REINAS Y EMPERATRICES DEL XIX

LAS REINAS DEL XIX VISTAS POR EL CINE

El cine ha tenido siempre una especial predilección por contarnos historias de princesas y príncipes encantados, de bellas reinas y sus amados esposos. En ocasiones la realidad dejaba de ser tan idílica como el cinematógrafo nos mostraba. Pero quién no se ha dejado cautivar por algunas de estas magníficas historias. Vamos a echar un rápido vistazo a algunas de estas gobernantas y sus dobles fílmicas en el siglo XIX, considerado el contexto ideal de escritores y directores para contarnos sus historias de lujo y pasión.

Josefina de Beauharnais (1804-1810) Emperatriz del Primer Imperio Francés. Las mujeres de Napoleón inauguraron el siglo XIX, y Josefina fue su gran amor, lo cual no le privó de divorciarse de ella al no conseguir que engendrara un heredero. El cine se ha prodigado con Napoleón y por supuesto con sus mujeres, y Josefina no fue una excepción. Merle Oberon, Hedy Lamarr, Ursula Andress, Isabella Rossellini y hasta nuestra Monica Randall se han puesto en su piel. Nosotros nos quedamos con Jacqueline Bisset en la miniserie "Napoleón y Josefina: Una historia de amor" (1987). ¿Parecido? Nulo.
María Luisa de Austria (1810-1814, y en 1815) Sucesora de Josefina en la corona y en el corazón de Napoleón. Con ella Bonaparte se asociaba a la más rancia monarquía europea. La princesa fue cautivada por el francés que según ella "hacía el amor como los soldados", pero lo cual no la privaba de exigirle: "Hazmelo otra vez". María Luisa se casó dos veces más tras la muerte de Napoleón. El cine no la ignoró y en la serie "Napoleón"(2002) es Mavie Horbinger quien la interpreta. Personalmente me quedo con el original.
Desirée Clary (1818-1844) Reina consorte de Suecia. el primer amor del voluble Napoleón acabó casada con uno de sus generales, y fundando a su lado una dinastía que aún pervive en Suecia, y en que las chicas suelen llevar su nombre. Dejó su famosa frase dedicada al emperador: "Has hecho mi vida miserable, pero soy bastante débil para perdonarte". Desirée tuvo su propio film en el año 1954 "Desirée" con la genial Jean Simmons en el papel de la joven rechazada.  
Carlota de México (1863-1867) Emperatriz consorte de México, esposa de Maximiliano I. Acompañó a su marido a América, y fue su firme soporte hasta que se distanciaron y ella decidió volver a Europa en busca de apoyo para su marido. Fue incapaz de evitar la muerte del emperador, y poco a poco se fue sumiendo en la locura. En el film "Juárez"(1939) es la insuperable Bette Davis quien la interpreta.
Isabel II (1833-1868) Reina de España que pierde el trono en una revolución partiendo hacia el exilio. Conocida como "La Isabelota" fue bastante impopular entre el pueblo. No existen demasiadas películas que recreen su figura, pero en esta ocasión elegimos la interesante "El marqués de Salamanca"(1948) donde es Carlota Bilbao quien se convierte en la reina, bastante mejorada, todo hay que decirlo.


Eugenia de Montijo (1853-1871). La emperatriz consorte de Francia, esposa de Napoleón III. La granadina hija de un grande de España era una persona culta e inteligente que marcó todo un estilo en Francia. Ejerció la Regencia en ausencia de su marido hasta en tres ocasiones, y parece ser que participó cuando directamente no impulsó muchas de las decisiones políticas del emperador. La caída del Imperio y el exilio, la muerte de su marido, y finalmente la trágica muerte de su único hijo, la convirtieron en una figura trágica, adecuada protagonista de novelas y filmes diversos. Nuestra Amparito Rivelles la interpretó en "Eugenia de Montijo"(1944). Pero lo siento, no me puedo resistir a la Loretta Young de "Suez"(1938), ¡Si es que no me extraña que Napoleón III se enamorara! Claro que la original no se parece mucho.

