UN BARRIL DE HISTORIA

MAESTROS CERVECEROS


Título Original: Les Mâitres de L´orge


Guionista: Jeam Van Hamme


Dibujante: Francis Vallés


Año de Publicación:1992-1999


País: Bélgica





El verano de 1854 es muy caluroso en las Ardenas. Unos monjes, sin poder resistir el calor, se bañan en el río. El joven novicio, Charles, elige un lugar más apartado para refrescarse, allí es sorprendido por una joven que le provoca abiertamente para burlarse de su timidez. El joven huye a refugiarse en el cercano monasterio, en el cual junto a otros labores, también fabrican cerveza. Charles Steenfort está aprendiendo de su tío monje el proceso de fabricación de la bebida, mientras se piensa si ingresar definitivamente en la orden o no. Los encuentros con la joven Adrienne le han hecho empezar a dudar de su vocación.

A lo largo de 8 amenos volúmenes van Hamme nos va contando la historia de una familia de cerveceros belgas, los Steenfort, que desde 1854 a 1997 pasan todo tipo de vicisitudes. Cada volumen comienza igual; una imagen de la fecha y de la ciudad belga de Dropp, a la que vemos evolucionar al tiempo que lo hace la historia, luego una pequeña introducción histórica en la que se nos pone en antecedentes del contexto en el que se va a desarrollar la narración. Después seguiremos la historia de un miembro de la familia, y como se adapta a las nuevas circunstancias, como le afectan los acontecimientos, y como la fábrica de cerveza pasa por su propia evolución.

Sin ser una serie de cómics plenamente históricos en el sentido estricto, posiblemente contenga más historia en ellos que algunos que pasan por tales. Encuadrado en lo que podríamos llamar saga familiar, muy típica de las "novelas río", "Los Maestros cerveceros" es un magnífico retrato del siglo XX. A lo largo de siete volúmenes, pues el octavo son historias de complemento, la familia Steenfort pasa de regir una empresa familiar a un gran emporio, mientras asisten al desarrollo del socialismo y el movimiento obrero en Bélgica, la Primera Guerra Mundial, el nacimiento del fascismo, los años 50 y 70, y el final del turbulento siglo. Con las historias de la familia cervecera, el guionista nos acerca a la historia del capitalismo en Occidente, del desarrollo de las empresas, la publicidad, la competencia, la internacionalización de los mercados, etc.

El dibujo y el guión están en perfecta sincronía, sobre todo en los primeros volúmenes, alcanzando su culmen a mi entender en los cómics centrales de la saga. El éxito de los cómics fue tal, que en Bélgica se realizó una serie televisiva con personajes reales que adaptaba la historia en ellos contada.

La magnífica serie de cómics no puede, no debe, pasar desapercibida para ningún amante de los cómics, o de la historia, pues nos encontramos ante un producto exquisito para paladear como las buenas cervezas, que constituyen el hilo de la narración. Así que lectores impacientes, moderad las prisas, sentaos ante los cómics de van Hamme y Vallés, con una cerveza cerca, y a sorberlos con deleite, pero sin pasarse, no vaya a ser que entre sorbo y sorbo del amarillo néctar, acabemos con las viñetas borrosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario