EL DIOS DEL MARTILLO MÁGICO


EL DIA QUE THOR PERDIÓ SU MARTILLO

Antes de ser un personaje de los comics marvel, antes de ser el protagonista de un film de superheroes, Thor era el dios nórdico más popular entre los antiguos escandinavos. Formaba con Freyr y Odin la tríada divina por excelencia del pueblo que conocemos como vikingos. Thor era la divinidad más querida, violento e impetuoso, pero a la vez sincero; dios de los sabios, de los magos y de los nobles. Thor era venerado por los campesinos y los artesanos, pero también era el brazo armado de los dioses nórdicos. Cuando no se estaba peleando con los gigantes, tenía que salir airoso de alguna de las trampas de Loki.

Para sus adoradores Thor (pronunciado Tur) era un guerrero de cabellos rubios como el rayo que podía desencadenar. Era el dios del trueno, de la lluvia y de los meses, así como de la fertilidad. Se desplazaba en un carro tirado por dos cabras, llevaba un cinturón mágico que le daba superfuerza, y unos guantes de acero con los que manejaba el poderoso martillo Mjollnir. Martillo que durante siglos fue el símbolo opuesto a la cruz cristiana, colgando del cuello de los paganos escandinavos (casi como una cruz invertida, lo que luego será símbolo de los satanistas).
Pero ¿qué pasó el día que Thor perdió su martillo? Mjollnir era más que un martillo, era mágico, nunca fallaba un blanco, y siempre volvía a su dueño. Así que el día que Thor se despertó y descubrió  que se lo habían robado, no se puso del mejor humor. ¿Cómo recuperarlo? Aliándose con el rey de las triquiñuelas, engaños y mentiras, por supuesto, Loki. Ambos fueron a ver a Freya, la diosa del amor para pedirle un mágico manto de plumas de halcón que les permitiese volar. Loki con el manto exploró los reinos desde el aire, y descubrió que el "chorizo", no era otro que Thrym, rey de los gigantes de hielo. Vale ahora sólo quedaba recuperarlo.

Loki entabló negociaciones con el rey de los gigantes, y éste se negó a devolver el martillo, salvo que Freya, que debía de ser la "maciza" entre las diosas, se casará con él. Pero el gigantón no debía de ser plato de gusto de la guapa que se negó en redondo. Thor desesperado acabó siguiendo los consejos de sus amigotes y se hizo pasar por Freya. Sí, sí, el viril Thor, disfrazado de doncellita modosa accedió a casarse con el "animalote" del rey gigante. Tapado con un velo, vistiendo ropas de mujer, acompañado por la dama de honor, Loki vestido de parecida guisa e imaginamos que "choteándose" del dios del trueno, accedieron al banquete nupcial.  

La jovencita se negó a destapar su bello rostro mientras se celebraban los esponsales, eso no la privó de ponerse las botas en la comilona subsiguiente, así cayeron salmones, jabalís, hogazas de pan, carne de ballena, y barriles y barriles de hidromiel, ante la asombrosa mirada de los gigantes que nunca tal apetito vieran en tan delicada flor. Ansioso Thrymn por poseer tal beldad, realizó el último rito de los esponsales antes de pasar al lecho: depositar el martillo en las rodillas de su esposa como símbolo de la futura fecundidad y para bendecir el matrimonio. Ese fue su final, el esperado besito tras quitarse el velo la doncellita, se trasformó en martillazo en pleno craneo, y Thrymn se fue a la otra vida  convencido de haberse casado con una mujer de armas tomar. El resto de los invitados no siguió mejor suerte, y Thor tras una buena masacre recuperó su martillo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario