EL HOMBRE QUE NO QUISO REINAR

JULIO CESAR


Título Original: Julius Caesar

Año: 2002

Nº de Episodios: 2 (178 min)

País: Estados Unidos

Dirección: Uli Edel

Reparto: Jeremy Sisto, Richard Harris, Christopher Walken, Valeria Golino, Chris Noth, Pamela Bowen

Marco Temporal: 82 a.C.- 44 a.C.

Marco Espacial: Roma


Roma, año 82 a.C, Sila entra al frente de sus tropas en la ciudad. El joven Julio Cesar ve como en el foro se cuelgan las listas con los nombres de los que van a ser represaliados. Su nombre no está, pero sí el de su suegro. El joven patricio no duda en arriesgar su vida para proteger a la familia de su mujer. Su osadía le cuesta la prisión. Mientras Sila invade el Senado con sus tropas, y comienza las proscripciones.    

La miniserie va a contar la biografía del político y militar, Julio Cesar desde el año 82 a.C. hasta su muerte en el  44 a.C. Con profusión de medios y alguna que otra licencia histórica, algo a lo que ya nos tienen acostumbrados los americanos, seguimos el ascenso de Cesar desde sus tiempos en el exilio hasta acariciar la corona de Roma.

El problema de una producción centrada en Julio Cesar es que han sido tantas las obras de ficción y divulgación, las películas y series, las obras de teatro, con Shakespeare a la cabeza, que se han hecho sobre el personaje, que es difícil encontrar una que nos sorprenda o que aporte algo nuevo. La presente miniserie tiene la virtud de arrancar la vida de Cesar, en su juventud, recreando episodios que si bien son conocidos, no suele ser habitual verlos en la pantalla. Por ello la primera parte de la serie es con mucho la mejor, además de contar con la breve pero intensa participación de Richard Harris como Sila (Al que por cierto dan un final muy peliculero pero irreal. La realidad es que se retira de la política y se va a su casita donde se muere tranquilamente, posiblemente de cáncer). En la segunda parte centrada en un Cesar ya maduro, nos cuentan episodios que por vistos hasta la saciedad en series y películas no alcanzan el ritmo narrativo ni la intensidad dramática de la primera parte.

La figura del conquistador de la Galia ha atraído a escritores y directores, y acercarse al Cesar histórico es siempre interesante. La serie lo hace pensando en el gran público, y resulta muy llevadera, aunque es inevitable que al llegar a las esperadas y más conocidas escenas de su vida, hagamos las comparaciones pertinentes...que si la Taylor estaba mejor como Cleopatra, que si el asesinato lo filmó mejor Mankiewicz, que si el Cesar de "Roma" tenía más carisma, etc. Al margen de odiosas comparaciones, la serie ofrece una buena biografía del personaje, aportando una visión más amplia de su vida. Si además utilizamos la serie como un aperitivo para ver películas y series como las mencionadas, y todo ello lo complementamos con la magnífica serie de novelas de Colleen McCullough, además de leer alguna que otra biografía, tendremos una visión excepcional del personaje, y lo disfrutaremos aún más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario