EL ESPÍA AL QUE NO SE PODÍA JUBILAR

EL MANIPULADOR


Título Original: The Deceiver


Autor: Frederick Forsyth


Año de Publicación: 1991


País: Inglaterra


Marco Temporal: 1986-1990


Marco Espacial: Alemania, Caribe, Reino Unido. 


Durante siete años Sam McCready ha sido el jefe del nuevo servicio secreto británico, cargo se se conoce con el nombre de "El Manipulador". Pero en la primavera de 1990 se plantea una reorganización de los servicios de inteligencia, y se piensa en jubilar a antiguos activos. McCready es uno de los hombres a quienes se piensa forzar a una jubilación anticipada, o un retiro forzoso. Los servicios del veterano agente durante la Guerra Fría parecen no tener sentido en el nuevo mapa mundial. Sam se siega a abandonar su trabajo sin al menos defender su utilidad, para ello convoca una asamblea, y le pide a su subalterno, Denis Gaunt, que hable en su nombre. Denis establece la defensa de McCready ilustrándola con algunos de los últimos casos en que éste ha participado con éxito.

El desplome del bloque comunista con la perestroika abrió un nuevo mundo en las relaciones internacionales. El fin de la Guerra Fría supuso un cambio no sólo para los países del Pacto de Varsovia, si no también para todo el bloque occidental. Los servicios de inteligencia tienen que reorientar sus objetivos, sus aliados, y las nuevas amenazas. La pregunta que muy acertadamente se plantea Forsyth es si están obsoletos los agentes que han estado en activo durante la década de los 80. El personaje de Sam McCready le sirve al escritor para ilustrar los diferentes conflictos y amenazas a las que se vio sometido occidente en estos años, y al mismo tiempo lo que le podía deparar el futuro.

La novela se divide en en cuatro relatos: "Orgullo y prejuicio extremo" ambientada en Alemania Oriental entre 1983 y 1985; "La dote de la novia" transcurre en 1986 durante unas maniobras conjuntas entre Rusia y el Reino Unido; "Una víctima de la guerra" entre 1986 y 1987 con terroristas del IRA y Gadafi de por medio; y "Un poco de sol", el último caso de McCready en el Caribe entre 1989 y 1990.

Frederick Fosyth con la habilidad que le caracteriza nos regala uno de esos libros que suelen llevar la etiqueta de "best sellers" como si se tratara de una marca infamante, y que sin embargo entretienen al lector bastante más que otros con mejor crítica. "El manipulador" mezcla ficción y realidad histórica en unas tramas inteligentes, amenas, y que suponen un increíble repaso a la política y las relaciones internacionales en los años 80 del siglo pasado. Un libro de espías y política entretenido que se lee con facilidad y que analiza temas como el espionaje tras la caída del bloque comunista, el terrorismo internacional, el poder de los narcotraficantes en la América Latina, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario