EL EMPALADOR

VLAD, ELPRÍNCIPE DE LA OSCURIDAD

Título Original: Dark Prince. The True Story of Dracula

Año: 2000

País: Estados Unidos

Duración: 92 min.

Dirección: Joe Chapelle

Reparto: Rudolf Martin, Roger Daltrey, Peter Weller, Jane March, Christopher Brand

Marco Temporal: 1431-1476

Marco Espacial: Rumanía, Turquía.



"1476. Rumanía. Desde años los turcos otomanos tienen ocupado mi país, y esclavizado al pueblo rumano. Los nobles rumanos traidores colaboran con los turcos. Son la clase privilegiada, hombres que buscan su beneficio a expensas de sus compatriotas. Hungría temiendo más agresiones turcas, ha formado un ejército de patriotas rumanos para expulsar a las tropas del sultán. Nuestro comandante el príncipe Vlad Dracula es temido por sus enemigos, quienes le conocen como Vlad Tepes, o Vlad el Empalador. Pero Drácula es amado por su pueblo, y ha vuelto para combatir a los turcos y aplastar a los nobles que les apoyan."

El príncipe Vlad es llevado en secreto ante una comisión de jerarcas de la iglesia ortodoxa a fin de que explique sus actos, o se arriesgue a perder su apoyo a la hora de legar a su hijo sus títulos y posesiones, además de ser condenado él mismo y apartado de la iglesia. Vlad se ve obligado a responder a las preguntas de los inquisidores, y comienza el relato de su vida desde su nacimiento en 1431 hasta ese mismo año de 1476, que sin saberlo él, será él último de su azarosa vida.

El film se aleja de los caminos del vampirismo para explorar el personaje histórico del príncipe de Valaquia (Rumanía). Sólo por eso la película ya merecería la pena, pues a excepción de un film rumano de 1979, el Vlad histórico ha sido reiteradamente olvidado, totalmente oscurecido por su trasunto literario el vampiro Drácula. La historia que se cuenta se centra en la lucha de Vlad Tepes contra la nobleza local,  los turcos invasores, y la Iglesia ortodoxa. Personajes históricos como el sultán otomano Murat II (llamado Mohamed en la película), o el rey de Hungria, Janos (patinazo gordo, Juan I de Hungría no es contemporáneo de Vlad) intentan contextualizar históricamente la época, y a pesar de los errores que son abundantes (típico de estas producciones) más o menos lo consiguen.

El personaje se enmarcan en una época de transición de la Edad Media a la Moderna, en una región convulsionada por las guerras e invasiones, donde la violencia e inestabilidad generaba unas dosis de crueldad inusitadas. Vlad Tepes es un ejemplo de los hombres surgidos en este contexto, despiadado, cruel, pero capaz de ganarse la lealtad de sus seguidores por su justicia. El poder de la nobleza, poco dada a dar ese salto que supuso la transición a un Estado  Moderno, es analizado en la película, así como la reticencia de la Iglesia ortodoxa a los posibles avances católicos en su terreno, con el poder de la excomunión como arma contra los gobernantes ungidos por Dios.

Los mitos en torno al carismático personaje son presentados en la película aportando en algunos casos una explicación de los mismos, no así del vampirismo, que se resuelve en unas secuencias finales, que son de lo peor de la película.

Realizada para televisión con escasez de medios, la película sin embargo cumple. El actor principal que ya encarnara al Drácula, pero como vampiro, en la serie de "Buffy, cazavampiros" está convincente en el papel del príncipe guerrero. Se echa de menos un film más épico, y con un mayor rigor histórico, pero se deja ver, y salvo las licencias típicas de producciones televisivas, la historia está bastante bien llevada.

Como curiosidades finales queda comentar que en algunos carteles se publicitó la película, con un dibujo de un colmilludo vampiro, algo totalmente alejado de la realidad, pues no se trata el vampirismo, al menos no como chupasangres voladores armados de afilados colmillos (a excepción de la licencia dramática de las últimas e innecesarias escenas). Otro detalle curioso fue que para su promoción se ofreció un premio al primero en localizar correctamente en el film cinco mitos sobre Drácula. ¡Así que ánimo y a buscarlos! Yo os dejo uno resuelto en la imagen inferior (ya sólo os quedan cuatro).
Vlad Tepes y los enviados turcos. T. Aman (1831-1891). M.N.A. de Rumanía

No hay comentarios:

Publicar un comentario