MUJERES GUERRERAS

LAS AMAZONAS
Amazonas. Howard David Johnson

Amazona herida. Policleto. M. de Ecija
En la mitología griega existió un pueblo compuesto integramente por mujeres. Se decía que descendían del dios de la guerra Ares y de la ninfa Harmonía. Eran mujeres guerreras que habían prescindido de los hombres a quienes sólo usaban para fines reproductivos (¡La fantasía de millones de hombres!). Pero ¿dónde y cómo vivían? ¿quiénes eran estas mujeres? ¿cómo sobrevivían en un mundo de hombres? son sólo algunas de las preguntas que generan la creencia en estas insólitas y adelantadas mujeres.

Ya el mismo nombre de amazonas provoca discusiones en cuanto a su origen y significado. Para algunos eruditos su nombre deriva  del iraní "ha -mazan" , que significa guerrero, otros hacen derivar su nombre de un termino indoeuropeo que significa "sin maridos" e incluso quienes las identifica con "servidoras de la Luna", entendiendo a la Luna como la diosa. Los griegos fueron más creativos, y popularizaron una etimología bastante curiosa "a-mazos", es decir sin pecho o destetada (¡no, no, guarrillos no se refiere a eso!). Además justificaban el nombre por una historia curiosa pero poco probable, que las jóvenes guerreras se quemaban o amputaban el pecho derecho para poder tirar mejor con el arco, lo cual además de doloroso y antiestético no parece que tuviera mucho sentido, ¿o es que las amazonas eran una tribu compuesta únicamente de pechugonas? (Chicos, por favor, dejad de babear)

Amazonomaquía. Pintura sobre sarcófago. S. IV a.C. M.Arq. de Florencia
Esta tribu de mujeres había prescindido casi totalmente de los hombres, y según las distintas versiones, el varón apenas tenía importancia en su sociedad. en algunos casos se hablaba de acuerdos con tribus cercanas con las cuales una vez al año mantenían relaciones sexuales. Las amazonas se presentaban en el poblado vecino, y los hombres sólo tenían la grata tarea de fecundarlas (Esto es un mito inventado por los hombres, seguro). Si el producto del encuentro resultaba ser un niño, cabían varias posibilidades, o se le reenviaba con su padre, o se le mutilaba y conservaba como esclavo para realizar las tareas cotidianas.

En todo caso constituían una sociedad de mujeres que galopaban, manejan el arco y la lanza con precisión, y se dedicaban a tareas, consideradas en el mundo antiguo, propias de los hombres. Cazaban, realizaban ataques de rapiña sobre poblados cercanos, y posiblemente empleaban esclavos para realizar las labores agrícolas. Es posible que desconocieran el arte de la navegación, aunque en algunas ocasiones se las hace residir a orillas de un lago o un río.

Monumento a las amazonas. Samsun. Turquía
Tampoco la localización geográfica de las míticas guerreras griegas es algo en lo que todos estén de acuerdo (así que ningún varón libidinoso se apresure a la agencia de viajes más cercana). Para algunos el hogar de las amazonas era en Capadocia (Turquía) a orillas del río Termodontes, en la bella ciudad de Temiscira (Termes en Turquía). Para Esquilo inicialmente vivían a orillas de la laguna Meótide (Mar de Azov) en la zona antiguamente denominada Escitia.

Según el historiador Herodoto un grupo de amazonas se estableció en época histórica en Cremnoi en Escitia. Robaron los caballos de los pueblos vecinos y los asolaron en rápidas incursiones. Los escitas locales ignoraban quienes eran los extranjeros que les atacaban, hasta que después de una batalla descubrieron que los cadáveres de los enemigos pertenecían a mujeres. Un grupo de jóvenes se estableció cerca del campamento de las amazonas que se negaban a relacionarse con ellos, pero poco a poco, imitando sus costumbres se ganaron su confianza. De esta forma los dos campamentos se fusionaron en uno sólo, y nació un nuevo pueblo, los saurómatas, Pero ellas siempre se negaron a aprender el idioma de ellos o adoptar sus costumbres (Para que luego hablen de las feministas).

"Los sauromatas hablan la lengua escita, pero desde sus orígenes se expresan incorrectamente, dado que las amazonas nunca la aprendieron a la perfección" (Los nueve libros de historia. Herodoto)

Las amazonas se regían por una diarquía, dos reinas que gobernaban conjuntamente y que solían ser familia. Al estilo espartano, las dos reinas se repartían el poder, una comandaría las expediciones, mientras la otra quedaría al cargo del gobierno del poblado o ciudad.

Amazonomaquía. Friso del Partenón. S. IV a.C. M.A.Atenas 
Muchas son las amazonas de las que la literatura o las fuentes mitológicas han dejado constancia, pero pocas tan famosas como la reina Hipólita. El famoso cinturón de oro de la reina Hipólita fue uno de los trabajos de Heracles, y para conseguirlo el semidiós tuvo que reclutar a un grupo de héroes que le acompañaran en su hazaña. El enfrentamiento de los héroes con las amazonas es harto conocido, y ha sido fuente inagotable para el arte en casi todas sus manifestaciones: la escultura, pintura, literatura, o incluso el cine y la televisión se han nutrido de lo que se conoce como Amazonomaquia. La captura y secuestro de una de las reinas, según algunos la propia Hipólita, conllevó que la otra dirigente encabezara una expedición de castigo sobre Atenas. Será Teseo quien deberá frenar el avance de las furiosas guerreras. Historia que los magníficos frisos del Partenón contaban y aún cuentan, pero ahora en las salas del arqueológico de Atenas.

La Guerra de Troya también tendrá a las amazonas como invitadas de lujo. Esta vez será su reina Pentesilea quien acudirá en ayuda de los troyanos para enfrentarse ni más ni menos que al feroz Aquiles. El trágico desenlace del combate entre el aqueo y la reina forma parte uno de los grandes momentos de la mitología clásica, cuando el héroe descubre el rostro de su enemigo y cae enamorado de aquella a la que acaba de matar.

La literatura con novelas como "Las última amazonas" de Steven Pressfield; el cómic con las aventuras de la más famosa superheroina de las viñetas, la amazona Wonderwoman;  el cine con films como "Las amazonas" (1973), "Hércules y las amazonas"(1994); y la televisión con series como "Xena, la princesa guerrera", le rinden un merecido, aunque no siempre acertado, homenaje a las más famosas guerreras del mundo mítico.

Pero ¿hasta que punto los griegos fantaseaban con magníficas guerreras de opulentos pechos, o mejor dicho pecho? ¿Existieron en la antigüedad mujeres guerreras que cabalgaban y combatían como hombres, o sólo es producto de la desbordada imaginación de los varones helenos? Pues para contestar a esto tendríamos que remontarnos a las excavaciones realizadas entre 1994 y 1995, en las cuales se descubrieron más de 50 tumbas que contenían...Bueno, pero es que eso es otra historia...    
Amazonas cazando lobos. A. Feurbach . 1874
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario