EL MATADOR DE TEUTONES

NEVSKY, UN HÉROE DEL PUEBLO


Título Original: Nevsky, a hero of the people

Guionista: Ben McCool

Dibujante: Mario Guevara

Año de Publicación: 2012

País: Estados Unidos, México.

Marco Temporal: 1242

Marco Espacial: Rusia





1242. Los mongoles atacan una pequeña población cercana a Novgorod. Dos días después la ciudad llega a un acuerdo con los orientales para evitar los ataques tras pagar un oneroso tributo. Sin embargo la ciudad de Pereslavl se ha negado a pagar, han decidido enfrentarse a los invasores, y han puesto al frente de su ejército a Alexander Nevsky. Las tácticas de combate del líder ruso le suponen la victoria, y con ella la inesperada oferta de los mongoles de que se una a sus filas.

El cómic relata las hazañas del caudillo ruso Alexander Nevski primero frente a los mongoles, y luego contra los caballeros teutónicos, a quienes derrota en la famosa batalla del lago Peipus (abril de 1242). El fanatismo religioso de los invasores, que no dudan en masacrar a quienes se les oponen, comienza a despertar las ansias de resistencia hasta entre los más reacios a combatir. La necesidad de encontrar un líder hace que los habitantes de Novgorod se vuelvan hacia el hombre que derrotó a los mongoles. Así asistiremos al encumbramiento de este caudillo legendario de la historia rusa, que aunará a su alrededor las voluntades de sus compatriotas.

La novela gráfica pretende ser una adaptación a las viñetas del film ruso dirigido por Eisenstein en 1938. Digo pretende porque se aleja bastante de la estética y planteamiento de la película, algo que por otra parte es lógico, dado el carácter propagandístico de ésta y los años transcurridos. El argumento es bueno, y por tanto la historia no es difícil de contar, o de hacerse atractiva para los lectores de cómics históricos. Pero el guionista introduce algunos elementos que no benefician la narración (como los monstruos lovecraftianos), quizás en un afán de separarse de la adaptación fílmica, y que suponen un error. El dibujo del mexicano Guevara no está mal, aunque flaquea en la diferenciación de los personajes, limitándose en algunas viñetas a una cuestión de vestimenta. Con todo el cómic es una buena aproximación al personaje del caudillo ruso para todos aquellos que no se atrevan con la película de 1938, eso sin olvidar que aquella era un encargo de la Rusia de Stalin, y éste es un cómic nacido en la América de Obama.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario