LA REINA LOCA

JUANA LA LOCA

Título Original: Juana la Loca

Año: 2001

País: España

Duración: 117 min.

Dirección: Vicente Aranda

Reparto: Pilar López de Ayala, Daniele Liotti, Manuela Arcuri, Eloy Azorín. Héctor Colomé, Rosana Pastor, Susi Sánchez. Guillermo Toledo, Jorge Monje

Marco Temporal: 1496-1506

Marco Espacial: España


"Tordesillas, año de gracia de 1574, tiene 74 años, y lleva encerrada casi medio siglo en este castillo." Desde su encierro la reina Juana recuerda lo que fue su vida al lado de su marido Felipe, llamado el Hermoso. Remontándose a su partida con destino a Flandes en 1496 para casarse en un matrimonio de Estado hasta llegar a la muerte de su esposo en 1506.  

La película de Vicente Aranda se centra en la relación entre Juana y Felipe, y sus años juntos. El descubrimiento del amor y el sexo por la joven e inexperta princesa, en manos de un príncipe experimentado en las lides del amor. El film discurre por el progresivo deterioro de una relación que vuelve más y más posesiva a una joven locamente enamorada de un hombre sólo enamorado de sí mismo. Amor, celos y sexo envueltos en una red de intereses políticos constituyen la trama de  la historia.

No, no estamos ante una película histórica biográfica típica, donde se nos narra punto por punto la vida del protagonista, ensalzando sus logros, e ignorando la mayoría de las veces sus errores (salvo que sea un conocido genocida, entonces se obvian sus aciertos si es que los tuvo). Ni seguimos a Juana a lo largo de toda su vida, ni se nos muestran aspectos de su vida que hubieran posiblemente ayudado a clarificar un poco el contexto. El film quiere ser una historia de amor, o de amor loco; de como una persona puede obsesionarse por otra hasta perder la conexión con la realidad, llegando para algunos a la locura.

Se acusó a la película de falta de rigor histórico, pero eso no siempre es malo. Es cierto que cuanto mayor rigor le pongan a un film histórico, más aprendemos y más contento se quedan los historiadores y los amantes de la Historia en general. Pero a veces el propósito del cine es otro. Sin embargo en el film de Aranda eso es lo que falla: No llega a tener claro lo que quiere contar. No se define claramente, quiere contar mucho y a veces no llega al fondo de las cuestiones que quedan como en suspenso.

La interpretación, el vestuario, la ambientación están en general bien, mantienen un tono correcto, y tampoco son tan estridentes como en otras películas que sin embargo gozaron del beneplácito del público. ¿Se incurre en inexactitudes históricas? Pues sí, empezando con la edad de Felipe que se casa con 17 años, nada que ver con el mocetón de la película, hasta muchos otros que no vamos a analizar. Pero, con todo, no es una mala película. Se puede disfrutar con algunos pequeños detalles: el parto en el retrete, el encuentro entre el padre y el marido.

Imagino que una parte de quienes ven la historia de Aranda esperaban un acercamiento más profundo al tema de la locura de la reina, (si es que realmente estaba loca) pero nos quedamos con una película que parece querer versionear aquella otra del año 1948 "Locura de amor", pero con una óptica más actual.       

No hay comentarios:

Publicar un comentario