EL VUELO DE FRANCO

DRAGON RAPIDE


Título Original: Dragon Rapide

Año: 1986

País: España

Duración: 96 min.

Dirección: Jaime Camino

Reparto: Juan Diego, Vicky Peña, Manuel de Blas, Pedro Díaz del Corral, Francisco Casares, Santiago Ramos, Laura García Lorca.

Marco Temporal: 1936

Marco Espacial: España

El 4 de julio de 1936 en Madrid, un joven, Paco, escucha escondido una conversación entre dos hombres, uno de ellos militar. De sus palabras se deduce que se prepara una conspiración. En Biarritz y Londres un grupo de civiles y militares intentan hacerse con un avión que traslade al general Franco desde Canarias. Cuando el joven aprendiz de periodista intenta comunicar a la policía lo escuchado para prevenir el posible golpe de Estado, no se le toma demasiado en serio. Mientras tanto en Madrid el General Mola pone en marcha los preparativos para un alzamiento militar.

La película de Camino quiere seguir paso a paso el levantamiento militar de 1936 desde el 4 de julio hasta el día 18, momento en que comenzó la Guerra Civil española. Para ello sigue los pasos de los generales que planearon el Golpe de Estado, y los principales protagonistas de los hechos, Mola en Madrid, Franco en Canarias; así como a los encargados de conseguir el avión que trasladará a Franco, y que da título a la película.

Con mezcla de ficción y un acercamiento próximo al documental, la película no convenció ni a propios ni a ajenos. Para los conservadores el film ridiculizaba a personajes como Mola y Franco, reducidos en algunos casos a puros fantoches, exagerando el papel de Carmen Polo, y cometiendo inexactitudes históricas o elipsis fundamentales para entender la historia. Para la progresía izquierdista que gobernaba y subvencionó el film, eran los tiempos del felipismo, la película se quedaba corta, resultaba demasiado fría y documentalista. Así que el público español en general no dio el apoyo a una película que sin ser mala pagó la coyuntura en la que se estrenó.

A "Dragón Rapide" le sobran efectivamente cosas, algunas escenas de Franco rozan lo esperpéntico; la música, como casi siempre, es nefasta, y el personaje del periodista no acaba de cuajar, cuando podía haber sido la clave para acercar los hechos al público.

Pero igual que el film no salió redondo, la documentación, ambientación, y en general la exposición de los hechos históricos es bastante correcta e ilustra con bastante fidelidad el desarrollo de los acontecimientos. Claro que al acercarnos a una narrativa de documental, con muchos personajes que aparecen y desaparecen de la pantalla, sin llegar a conocerlos, o saber que pintan en la película, es difícil seguir la narración sin llegar a desinteresarse por lo que ocurre. Como película que ilustra el principio de la Guerrra Civil, "Dragón Rapide", cumple, pero en el apartado de entretenimiento cojea, quizás por el afán del director de contemporizar con unos y con otros. Películas más cargadas ideológicamente como "Sin novedad en el Alcazar", o "Tierra y Libertad", por poner dos casos antagónicos, rechinarán a muchos, pero cinematográficamente son infinitamente más entretenidas.

"Dragon Rapide" podrá dar lecciones de Historia, pero a más de uno le resultará algo fría y aburrida. Viéndola con un cierto distanciamiento, la película es un producto típico de su época, y creo yo, que al menos un intento honrado de acercarse desde el cine a un tema, la Guerra Civil española, que aún hoy levanta ampollas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario