CABALGANDO SOBRE DINOSAURIOS


     LAS PIEDRAS DE ICA


Esta piedra encontrada en Ica (Perú) nos muestra lo que es claramente un indígena americano cabalgando un triceratops. Si contamos con que los triceratops y animales parecidos vivieron a finales del Cretácico, es decir hace 68 millones de años, millón arriba millón abajo, y los primeros restos del hombre se datan de hace 50.000 años en el Próximo Oriente, mil años arriba o abajo, y que el hombre no cruzaría el estrecho de Berin hacia América hasta hace 25.000 años aproximadamente. ¿Cómo narices llegaron a encontrarse estos dos?

"Fácil - contestareis vosotros - ¡En una producción de Spielberg!". ¡No! Ni tampoco en una película de serie B de ciencia ficción. Es real, existen, y muchas más. Son de andeasita, una roca volcánica, y en ellas se graban escenas diversas como mapas antiguos de un mundo hoy desaparecido, interesantes operaciones quirúrgicas, indígenas con aparatos modernos como catalejos, etc. 

Es impresionante, ¿verdad? En 1960 un doctor peruano, Javier Cabrera, recibió la visita de un conocido que le enseñó la primera de una larga serie de piedras grabadas, aunque sólo mostraba un pez. Gracias al interés del médico se le fueron añadiendo otras más. Ante la insistencia de éste por temas más variados e interesantes empezaron a aparecer piedras como la de la imagen: Un dinosaurio tipo diplodocus, brontosaurio o algo así se está comiendo a un hombrecillo calvo vestido con taparrabos o dodotis (no queda muy claro). ¡Francamente espectacular! Desde luego los arqueólogos de todo el mundo, los paleontólogos, y científicos con años de experiencia en este tipo de temas, han demostrado ser unos auténticos tarugos. ¿Qué nos han enseñado en las escuelas todos estos años? ¿Dónde han estado excavando que no han encontrado los restos que confirmen lo que muestran las piedras? ¡Panda de inútiles! En otra piedra se nos enseña como los amables indígenas ayudan a sus amiguitos antediluvianos a parir practicándoles una cesárea. En dos palabras: ¡ Im-pre-zionante!    Lastima que animales como los diplodocus fueran herbívoros y no se jalaran a nadie, o que los dinosaurios fueran ovíparos, o sea que ponían huevos y no parían; o que la mayoría de los bichos grabados ni siquiera habían convivido entre ellos. ¡Bah! ¡Pecata Minuta! 

¡Ah! Pero ¿Os lo habías creído?¿Sí? No os asustéis. No seríais los primeros. La pregunta no es si las piedras son auténticas. ¿Creerías a la cotilla del primero si os dijera que ha visto pasar volando un burro con un hombrecillo verde montado encima? No, verdad. Simplemente por que contradice las leyes de la física, de la lógica,  de la zoología, la biología, y del sentido común. ¿Entonces por qué estamos dispuestos a creer imbecilidades del calibre de las anteriores? Miles de excavaciones con restos de animales antediluvianos jamás acompañados por restos humanos, restos de huevos de dinosaurios, yacimientos paleontológicos bien estudiados por todo el mundo y a lo largo de los años que jamás han dado NI UNA SOLA EVIDENCIA de la convivencia de humanos y dinosaurios. Miles y miles de científicos, arqueólogos, y paleontólogos, que se basan en estudios de toda una vida, la de ellos, y las de sus antecesores, no valen para nada ante las piedras que presenta un conocido saqueador de yacimientos y sus amiguetes.

No importa que el falsificador y sus amigos confesaran las fechorías. No importa que la propia experta en falsificarlas dijera como era el proceso de envejecimiento (que incluía algo tan técnico como era frotarlas con mierda). No importa que análisis de las piedras demostraran que habían sido tratadas con papel de lija, embetunadas, y con restos de lápices de colores actuales. Programas e investigadores "serios" como J.J. Carótez, Iker Trolérez, y demás siguen dedicándoles horas y libros a las dichosas piedras; mientras investigadores de verdad se rompen la espalda y la meninge trabajando sin subvenciones en yacimientos reales que a casi nadie le interesan. Yacimientos reales abandonados, expoliados, destrozados por el paso de carreteras y autopistas, desmantelados por industrias mineras, canteras, étc.  Siempre olvidados. Algunos cerca de nuestras casas. Son la memoria de nuestro pasado, pero preferimos creer a iluminados, falsos investigadores, y embaucadores y estafadores de medio pelo.

Si queréis saber más sobre las fraudulentas piedras de Ica: http://losdivulgadores.com/2012/03/piedras-de-ica-iii-un-fraude-revelado/  

¡¡¡Última hora!!! Me retracto de todo lo dicho. He conseguido un documento fotográfico que confirma la autenticidad de las piedras de Ica. Observad el extraordinario parecido entre la piedra que ha servido de encabezamiento a este artículo y el indiscutiblemente auténtico fotograma que adjunto. Si parece que hayan posado para la piedra. ¿Cómo? ¿Qué? ¿Qué en esa época no había cámaras? ¡Es que os fijáis en detalles sin importancia! ¡Es criticar por criticar! Además, ¿Estáis seguros?


