LOS TRABAJOS DEL SEMIDIOS


HÉRCULES


Título Original:

Año: 2005

Número de Episodios: 2 (180 min.)

País: Estados Unidos

Director: Roger Young

Reparto: Paul Telfer, Elizabeth Perkins, Timothy Dalton, Sean Astin, Leelee Sobieski, Philip Grieve, Kim Coates, Leeanna Walsman, Kristian Schimd, Luke Ford, Jamie Croff.



"Regresad conmigo en el tiempo. No a un siglo o a un milenio, sino a una era fuera de la Historia. Una era de mitos y fantasíaa, una era de múltiples dioses y un gran héroe. La era de Hércules" Los dioses están enfrentados Hera y Zeus luchan por el poder. Alcmena, sacerdotisa de Hera, es violada por un desconocido en plena noche, pocas horas después yace con su esposo Anfitrión. Dos hijos nacerán, pero sólo uno será de  Anfitrión, el otro comenzará a ser conocido como el bastardo de Zeus: Hércules. El centauro Quirón será el encargado de educar en las artes bélicas a Hércules y a su hermanastro Ificles, y Linus se encarga del resto de su educación. Desterrado de la corte de Tebas, Hércules crece en años, fuerza y espíritu. Pronto tendrá que hacer frente a labores que un hombre normal no podría.

Condensar el mito de Hércules en una miniserie de algo más de dos horas y media es lo que pretende esta producción americana, bastante criticada por propios y ajenos. La labor era casi tan complicada como  los famosos 12 trabajos, y evidentemente el resultado no es lo que muchos esperaban. Los dichosos trabajos son sometidos a una rebajita: la Hidra, el León de Nemea, las aves de Estinfalo, el Toro de Creta, las yeguas antrófogas, el cinturón de las amazonas, la cierva de Cerinea, el can Cerbero; son las labores a las que se enfrenta el semidios, aunque el Toro no es un toro y es el mismo que el Can, el león es una tía buena que se transforma en esfinge, las aves son unas repelentes arpías, las yeguas y las amazonas son la misma cosa, y...Bueno un batiburrillo de ideas, algunas realmente más peregrinas que el mito en sí.

Se intentó rehuir de la intervención de dioses, y dejar el elemento mágico reducido a la mitad  y claro...pues no convencen a nadie. Si se pretendía despojar al mito de los elementos fantásticos, pues adelante, con presentar un Hércules más bárbaro combatiendo enemigos reales ( al estilo el cómic ya comentado de "Las guerras Tracias") ya estaba resuelto; pero si por el contrario queremos mantener el elemento mágico sobrenatural, pues vale; pero el director o productores o quien fuera, toman por el camino de en medio, y no consiguen sacar punta al telefilm. Los efectos son más propios de una producción televisiva de sobremesa que de una superproducción, y todo el conjunto que prometía ser interesante, resulta finalmente un producto de consumo doméstico para adolescentes y poco más. Una auténtica pena.

En general la miniserie se presta a consumir acompañado por preadolescentes y un bol de palomitas, y con grandes dosis de condescendencia, mientras intentamos explicarles a nuestros sufridos vástagos las referencias a mitos clásicos, los trabajos reales, y los personajes que desfilan en forma de invitados sorpresa por la película. Si después de media hora no se han dormido habremos conseguido nuestro objetivo: que se interesen por la cultura clásica y su rica mitología; aunque claro, para eso ya están los videojuegos.  

Tras múltiples intentos de plasmar la gran figura de la mitología grecorromana tanto por el cine como por la televisión, aún esperamos la llegada de algún film que aborde el mito con el respeto que se merece, y al final tendremos que echar la vista atrás añorando las producciones italianas de los años 60 del pasado siglo.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario