CIEN AÑOS DE GUERRA

EL TRONO DE ARCILLA


Título Original: Le trône d´argile

Guionista: Nicolas Jarry y France Richemond

Dibujante: Theo Caneschi

Año de Publicación: 2006-2007

País: Francia/Italia

Marco Temporal: 1418-1419

Marco Espacial: Francia






En Paris corre el año de 1418  Tanneguy señor de Chatel observa impotente como abanza la locura del rey Carlos VI, mientras su hijo el Delfín se desespera ante el avance de ingleses y borgoñones en su afán por repartirse Francia. Cuando el noble caballero de Chatel descubre que el Condestable de Armagnac ha hecho asesinar a los dos hijos mayores del rey para favorecer el ascenso del menor, su fe en la causa de su país se desmorona. Cuando poco después los borgoñones toman París, y se le solicita ayuda en la defensa del Delfín, el caballero no lo duda: Ha jurado ante Dios defender al rey y a su hijo.

La guerra de los 100 años que enfrenta a Inglaterra y Francia está en su punto álgido. El rey Enrique V de Inglaterra después de su victoria en Agincourt (1415) parece imparable en sus avances por el territorio francés. En Francia un rey poseído por la locura ya no gobierna siendo el triste títere de los dos partidos en conflicto: Los borgoñones, seguidores de Juan Sin Miedo Duque de Borgoña, y los armañac, partidarios del Condestable Bernard D´Armagnac. Las intrigas y los manejos políticos se suceden mientra Tanneguy intenta mantener su promesa, ¿cómo podrá un hombre de honor mantenerlo intacto en una época corrupta?  

Esta historia sobre la guerra de los 100 años ha visto publicados sólo dos tomos en España: "El caballero del hacha" y "El puente de Montereau". La narración desemboca al final en el encuentro en 1419 entre el Delfín y el duque de Borgoña. Francia necesita un milagro, y a modo de epílogo se nos presenta a una joven que corre por el bosque hablando con los pájaros, y responde al nombre de Juana. Así se nos prepara para la llegada de Juana de Arco.

"El trono de arcilla" es un cómic que rezuma Historia por todas sus viñetas. A diferencia de otros cómics que hemos comentado, el marco histórico no es una excusa para presentar unos personajes ficticios y sus imaginadas aventuras. Los guionistas eligen con precisión el momento histórico, los personajes y el contexto, y los retratan con una precisión casi quirúrgica; por ello la aventura cede su lugar a la historia: con sus conversaciones de salón, sus intrigas, o sus encuentros diplomáticos en las tiendas de los campamentos militares. La acción, que la hay, deja a veces paso a una narración más pausada para contarnos con sencillez y claridad un período confuso de la Historia de Francia (¡Qué tomen ejemplo otros!). Pero que el aficionado a historietas de aventuras no se llame a engaño, éste es un cómic de "Historia", y como tal hay que abordarlo.

Del dibujo o del color hay que alabarlo como digno acompañante de un guión bien trabajado. Dibujante y colorista se unen para ofrecernos una delicia para los sentidos, y al final uno parece estar viendo una miniserie de televisión. Colores vivos, personajes bien trazados y definidos; edificios: castillos, iglesias trazados con firmeza y detallismo; vestuario, peinados, en fin, todo nos dejan un agradable gusto en el paladar comiquero, y sólo lamentamos que otros países con historias e Historia interesante y rica no sigan el ejemplo de este magnífico cómic.Y esperamos que  pronto veamos el resto de los tomos publicados en español  hasta completar el total de cinco    

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario