LA CAÍDA DE CONSTANTINOPLA

EL ÁNGEL SOMBRÍO


Título Original: Johannes Angelos


Autor: Mika Waltari


Año de Publicación: 1952


País: Finlandia


Marco Temporal: 1452-1453


Marco Espacial: Bizancio


Es el año de 1453, Constantinopla está sitiada por el ejército turco. Juan el Peregrino ahora es conocido como Juan Angelos, ha conseguido escapar de las manos del sultán Mehmed II, y se ha refugiado en la ciudad cristiana. Sin embargo muchos desconfían de sus intenciones, pues para ellos no es más que un espía del sultán. Pero Juan se ha enamorado de una misteriosa joven que le obsesiona mucho más que el ataque de los turcos.

Mika Waltari continua narrando las aventuras de su particular héroe, Juan Angelos o Juan el Peregrino. Si en la anterior novela Juan se desplazaba por media Europa asistiendo a discusiones teológicas y debates metafísicos, cayendo en brazos de distintas mujeres sin amar a ninguna a lo largo de varios años; en esta ocasión el personaje se mantiene en un único lugar, Constantinopla, ama con locura a una sola mujer, y todo en menos de seis meses.

La acción de la novela arranca en diciembre de 1452 y finaliza en mayo de 1453. El trasfondo histórico es el sitio de Constantinopla por las tropas turcas de Mehmed II. Frente al asedio otomano los bizantinos con Constantino XI como emperador y sus aliados hacen frente a los últimos días del Imperio Romano de Oriente. En medio de los bombardeos, las alianzas, las intrigas, se mueve el enigmático personaje de Waltari, del que poco a poco vamos descubriendo sus secretos.

Con una precisión casi milimétrica el novelista finlandés nos va relatando día a día el avance del sitio de la capital bizantina. Si en la primera parte asistíamos a un mundo en decadencia, al choque de ideologías opuestas, "El Ángel sombrío" es una novela más centrada en los hechos, las acciones que llevan al fin del Imperio bizantino, y con él para muchos también al fin de la Edad Media.  La historia de amor entre el protagonista y la dama misteriosa ocupa una buena parte de la trama, que alterna el avance de sus amores, el descubrimiento de sus secretos, con los pasos del ejército turco para hacerse con la ciudad.

La obra es de lectura más fácil que "Juan el peregrino". A veces ambas han sido presentadas como una sola novela, incluso ésta se reeditó sin censuras con el título de "El sitio de Constantinopla", pues se afirmaba que la primera edición habría sufrido recortes. Ahora la acción domina la novela sobre todo en su última parte, y los eternos debates y las permanentes dudas de la precuela dejan paso a los combates y el drama.

Se podía distinguir ya un hilo negro de uno blanco, y al extinguirse la noche pudimos apreciar los altos gorros blancos de fieltro de los jenízaros, los cuales se hallaban en bien formadas filas enfrente, al otro lado del foso. En compañías de mil hombres, una tras otra, los hombres esperaban en silencio la orden de ataque. Se podía divisar al propio sultán Mohamed a la cabeza de ellos, y portador de su martillo de hierro, insignia de mando.

Con toda diligencia, apuntamos culebrinas y arcabuces hacia él, disparando; pero fallamos el blanco. Varios jenízaros cayeron en torno suyo, mas las filas permanecieron inmóviles. Hombres de refresco se adelantaron para cubrir las bajas, y yo sabía cuánto les alegraba el honor de pasar a la fila inmediata anterior, a la vista del Sultán; una posición que no habrían alcanzado ni por edad ni por duración de servicio. Los tsaushes de verde ropaje se situaron prestamente entre nosotros y el Sultán, para escudarlo con sus cuerpos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario