MÁRTIR POR UNA BANDERA

PROCESO A MARIANA PINEDA


Título Original: Proceso a Mariana Pineda


Año: 1984


Nº de Episodios: 5 (300 min.)


País: España


Director: Rafael Moreno Alba


Reparto: Pepa Flores, Germán Cobos, Juanjo Puigcorbé, Carlos Larrañaga, Rafael Alonso, Tony Isbert, Manuel Galiana, Enrique San Francisco. 

Durante el reinado de Fernando VII en España en 1830, la viuda granadina Mariana de Pineda mantiene correspondencia y tratos con los políticos liberales en plena represión absolutista. Las amistades peligrosas de la bella viuda no pasan desapercibidos para el alcalde del crimen Pedrosa, quien además siente un interés personal por Marianeda. La viuda y sus hijos son sometidos a una estrecha vigilancia sin que ello altere en apariencia su rutina diaria.

Basada en los últimos días de la vida de Mariana Pineda entre 1830 y 1831, su implicación en la política  liberal opuesta al absolutismo de Fernando VII, su detención y juicio; los guionistas de la serie además de utilizar la obra teatral de García Lorca como base, completaron la narración con diversos documentos y las actas del juicio. La serie cuenta con excesivo detalle los pormenores del acoso y posterior detención por estar en posesión de una bandera liberal, de esta figura mártir político del liberalismo español.

La actriz elegida en el momento para protagonizar la serie encarnando a Mariana Pineda fue Pepa Flores, antes conocida como Marisol. En la época se consideró todo un acierto la elección,  pues la anterior niña prodigio del franquismo se había reconvertido en una adulta musa de la nueva izquierda. Hoy con los años y la distancia la actuación de la protagonista es justamente lo que más rechina, y Pepa Flores está encorsetada y poco natural, tal vez intentando separarse definitivamente de la imagen de niña risueña, espontánea y cantarina de sus años infantiles. Afortunadamente son como siempre los secundarios quien ponen el magnífico contrapunto a la digamos rígida interpretación de la protagonista, Germán Cobos, Manuel Galiana, llenan la pantalla con sus intervenciones. 

Aunque se vendió la serie como una serie de aventuras con malos y buenos, la realidad es que le pesa el origen teatral, y el excesivo uso del discurso político. De hecho las principales críticas se centran en su excesiva duración, y eso cuando estamos acostumbrados a tragarnos series con muchas temporadas y con más de 20 episodios por temporada; pero es que en "Proceso a Mariana Pineda" no supieron estructurar bien los tiempos, se centraron demasiado en una actriz que no lo dio todo, y olvidaron contextualizar más el guión, repartir el protagonismo, y acortar los discursos y tiempos muertos en favor de algo más de acción. Cargaron las tintas en un supuesto didactismo y olvidaron en ocasiones el entretenimiento. Pero al final está Germán Cobos para hacer de malo y rescatar la función.

"Mariana Pineda" es una buena serie, pero lo es para los amantes de la Historia, sobre todo en sus aspectos políticos, o por los que adoren los dramas judiciales, e incluso para algún fan despistado de Marisol, perdón Pepa Flores; pero es de difícil visionado para las nuevas generaciones poco acostumbradas a la morosidad de su ritmo narrativo.

Os dejo un video que se colgó en la red como ejemplo de definición de lo que es un liberal, y en donde se puede apreciar todo lo bueno y malo de la producción; lo cuidado de la ambientación y el vestuario, el interesante guión, las notables actuaciones de los secundarios, y el enorme contraste entre la actuación de Germán Cobos y Pepa Flores.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario