LA COMEDIA DEL ARTE

LA FERIA DE LOS SANTOS


Título Original: Carnival of Saints


Autor: George Herman


Año de Publicación: 1993


País: Estados Unidos


Marco Temporal: 1502-1503


Marco Espacial: Italia


Principos del siglo XVI. Aosta. Una joven intenta atraer público con su desmañado baile. Un mendigo vestido con harapos multicolores lo observa todo con ojo atento. Un padre y un hijo, de oficio cortabolsas, pretenden desvalijar a los incautos en la plaza del pueblo, pero las cosas no salen como estaba previsto. La torpe bailarina de nombre Colombina es abordada por el estrambótico vagabundo, que decide adoptar el nombre de Arlequín.

"La Feria de los Santos" es una novela con la estructura típica de una "road movie" americana. Una narración en la que varios personajes realizan un viaje juntos en el que encuentran nuevos compañeros, o pierden algunos por el camino, visitan diferentes lugares, y se enfrentan a situaciones variadas que el mismo viaje pone en su camino, mientras se descubren a sí mismos. Con este presupuesto inicial parte una extraña novela ambientada en la Italia del Renacimiento, donde personajes como Cesar Borgia o Leonardo  da Vinci,  se cruzan con los estrafalarios personajes que han formado un abigarrado grupo de compañeros de viaje. 

El autor hace una peculiar interpretación de lo que él supone podría haber sido el origen de la llamada comedia del arte y sus personajes: Arlequín, Colombina, Pantaleone, il Dottore, il Capitano...Los protagonistas en una huida de sus anteriores vidas acaban unidos por la necesidad y forman una especie de familia, donde a pesar de las filias o fobias todos se protegen entre sí.  Las intrigas de los Borgia, la invasión francesa de Italia, y los distintos avatares históricos de la Italia de principios del siglo XVI, ponen el marco histórico en el que se desarrolla la historia, que transcurre en los primeros años del siglo hasta el ascenso del nuevo papa Julio II en 1503. Con tales personajes y en tales situaciones la mordaz crítica no puede faltar, y el autor entre broma y broma se permite deslizar alguna que otra perla, así un joven desencantado con el mundo y la sociedad que le ha tocado vivir le recrimina a un adulto que éste le recomiende ser honrado: 

"¿Por qué?- se quejó Pantalone - Los curas venden indulgencias. Los cardenales venden dispensas. El papa vende birretas de cardenal. Los padres venden a sus hijas. Las esposas venden sus favores. Los mercaderes venden artículos podridos y servicios innecesarios. Los mercenarios venden su sangre y su habilidad, pero debajo de todo ello, toda esa gente engaña a alguien. Todo el mundo miente y engaña y hace promesas que no piensa cumplir y roba lo que puede de quien sea lo bastante estúpido como para dejarse engañar..."

 A lo que el adulto, representado por Arlequín, le  responde:

"...¡Escucha chico! Si tienes que confiar en alguien en la vida, no sería mala idea que confiaras en un cura pobre...o en un médico pobre...o en un maestro pobre. La pobreza de estas personas es el testimonio de su entrega y su creencia en los principios más nobles de sus profesiones respectivas. Y podría añadir que son profesiones que de forma fácil y natural llevan a los senderos de la codicia, la arrogancia y la hipocresía." 

En definitiva la obra del americano Herman está llena de momentos divertidos, donde la aventura se mezcla con la comedia y nos regala una narración fluida bastante más ligera que el camino que recorren los protagonistas desde Aosta en el norte de Italia hasta Nápoles en el sur. Si bien es cierto que el autor más preocupado por los variopintos personajes, sus peculiaridades, y sus historias, descuida el entorno y a veces el contexto histórico. Los protagonistas pasan por las ciudades casi sin percatarnos de donde están (sólo los mapas ayudan), y los acontecimientos aunque se cuenten por terceras personas parecen a veces ajenos a los héroes, que viven su propia odisea por la ruta 66, perdón por los caminos italianos.  

Y por si alguien tiene duda de lo variado de los protagonistas, la extraña mezcla de personajes y motivaciones que se juntan como compañeros de viaje, ahí les dejo otro fragmento donde resume los integrantes de la peculiar troupe:

"Formaban ahora la compañía un misterioso vagabundo que tal vez había sido mercenario suizo o no; una bailarina frustrada que se creía la personificación de la Gran Madre Tierra; una puta ocasional que se pasaba la mayor parte del tiempo tratando de educarse y poner fin a su relación física con Pantalone; una bonita proveedora de pornografía...al menos a ojos de los hipócritas; un pintor incompetente que poseía el don de curar; un embustero y ladrón ambicioso e imaginativo que a veces hacía juegos malabares; su lascivo hijo bastardo, siempre en busca de la experiencia sexual definitiva; un guerrero caído en desgracia que montaba un caballo robado y poseía armas modernas; y el joven más guapo de Italia, que acababa de robar a su propio padre.

La comunión de santos descarriados estaba completa."

No hay comentarios:

Publicar un comentario