VUELVEN LOS TROYANOS


EL ESCUDO DE TRUENO


Título Original: Troy. Shield of Thunder


Autor: David Gemmell


Año de Publicación: 2006


País: Inglaterra








Han pasado unos años desde que asistimos a las aventuras de Helicaón y sus amigos. Las consecuencias de los actos de todos ellos se están haciendo notar. La guerra de Troya se está gestando. Hector está a punto de celebrar sus bodas con Andromaca, y la ciudad del rey Priamo será la confluencia donde varios personajes van a encontrarse y a forjar sus planes. Pila, Calíades y Banocles juntarán sus destinos en una época turbulenta donde habrá tiempo para la guerra pero también para la amistad y el amor.

Gemmell retoma en el segundo libro dedicado a Troya las aventuras de unos personajes que son arrastrados por los acontecimientos. Como ya indicamos en el anterior libro, éste forma una historia casi independiente donde el protagonismo lo recogen otros personajes que toman el relevo de los que protagonizaran el anterior. El autor tiene la habilidad de seguir contándonos una historia que en forma de puzzle o mosaico va formando un todo coherente. Ahora son dos guerreros micénicos renegados Caliades y Banocles, junto a una joven sacerdotisa fugitiva que toman bajo su protección, Pilia, quienes focalizan la narración. Los grandes personajes no han abandonado la historia, seguimos sabiendo de Odiseo, Eneas-Helicaón, Andrómaca, etc.; pero ahora son esos personajes inventados por el autor los que conducen la narración.

La gran ventaja de la novela de Gemmell es precisamente contarnos una historia harto conocida de forma diferente y nueva, y con unos personajes de los que nada sabemos, y que por tanto todo puede ocurrirles. Todos conocemos el destino, de Hector, de Priamo, de Odiseo, pero no de aquellos que el autor se inventa. Además la interpretación de los antecedentes de la famosa Guerra de Troya con su peculiar reinvención de la historia, nos deja a la espera de lo que va a acontecer a continuación. De nuevo huye de interpretaciones fantasiosas o mitológicas y trata lo narrado como una novela histórica de guerra. Batallas navales, combates en tierra, sitios a ciudades, ataques por sorpresa a fortalezas inexpugnables, traiciones, son los elementos que configuran una muy amena novela, donde todo puede pasar, donde nada es como habíais leído antes sobre Troya. De nuevo el autor consigue sorprendernos y cautivarnos con sus historias. 

A Gemmell solo se le puede reprochar algo, y por desgracia no fue culpa suya, el haberse muerto sin concluir la trilogía. Puesto que el tercer volumen no fue escrito por él, si no completado a partir de sus notas, y según parece las editoriales españolas no tienen ninguna intención de ofrecérnoslo. 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario