TESTIGO DEL FINAL DE UNA ÉPOCA

JUAN EL PEREGRINO


Título Original: Nuori Johannes


Autor: Mika Waltari


Año de Publicación: 1979


País: Finlandia


Marco Temporal: 1435-1452


Marco Espacial: Europa


Un joven de diecisiete años, sin origen, sin nombre, vagabundea sin un destino hasta que se encuentra con una cortesana, Dorotea. Cuando el joven observa como ella se baña mojando un libro sin ningún respeto, no puede evitar intervenir para reprochárselo. La mujer encandilada por el joven lo toma bajo su protección  a pesar del rechazo de éste a sus acercamientos.  Finalmente Dorotea lo bautiza como Juan el Peregrino, y le encuentra un empleo en Basilea. Es el año de 1437, y la ciudad suiza acoge el decimoséptimo concilio ecuménico que pretende solventar de una vez por todas las diferencias surgidas en el seno de la Iglesia católica. Juan el Peregrino entra al servicio del cardenal Cesarini, el hombre que preside el polémico concilio.

El nombre que le ha otorgado la cortesana al personaje, resultará profético, Basilea sólo será el primer lugar del peregrinaje del inquieto muchacho. Los viajes del hombre sin origen por toda Europa, le permiten al escritor mostrarnos el final de la Edad Media en Europa, y las bases que cimentarán el nacimiento de la Edad Moderna. Teólogos, poetas, escritores, etc, toda la intelectualidad del momento desfilan por las páginas de la novela. Pero mientras la Europa cristiana se pierde en disensiones teológicas, el imparable avance del islam de manos del imperio Otomano va a cambiar la relación de poderes en el Mediterráneo.

"Ya en el barco, los venecianos me habían enseñado que el mar de Grecia era el mar del odio. Los turcos dominaban el Asia Menor en el este y a Bulgaria, Macedonia y Resalia en el oeste. Como último residuo del poder de Bizancio, los hermanos del emperador reinaban como unos déspotas en Morea, discutiendo entre sí e incluso aliándose con los turcos para promover sus ansías de poder. el hermano del emperador Demetrio, había estado al lado del sultán Murad en el sitio de Constantinopla. Venecia y Génova habían invadido islas y fundado en las mismas puestos de comercio, compitiendo entre sí y odiándose. El déspota de Serbia pagaba impuestos al sultán, al igual que el de Albania. Venecia había invadido las costas de Dalmacia en su guerra contra el emperador de Alemania. Como últimos residuos del imperio latino fundado por los cruzados, algunos descendientes de condes y barones galos intentaban conservar sus islas. Aquí reinaba el odio de todos contra todos. Los cristianos odiaban a los musulmanes y los musulmanes a los cristianos. Los cristianos católicos odiaban a los de la religión griega, y los ortodoxos, a los católicos. Los campesinos pobres odiaban a sus señores y los nobles se odiaban entre sí"

El finlandés traza una obra compleja, bien escrita, pero de lectura difícil. La novela se aleja de los terrenos de la acción, o de historias personales, amorosas o no, para explorar el mundo de las ideas, de los debates teológicos, de las diferentes maneras de entender la religión, y lo que ello conlleva en una agonizante sociedad cuyo sistema no da más de sí. Los estertores de la Edad Media, y toda una forma de vivir, están a punto de terminarse, y la narración de Waltari discurre por esos caminos. Papas, sultanes o emperadores son los compañeros del viaje vital del peregrino. Pero la historia de Juan el Peregrino no termina, y su deambular lo lleva frente a Constantinopla en el año 1453 acompañando al sultán Mehmed II. Una segunda parte de la historia de Juan el Peregrino la tendremos en "El sitio de Constantinopla", la novela que continua y finaliza las aventuras del viajero protagonista, y que también ha sido titulada "El ángel sombrío". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario