CAVERNÍCOLAS Y DINOSAURIOS

HACE UN MILLÓN DE AÑOS


Título Original: One Million Years B.C.


Año: 1966


Duración: 100 min.


País: Reino Unido


Dirección: Don Chaffey


Reparto: Raquel Welch, John Richardson, Percy Herbert, Robert Brown, Martine Beswick , Jean Wladon, Lisa Thomas, Malya Nappi.

"Esta es una historia de hace mucho, mucho tiempo atrás. Cuando el mundo apenas empezaba. Un mundo joven. Un mundo en los albores del tiempo. Un mundo duro y poco amistoso. Criaturas que esperan sentadas. Criaturas que deben matar para vivir. Y el hombre, superior a las criaturas sólo en su capacidad. Pero no hay muchos hombres aún, sólo algunas tribus esparcidas en el desierto. Nunca se aventuran lejos, ignorando incluso la existencia de otras tribus. Muy ocupados con sus propias vidas para ser curiosos. Y muy temerosos a lo desconocido. Sus leyes son muy simples. El más fuerte lo toma todo. Este es Akhoba, líder de la tribu de las rocas. Y éstos son sus hijos, Sakama y Tumak. No hay ningún afecto entre ellos. Y esa es nuestra historia."

Esta es la presentación que una voz en off va realizando mientras se suceden las imágenes: un planeta dominado por las brumas y nieblas, explosiones, y lava candente, dejan paso a un territorio inhóspito poblado por buitres y enormes serpientes; luego unos hombres, apenas cubiertos por pieles, cazan una babirusa. La voz nos presenta a los personajes. Y entonces comienza la historia.

Los primeros minutos de la cinta nos muestran una Prehistoria poblada por brutos despiadados, muy alejados del "buen salvaje" de Rousseau. Quien cae o se hiere durante una cacería es abandonado a su suerte.  En la cueva donde vive el colectivo, el primero en comer es el jefe, y quien ose disputarle su pedazo, o intente comer antes que él, se lo hará pagar caro, que para eso es el más fuerte. Eso le sucede a Tumak que por enfrentarse al líder es expulsado de la cueva por las malas, y tiene que emprender una exploración forzosa en busca de nuevos horizontes.

Y hasta aquí todo muy prehistórico y más o menos creíble, con tipos brutos y zafios, vestidos con pieles, muy velludos y sucios (ellas afortunadamente se han hecho la cera), y cuyas mujeres tienen dos opciones ante sus requerimientos sexuales: someterse o someterse (vaya, al final era una sola). Pero entonces allá por el minuto 16 de película todo cambia, el exiliado y vagabundo Tumak se topa de bruces con una especie de iguana, de la que no le queda más remedio que huir. ¡Será gallina!, pensareis algunos, pero es que el bichito es más grande que un elefante. (Maravillas de los efectos especiales que también estaban en su prehistoria fílmica). Después escapando de bichería agigantada varia, el primitivo va a dar con sus huesos en una playa, que es el sueño de todo macho prehistórico, y seguramente contemporáneo, una cala paradisíaca llena de rubias macizas ligeras de ropa, lideradas nada menos que por una actriz a quien en su día apodaron con el descriptivo nombre de "El cuerpo"; sí, ella, nada menos que Raquel Welch en todo su esplendor.

El film, rodado por la productora británica Hammer, especializada en películas de terror, es un "remake" del de 1940 "Un Millón  a.C." protagonizado por Victor Mature y Carole Landis. Rodada parcialmente en Canarias, los paisajes volcánicos, alguna que otra cueva, y el tajinaste rojo (planta típica de la zona), son usados hasta la saciedad. Como es habitual en estas producciones carece de todo rigor histórico (como nos pongamos tontos con el rigor, es que no analizamos ni una), lo que no impide que sea una cinta entretenida, que haya generado escuela. Además de aparecer todo una recua de películas protagonizadas por hermosas mujeres ligeras de ropa en tiempos prehistóricos con o sin animalitos antediluvianos, sirvió también para sentar las base de guiones y películas más serias como por ejemplo la alabada "En busca del Fuego", que comparte ciertos esquemas argumentales, e incluso escenas: Los peligrosos hombres-mono caníbales, tribu primitiva frente a tribu evolucionada con amor intertribal de por medio, el nacimiento del arte prehistórico (no se que hacen los Bisontes de Altamira en Tenerife, pero ahí están en la de la Welch), y hasta la escena del descubrimiento de la risa por parte del bruto de turno.

Los efectos especiales, del casi siempre genial Harryhausen, fueron en su momento la clave del éxito de la película, aunque hoy rechinen un poco, y es que lo del grillo gigante es para matarlo. La otra razón del éxito fue la espectacular Raquel Welch, y el anuncio de: ¡Vea a Raquel Welch con el primer bikini de la humanidad!, vendiendo una imagen de erotismo prehistórico que en los años 60 les debió de parecer insuperable.  La fusión de chicas en bikini con animales prehistóricos creó una moda que prácticamente impidió que durante años toda película de la prehistoria que se preciara tenía que tener al menos a una maciza correteando en paños menores.

Como moraleja final: la película nos enseña que de los rubios y blancos, tipo anglosajón, aprendimos los rudimentos de la civilización y el valor higiénico de un buen baño; y de los morenos y peludos, tipo latino, a ser unos guarros en todos los sentidos, a no lavarnos y a pensar sólo en el sexo; si es que ven a la pobre Loana (Raquel Welch) y lo primero que piensan es en violarla, y ella no lleva ni un día con ellos y ya está igual de guarra que ellos. En fin, "Hace un millón de años" es un producto típicamente sesentero, y como tal hay que tomarlo, y así no nos llevaremos sorpresas y podremos disfrutarlo siempre que dejemos atrás los prejuicios actuales.

2 comentarios:

  1. A pesar de la opinión generalizada, y sin desmerecer la belleza de Raquel Welch, la que literalmente me voló la cabeza, es Lisa Thomas, quien interpreta a Sura, una cavernícola rubia de una belleza incomparable. Si bien aparece en varias escenas,su papel es secundario y estático Pero en los 10 segundos que aparece corriendo y pescando con lanza en la playa, bastaron para volverme loco :P.

    ResponderEliminar
  2. He de reconocer que no recordaba a la tal Lisa Thomas, ni siquiera por el nombre del personaje que interpretaba, así que he tirado de internet y ahí estaba la buena moza. Es curioso como funciona la mente a mi me pasó lo que a ti pero con otra película, "Cuando los dinosaurios dominaban la tierra", no recordaba ni el nombre de la protagonista, pero durante años tuve en la retina la imagen de ella saliendo de una cascara de un huevo gigante.

    ResponderEliminar