8 comentarios:

  1. Tú si que eres cateto amigo, científicos, arqueólogos, y paleontólogos, que se basan en estudios de toda una vida, sabes poco de la manipulación a la que están sometidos...

    Esa piedra de Ica era una lucha de un dinosaurio y un gigante que habitó la Tierra y convivieron todos juntos con los humanos... un diluvio universal acabó con todas esas aberraciones genéticas que los angeles caidos hicieron en la Tierra para destrozar todo el planeta, aún así murieron la mayoría y pudieron recuperar muchos de estos seres que los introdujeron en rocas artificiales para mantenerlos en estado de hibernación para que en un día vuelvan a dominar al mundo como lo hicieron en la antiguedad.

    Su plan se cumplirá de bastante manera pero no llegarán hasta el final pues serán destruidos de nuevo por Dios. Así sea.

    ResponderEliminar
  2. Tu si que eres cateto amigo, no sabes que existen pisadas de saurios junto a pisadas de humanos ya petrificadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Dónde...me gustaría saberlo, para verlas ?
      Graciss.

      Eliminar
    2. Me temo mucho que no te va a contestar. Despotricar sin argumentar es fácil. Engañar a incautos también. Pero presentar pruebas o evidencias sobre lo afirmado, que resistan un mínimo análisis científico es otra cosa. Insisto: No hay evidencias de la convivencia entre el hombre y los dinosaurios, de hecho el Homo Sapiens aparece hace 40 o 50 mil años antes de nuestra era, en América incluso más tarde, de esas fechas datan los primeros restos encontrados . Los dinosaurios desaparecen hace 65 millones de años, de esa fecha datan los últimos restos. La convivencia entre unos y otros como ves está separada no por unos cuantos añitos. Afirmar que hay una huella humana fosilizada al lado de una de un dinosaurio es como afirmar que el sol es una naranja valenciana ¡ una solemne memez! Si por casualidad te muestran una foto, que te digan de donde la han sacado para ir a verla "in situ" porque internet está llena de falsificaciones. Como ejemplo: Hace unos años se convocó un concurso de photoshop con el tema central "Gigantes"; hoy en día hay gente que cree que las fotografías son auténticas a pesar de los desmentidos publicados por la revista convocante y por los propios autores. Creemos lo que queremos creer, pero casi nunca en la ciencia.

      Eliminar
  3. Tú si que eres cateto amigo, no sabes que ya se puede viajar al pasado y al futuro y que se puede viajar a la época de los dinosaurios....

    ResponderEliminar
  4. Tú si que eres cateto amigo, no sabes que existieron gigantes en la Tierra creados para dominar a la entera raza humana y que fueron destruidos por Dios en el diluvio universal.

    No sabes que Moisés era un guerrero con propiedades especiales donde tuvo que luchar contra gigantes para dejar libre la tierra prometida y posteriormente liberada allí mismo pudo establecerse el reino de Dios con Jesucristo en esa zona.

    ResponderEliminar
  5. Tu si que eres cateto amigo, no crees que indigenas practicaran una cesárea y si te crees que indígenas egipcios realicen pirámides que hoy dia son imposibles de realizar

    ResponderEliminar
  6. Querido anónimo: Gracias por tus amables comentarios, y sesudas argumentaciones a favor de tus propias creencias. Siento comunicarte que a pesar de tus reiterados intentos, tú y yo no somos "amigos", no por nada, simplemente porque no te conozco.

    Efectivamente son muy cateto ( hasta cinco veces según tú), lo cual no quita que siga sin creerme lo de las piedras de Ica, y algunas de las "teorías" que tú esgrimes como verdades. ¡Eso que tiene el catetismo! En cualquier caso me alegra que hayas disfrutado tanto el artículo hasta el punto de dedicarle cinco respetuosos mensajes.

    Como comprenderás tus creencias personales no me interesan lo más mínimo, por mí como si crees que gnomos saltarines te visitan por la noche para montaros una orgía; eso es cosa tuya y en todo caso de los gnomos.

    Yo hablo de evidencias científicas, de realidades incuestionables, y de verdades históricas, y añadiría más, incluso rebatiendo algunas de tus afirmaciones con evidencias y argumentos sólidos, pero, ¿para qué? ¡No hay peor sordo que el que no quiere oír! No tengo la menor intención de cambiar tus creencias, por muy absurdas que éstas me parezcan.

    Si a tii las piedras de Ica te siguen pareciendo autenticas, pues genial. Si crees en gigantes antediluvianos, pues magnífico. Que viajar al Pleistoceno es para ti como coger el metro, pues estupendo. Que hay monstruos y no sé que más en hibernación dentro de piedras artificiales esperando a despertar para dominar el planeta, pues maravilloso ( Bueno, eso no lo digas muy alto, no te vayan a poner una camisa de esas blancas atadas con correas)

    Bueno anónimo, que no amigo; me despido, y que disfrutes mucho con otros artículos, que no con éste; y no te sulfures tanto no te vaya a dar un síncope, y te tenga que hacer una operación cerebral un gigante armado con un escalpelo cósmico mientras te teletransportan a Raticulín de Abajo; ¿O te la han hecho ya?

    ResponderEliminar