LAS EXTRAORDINARIAS PINTURAS ABORIGENES

EL SANTUARIO DE ARNHEM
Santuario rupestre de Arnhem. Australia

El europeo en su egocentrismo suele pensar que no hay en el mundo otra historia que la suya. Si este europeo además es francés, piensa que nada en el mundo supera o siquiera iguala sus pinturas rupestres prehistóricas, y si no véase el calvario que le hicieron pasar al pobre Don Marcelino Sanz, descubridor de las pinturas de Altamira, pero es que además no olvidemos que son los inventores del termino "chauvinismo". No nos metamos más con los franceses, que en esto tienen la misma culpa que nosotros. Pues ¿qué excusa tenemos el resto para ignorar mayoritariamente la historia o logros de otros pueblos alejados de la órbita occidental? Hoy desde aquí, vamos a intentar redescubrir unas interesantes pinturas de arte prehistórico.

El continente, Australia; el lugar, la tierra de Arnhem, una península inhóspita de la costa septentrional australiana, un territorio expuesto al mar, sin agua potable en el entorno, y poco favorable al asentamiento humano, pero que guarda uno de los santuarios prehistóricos más antiguos y curiosos del mundo. 

Los aborígenes australianos realizaban pinturas desde el Pleistoceno, antes de que terminara la última glaciación hasta casi nuestros días. Para ellos pintar suponía dejar constancia de sus mitos, sus ritos, y su historia. Sus pinturas pueden contar casi de todo, desde la llegada de los europeos en época reciente, hasta los personajes legendarios que poblaban su extraña mitología. Para acabar de rematar la complejidad de su iconografía, en esta zona llegaron a convivir con fauna ya extinta (¡No, dinosaurios no! Esos hay que dejárselos a la Welch y sucesoras) 

Cocodrilo pintado al estilo Rayos-X. Arhem. Australia
Si pensamos que según arqueólogos y antropólogos los primeros pobladores de Australia llegaron allá por el 60.000 a.C , día más día menos, y que luego el continente quedó aislado del resto durante mucho tiempo, las representaciones que estos habitantes han dejado sobre las paredes son absolutamente únicas. Para los investigadores las pinturas tienen una antigüedad cercana a los 20.000 años prolongándose en el tiempo hasta casi nuestros días. Se representan seres extraños pertenecientes a su mitología, como el Hombre-rayo (Nammarrgon), los Wandjinas (estos dieron lugar a la teoría de los aliens porque eran los creadores del mundo, venían del cielo y llevaban como un nimbo en la cabeza), o la Serpiente Arco-Iris; y fauna de lo más variopinta con enormes reptiles, varanos, serpientes de casi 15 metros, canguros de espeso pelaje, peces y aves de extraño aspecto; todo un repertorio de la mitología y la fauna de una zona aislada del resto del mundo.

Por si todo esto no fuera suficientemente curioso, el arte fue evolucionando e incorporando nuevas maneras de representarlo, como el estilo Rayos-X, las manos en positivo por soplado, y la incorporación de nueva temática, ya que el indígena local siguió representando lo que le impactaba, así ya más recientes se incorporan los barcos a vela o a vapor. ¡Una autentica gozada para la vista en la que recrearse y perderse!  Y una razón más para visitar una tierra y un continente que para los amantes de la historia no parecía ofrecer muchos atractivos.  

2 comentarios:

  1. Es un hermoso testimonio visual realizado con delicadeza, a lo mejor con ciertas técnicas podían ver el interior no solo de animales si no de todo ser vivo.

    ResponderEliminar
  2. Si se piensa en la fecha de la pinturas es realmente asombroso como pintan. Imagino que diseccionarían los cadáveres con un cuidado extremo, pero aún así. Los partidarios de los extraterrestres tienen en estas pinturas un campo abonado para la especulación.

    ResponderEliminar