María de las Mercedes (1878). Reina consorte de España. Inició una relación amorosa con el príncipe Alfonso con 12 años, y se convirtió en reina consorte con sólo 17, falleciendo dos días después de cumplir los 18. De manera que su influencia fue más en espíritu que en presencia. Aún así su triste sino se hizo legendario. El cine español la convirtió en un mito en la película "¿Dónde vas Alfonso XII?"(1959), donde era Paquita Rico la encargada de interpretarla. 
  

Liliuokalami (1891-1893) Reina de Hawai. Heredó el trono de su hermano. Escritora y compositora, la reina de Hawai se enfretó a los intereses americanos en la isla, y eso le costó el trono, y a Hawai la independencia. Fue depuesta, y arrestada hasta la proclamación de la república de Hawai en 1896, sólo para ser anexionada por los Estados Unidos dos años más tarde. En el cine se relató la vida de su sobrina y heredera quien nunca llegó a reinar en "La princesa Ka´íulani" (2009); el papel de la reina lo desempeñó la actriz hawaiana Leo Anderson Akana.
Isabel de Baviera "Sissi" (1854-1898) Emperatriz de Austria y reina consorte de Hungria, esposa de Francisco Jose I. Los enfrentamientos con su suegra, la muerte de su hija, la tragedia de Mayerling, le fueron separando de su marido, y la convirtieron en sus últimos años en una maníaca depresiva. Su final trágico la convirtió la elevó a los altares de los mitómanos. El cine no desdeñó la historia de la emperatriz, y Romy Schneider (con historia personal también trágica) la encarnó hasta en tres ocasiones: "Sissi" (1955), "Sissi, emperatriz "(1956), "El destino de Sissi" (1957).

Victoria I (1837-1901) Reina del Reino Unido y emperatriz de la India. Su largo reinado dio nombre a toda una época, y representó el máximo esplendor del Imperio Británico. De rígida y estricta moral intentó imponer sus costumbres a lo que pasó a llamarse la "sociedad victoriana". Como máximo exponente del imperialismo británico el cine se ha hartado de representar a la adorada reina. En el año 2009 Emily Blun interpretó a una joven reina en "La Reina Victoria".     

María Cristina (1879-1902) Fue primero reina consorte de España como segunda esposa de Alfonso XII, y a la muerte de éste se convirtió en regente hasta la mayoría de su hijo. Casada por razones de Estado con el rey, tuvo que soportar sus numerosas infidelidades y correrías nocturnas. Pero al morir el rey, María Cristina no tan popular como su antecesora,  se hizo con el poder asesorada por el líder liberal Sagasta. En España el cine tras el éxito de "¿Dónde vas Alfonso XII?" vio como se estrenaba su continuación al año siguiente 1960 "¿Dónde vas triste de ti?", y esta vez será Marga López la encargada de interpretar a la reina.

Cixi (1861-1905) Emperatriz viuda de China. De simple concubina pasó a la muerte del emperador a gobernar como corregente con la emperatriz, y finalmente a ejercer el poder en solitario. Odiada por los occidentales, y por la China comunista, la emperatriz Cixi fue una de las mujeres más fuertes e importantes de su época. Además de los numerosos films y telefilms chinos en que se retrata al personaje, el cine occidental le ha dedicado alguna que otra película: Flora Robson en "55 días en Pekín"(1963) se metía en el papel de la emperatriz de una forma que da hasta miedo.

Alejandra Romanova (1894-1917) La zarina de todas las Rusias, de quien se decía que dominaba al zar Nicolas, y era a su vez dominada por el monje loco Rasputín. Ya en el siglo XX la revolución bolchevique terminó con el Imperio ruso, y de paso con toda la familia imperial. La tragedia de la familia rusa fue llevada al cine y a la televisión en numerosas ocasiones. En "Raputin" (1996) es la actriz Greta Scacchi quien se enfunda la famosa tiara de zafiros y brillantes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario