EL CABALLERO MUSULMÁN

SALADINO


Título Original: Saladin


Autor: Geneviéve Chauvel


Año de Publicación: 1991


País: Francia


Marco Temporal:1137-1193


Marco Espacial: Siria



Saladino nace en el año 532 de la hégira, el 1137 de la era cristiana, en Tikrit. Los augurios no eran favorables; pero como hijo de un poderoso gobernador, el futuro del recién nacido parecía asegurado. Al-Nasir Salah ad-Din, verdadero nombre de Saladino, seguirá a su padre y a su tío en las luchas por hacerse con el poder en Siria apoyando a Nur al-Din, así cuando éste consigue la victoria, el ascenso social de la familia y del propio Saladino queda asegurado. Los infieles venidos de Occidente, los franjs, y las luchas internas del Islam son la oportunidad que el joven necesitará para convertirse en uno de los más famosos guerreros de su época.

La novela de la escritora y periodista Genevieve Chauvel se nos presenta como una autobiografía, en donde Saladino cuenta en primera persona sus vivencias, técnica muy usada por el subgenero de la novela histórica biográfica. Los conocimientos que Chauvel había acumulado como reportera en Siria, Argelia, y en general en el mundo árabe, son usados por ella para recrear el ambiente en el que discurre la vida del biografiado. Sorprendentemente y a pesar de ser la escritora una reportera de guerra, y haber cubierto varios conflictos bélicos, las batallas no son el fuerte de la novela. El relato sigue casi fielmente la vida y andanzas del que llegaría a ser el poderoso sultán de Egipto y Siria, verdadera némesis de los cruzados, y mostrado con frecuencia como la otra cara de la moneda de las cruzadas y enemigo personal de Ricardo Corazón de León.

Vaya por delante que no soy muy aficionado a las biografías noveladas, y a pesar del interés del personaje del cual se nos suele relatar su vida, me resultan generalmente muy frías y excesivamente laudatorias. Las novelas supuestamente autobiográficas normalmente me aburren bastante por contar acontecimientos sobradamente conocidos aportando pocos datos nuevos, y con nula o escasa critica al personaje central. "Saladino" es casi un documental novelado con todo lo bueno y malo que eso tiene. Acabas conociendo con pelos y señales la vida del sultán, pero le falta sentimiento, no te emocionas, no sufres o luchas con él. Por eso si queréis una novela que os ilustre sobre Saladino, que os cuente hasta la composición de su primera papilla, es ésta. Si por el contrario queréis un relato que os haga vibrar, e ir a desempolvar vuestro alfanje para decapitar a "perros infieles", pues "Saladino" os va a aburrir y seguramente os cansareis antes de llegar al segundo capítulo.  Esto no quita que estemos ante un relato sólido y bien documentado que nos acerca al mundo islámico medieval de una forma instructiva y rigurosa, lo demás es cuestión de gustos.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario