fácil de leer, que es cierto que no abunda en recrear una época o lugares históricos, pero que ofrece un intento de acercamiento a la mitología más antigua con una mirada cercana, y el esfuerzo fue generalmente bien aceptado. Así que Silverberg fue censurado por sus lectores habituales, y aplaudido por los ocasionales. 

"Gilgamesh, rey" aún hoy es una lectura interesante, y entretenida, pero casi es forzoso al acabar de leerlo, volver nuestra vista al original, "La epopeya de Gilgamesh", y releerlo  quienes ya lo hicieran en su época, o atreverse quienes nunca se enfrentaron a él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario