PELEANDO A LA SOMBRA

EL LEÓN DE ESPARTA


Título Original: The 300 Spartans

Año: 1962

Duración: 109 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Rudolph Maté

Reparto: Richard Egan, Ralph Richardson, Diane Baker, Barry Coe, David farrar, Donald Houston, Anna Synodinou, Kieron Moore, John Crawford.

Marco Temporal: 480 a.C.

Marco Espacial: Grecia



Grecia, año 480 a.C. Trescientos espartanos comandados por Leónidas se dirigen al paso de las Termópilas. La misión del pequeño contingente es unirse a las tropas griegas que pretenden frenar el imparable avance del inmenso ejército persa. La batalla posterior es legendaria, los guerreros espartanos con su rey al frente, y ayudados por un pequeño contingente de aliados se enfrentará sin rendirse a un enemigo que les supera, convirtiendo su resistencia en un ejemplo de heroísmo. "Hay tantos arqueros persas que sus flechas taparán el sol" "Bien, lucharemos a la sombra"

En "El león de Esparta", los actores no son las grandes estrellas de Hollywood como en "Ben-Hur", "Espartaco", "Alejandro Magno", etc. Su protagonista no deja de ser un secundario que poco más de interés hizo en el cine, desde luego, no es ni Heston, ni Burton, ni Douglas. El director del film Rudolph Maté si tuvo su momento en la historia del cine, pero nada comparable a Wyler o Kubrik. Pero a pesar de todo el film fue un éxito en su época, y aún hoy en día es contemplado por los aficionados con verdadero placer. Y es que esta versión de la batalla de las Termópilas es considerada por muchos como una verdadera "joyita".

Con una secuela de "300" a punto de estrenarse, con el taquillazo que supuso la propia "300", comentar una película sobre el mismo tema, pero del año 1962, parece locura o frikismo, pero ni uno ni lo otro. La película merece la pena, y mucho. Se le ha criticado el diseño de vestuario y apariencia  más cercanos a los romanos que a los griegos, supongo que los mismos que alaban "300" y sus excesos (un Jerjes directamente salido del festival de Drag Queens de Las Palmas). También se le ha criticado la falta de desarrollo de los personajes o del protagonista, pero es que la propia historia es de por sí interesante, sin tener que ponerla al servicio de unos musculitos o el gracejo de algún secundario chistoso.

"El León de Esparta" es una película para sentarse a disfrutar, emocionarse con los combates, y responder desafiantes a los persas que reclaman la entrega de las armas: "¿Queréis nuestras armas? ¡Venid a buscarlas!".      

No hay comentarios:

Publicar un comentario