MAS VALE MAÑA QUE FUERZA

LOS TITANES


Título Original: Arrivano i titani

Año: 1962

Duración: 120 min.

País: Italia, Francia

Dirección: Duccio Tessari

Reparto: Giuliano Gemma, Pedro Armendáriz, Antonella Lualdi, Serge Nubret, Jacqueline Sassard, Gerard Séty, Tanya Lopert, Ingrid Schoeller, Franco Lantieri.




Cadmos, rey de Creta, ha acudido a la sibila para obtener un vaticinio sobre su futuro, pero los pronósticos no le son favorables, y se le augura la muerte cuando su hija crezca. El rey, furioso, se rebela contra los designios de los dioses, y decide desterrarlos de su isla. Nadie volverá a adorar en su reino a otro dios que a él mismo. Pero los dioses no están dispuestos a dejarlo pasar, Cadmos deberá pagar por su osadía, y el augurio tendrá que cumplirse. Para ello Júpiter liberará a sus antiguos enemigos, los titanes, encargándoles la misión de arrastrar al Hades al impío. Solo un titán será enviado en representación de todos, y únicamente deberá hacer valer su inteligencia para conseguir su objetivo, Criós, el más débil de entre los cautivos, será quien deberá actuar como vengador de los dioses. El joven titán desprovisto de invulnerabilidad y fuerza deberá echar mano a su ingenio para cumplir la misión de los dioses y obtener a cambio la liberación de sus hermanos.

"Los titanes" es una película surgida en pleno auge del cine de "romanos" o "peplum", un cine realizado generalmente en Italia, a veces en coproducción con otros países europeos, normalmente Francia y España, donde campeaban a su gusto poderosos "musculitos" rodeados de jovencitas de generosas curvas, y en la que ambos sexos competían en ver quien tenía más volumen pectoral, y en el cual las dotes actorales de los protagonistas o los sesudos guiones brillaban por su ausencia. Dicho todo esto, el film de Tessari no es, como fácilmente se puede deducir, una obra de arte y ensayo, sin embargo no deja de ser un film simpático, ligero, que aunque se le notan los años, se puede ver con una sonrisa.

El director no se toma muy en serio el género, y crea casi una parodia con un héroe divertido, ligón y cachondo que se toma a broma todo. Para encarnar al titán menguado pone a un antiguo gimnasta y boxeador, Giuliano Gemma, que nada tiene que ver con los culturistas de rigor, aunque a su lado coloca al bruto de turno, éste sí, encarnado por el culturista Serge Nubret,(¡Pedazo bestia! Mister Universo conocido con el sobrenombre de "La Pantera Negra"), al cóctel le añade un plantel de mozas espectaculares que harían las delicias de cualquier película de Bond (del James), y todo bien sazonado con secundarios internacionales bien maquillados (Pedro Armendáriz, Fernando Rey, Antonella Lualdi). Cuando contemplamos el film reconocemos homenajes al cine de aventuras de Burt Lancaster,  al tiempo que entrevemos el comienzo de un género que luego hará estragos en las pantallas, la comedia de "tortazos y chistes" derivada de la comedia bufa italiana, las películas italianas del duo Terence Hill-Bud Spencer (El propio Gemma hizo pareja con Bud Spencer).  

La base mitológica del argumento es escasa, y sólo sirve para presentar una historia de aventuras y humor con historia de amor incluida, ambientada en una lejana e indeterminada Grecia clásica. Se dice que Cadmo es rey de Creta, pero la verdad es que podía ser el alcalde de Minglanillas de Abajo, y los titanes, más que titanes parecen los brutos del pueblo. Claro que no puede faltar la escena con toros que para algo estamos en Creta. Sólo la escena en el Hades con los condenados deja ver algún indicio de mitología. Los errores son tantos y tan frecuentes, que para que mencionarlos, con decir que en el doblaje español se habla indistintamente de Zeus y Júpiter (¡Están locos estos dobladores!). Aun con todo la película está llena de momentos divertidos y escenas antológicas (a veces acompañadas de música... ¡militar!), como ejemplo la conversación entre chicas hablando de hombres, y la reacción de una de ellas: "¡No debes pensar en los hombres! Los hombres son brutales y feos. Son un error de los dioses cuando crearon la Humanidad", a lo que su amiga responde: "Es una dicha que los dioses también se equivoquen".

No hay comentarios:

Publicar un comentario