EL UNIFICADOR

ALFREDO EL GRANDE

Título Original: Alfred The Great

Año:1969

País: Inglaterra

Duración: 122 min.

Dirección: Clive Donner

Reparto: David Hemmings, Michael York, Prunella Ransome, Colin Blakely, Peter Vaughan, Alan Dobie.

Marco Temporal: 871-878

Marco Espacial: Inglaterra



Inglaterra aún no es un territorio unificado, se encuentra dividida en varios reinos independientes. Uno de los más poderosos es Wessex. Alfredo es el hermano del rey de Wessex. En el año 871 tiene 22 años, sólo le interesa dedicarse al sacerdocio, pero entonces los daneses invaden el reino, y son reclamados sus servicios. Ethelred, su hermano y rey, reconoce su incapacidad para dirigir los ejércitos. El príncipe Alfredo accede a regañadientes a ponerse al frente de las tropas para frenar el avance enemigo.

"Alfredo el Grande" nos relata un período de la vida del que se considera el primer rey de Inglaterra. El film comienza poco antes de que este acceda al trono en el 871, y finaliza con la victoria sobre los daneses en el año 878. La profunda religiosidad del rey, sus dudas, la turbulenta relación con su esposa,  se reflejan en un interesante film, que hace un buen retrato del protagonista. Un retrato plagado de matices, bien construido en su psicología, y no siempre laudatorio. El rey, la reina, incluso Guthrum, el rey danés, son seres humanos complicados, con reacciones complejas. El triángulo amoroso, construido con un cierto toque de sadomasoquismo, hace creíbles a los personajes. Por ello la película se aleja de los clichés habituales del cine épico americano, y el toque británico se deja notar en toda la cinta. Al margen de esto, hay batallas, y luchas épicas, como la del magnífico final.

White Horse. Uffington. Edad del Bronce.
Clive Donner es elegido como director por los productores para darle un toque diferente a la película. No querían que fuera una copia de films históricos hechos anteriormente, y buscaban una visión nueva, refrescante, diferente, así que contratan a alguien cuyo primer film había sido una comedia, y Donner hace un film histórico diferente, que marcará estilo, aunque hoy sea casi desconocido para muchos. Se va a rodar a Irlanda, donde intenta recrear con fidelidad la Inglaterra del siglo IX, e incluso reconstruye en la zona monumentos del entorno histórico, como el caballo blanco de Uffington. Los actores realizan una labor muy destacada, y el protagonista, David Hemmings, borda el papel del rey, a quien da el contra punto un joven Michael York que comenzaba lo que luego sería una exitosa carrera. Un director inspirado y motivado, unos actores notables, y un excelente guión, se unen para dar una buena película aunque injustamente olvidada.

Si al visionado del film le añadimos la lectura de la interesante saga escrita por Bernard Cornwell titulada "Sajones, vikingos y normandos", nos haremos con una visión del período y lugar, amena, divertida, y muy didáctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario