LA SOLEDAD DEL REFORMISTA

ESQUILACHE


Título Original: Esquilache

Año: 1988

Duración: 98 min.

País: España

Dirección: Josefina Molina

Reparto: Fernando Fernán Gómez, Concha Velasco, Ángela Molina, José Luis López Vázquez, Adolfo Marsillach

Marco Temporal: 1765-1766

Marco Espacial: España


"En el siglo XVIII surge un movimiento de reforma que bajo el nombre de Ilustración altera el ritmo y la dinámica de la historia. En España un Borbón, el rey Carlos III, quiere reconstruir y modernizar el país con ayuda de sus ministros. Entre ellos, Leopoldo de Gregorio, Marqués de Esquilache, de origen italiano, poco conocedor del pueblo español, se encarga de imponer unas medidas que, aunque convenientes, resultan impopulares. Para evitar la delincuencia ordena cambiar la indumentaria que favorece la impunidad de los malhechores: el embozo con capa larga y sombrero gancho por la capa corta y el sombrero de tres picos. Esa medida colmó el vaso de la antipatía popular".

Es el año de 1766 en Madrid, el Marqués de Esquilache entra en su palacio devastado por el populacho, que aún grita en las calles: "Muera Esquilache", "Muera el Mal gobierno". Cuando abandona la vivienda acompañado por Fernanda, es abordado por un piquete, que no llega a reconocerlo. A salvo en su carruaje se dirige a entrevistarse con el rey, mientras rememora los acontecimientos que le han llevado hasta ese día.

La directora Josefina Molina adaptó la obra de teatro de Antonio Buero Vallejo "Un soñador para un pueblo", y la convirtió en una más que interesante película. Los grandes temas tratados por el dramaturgo están también presentes en la película: la lucha entre la modernización y el conservadurismo radical, la xenofobia, las intrigas por el poder.

El análisis del acontecimiento histórico que relata: el Motín de Esquilache, y el contexto en el que se desenvuelve es perfecto. La ilustración y sus reformas, el rey Carlos III, los intereses detrás de la revuelta, etc. Son tratados en la película sirviendo como perfecto ejemplo para una clase práctica sobre el Siglo de las Luces en España. Por tanto "Esquilache" es un instrumento didáctico más que notable para cualquier aula de Historia.

Pero el film es mucho más. Es una película intimista, reflexiva. A pesar de tratar una revuelta popular, la acción en las calles es escasa y siempre en segundo plano. Como deudora de la obra teatral, son las personas, sus reacciones y sentimientos, quienes acaparan la narración. Por encima de todos destaca el gran protagonista: El Marqués de Esquilache, anciano, derrotado. Esquilache es un idealista, encarnado a la perfección por Fernando Fernán Gómez, que cae desde lo más alto, mientras ve como todos, amigos y enemigos le dan la espalda, y sólo una humilde sirviente empatiza con él. 

En una de las primeras escenas de la película, el decepcionado Marqués, recuerdo mejores tiempos en la Sociedad de Amigos del País, y allí define como nadie la fama de ingobernable que desde siempre ha tenido el pueblo español.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario