CONSTRUYENDO UNA CATEDRAL

LOS PILARES DE LA TIERRA

Título Original: The Pillars of the Earth

Año: 2010

Nº de Episodios: 8 (480 min.)

País: Alemania/Canada


Director: Sergio Mimica-Gezzan

Reparto: Ian McShane, Donald Shuterland, Rufus Sewell, Matthew Macfadyen, Eddie Redmayne, Hayley Atwell, Sarah Parish, Robert Bathurst, David Oakes.

Marco Temporal: 1120-1174

Marco Espacial: Inglaterra

Año 1120.  El navío real que transportaba al único heredero legítimo de la corona inglesa se incendia y zozobra frente a las costas de Inglaterra. Este acontecimiento dará lugar a un largo período de guerras de sucesión caracterizado por la anarquía. Esteban, el sobrino del rey, comienza a postularse para el trono con ayuda de la Iglesia. Dieciocho años después el joven monje Phillip llega al priorato de Kingsbridge  a tiempo de escuchar la extraña confesión de su moribundo prior. En el castillo de Shiring Lady Aliena rechaza casarse con William Hamleigh; esto tiene como consecuencia, que el despechado pretendiente deje sin trabajo al constructor Tom Builder y a su familia. Tom cruzará su camino con el joven Jack Jackson y su madre.

"Los Pilares de la Tierra" es una serie de televisión basada en la novela del mismo título del escritor británico Ken Follet. Aunque con ligeras diferencias con respecto al libro, la serie adapta bien la novela y su contexto histórico. Centrada en la Inglaterra del siglo XII aún cuando la lucha por el poder entre el rey Esteban y la emperatriz Matilde es la base de la narración histórica, no es menos cierto que en la serie se exploran mucho más otros aspectos de la vida cotidiana de la Europa medieval.

El poder de la religión, las supersticiones y creencias del pueblo, las diferencias sociales, y otros muchos aspectos más, son retratados con bastante fidelidad por una producción televisiva bien realizada, y mejor interpretada. La construcción de una catedral en los comienzos del arte gótico, su desarrollo, sus problemas, son casi una clase de arte práctica, no sólo por sus aspectos técnicos, sino también por lo que supone para todos los implicados. En el caso de "Los Pîlares de la Tierra" son los detalles los que la convierten en una gran serie. Las historias personales a través de un período de tiempo prolongado nos permiten conocer los múltiples aspectos de las sociedades medievales, mientras asistimos al crecimiento de la catedral.

El plantel de actores está magníficamente seleccionado, y ello revierte en beneficio del resultado final. Los personajes son creíbles, a pesar de lo maniqueo de muchos de ellos: Matthew  Macfayden hace que nos creamos al bondadoso prior Phillip, mientras Ian McShane es capaz de hacernos aborrecer al odioso Waleran.

Pero la gran virtud de la serie es hacer comprensible y amena una muchas veces confusa Edad Media. Las difíciles relaciones entre el monarca medieval y los señores feudales o la Iglesia. La situación del pueblo llano con sus problemas cotidianos. Las supersticiones como restos de un paganismo que se niega a desaparecer con la creencia en brujas y maleficios. El poder de la religión con los monasterios, las jerarquías eclesiásticas, las reliquias. Los mercados y ferias que generan riquezas, y conviertan a una villa en ciudad.Y esa arquitectura que por alzarse hacia lo más alto, hacia Dios, crea un nuevo arte.
         


No hay comentarios:

Publicar un comentario