SOBREVIVIR EN ALASKA

MADRE TIERRA, PADRE CIELO



Título Original: Mother Earth Father Sky



Autor: Sue Harrison



Año de Publicación: 1990



País: Estados Unidos




Verano 7056 a.C. Islas Aleutianas. La joven Chagak espera el regreso de los cazadores al poblado. La caza ha sido fructífera, y pronto las mujeres se dedican a preparar las presas capturadas. Al día siguiente Chagak se aleja del poblado para recoger frambuesas. Cuando regresa, desde una colina presencia el ataque y destrucción de las viviendas por unos desconocidos invasores. Toda su gente es masacrada ante sus atónitos ojos. Chagak está sola en un medio hostil, donde pertenecer a un clan garantiza tu supervivencia. Ahora deberá sobrevivir sin ayuda, y con temor a que los enemigos regresen.

"Madre Tierra Padre Cielo" es el principio de otra trilogía ambientada en la Prehistoria - ¡Es que ya nadie hace novelas únicas!- La trilogía, que toma el nombre de "Tallador de marfil", se ambienta en torno a 7000 antes de Cristo en las tierras de Alaska, más bien en las islas aledañas. Para ésta su primera novela la autora, graduada en lengua y literatura inglesas, se documentó durante nueve años sobre las costumbres, usos y lenguaje de los primitivos pobladores del norte de América. Sus investigaciones dieron como fruto varias novelas de parecida temática de las cuales ésta es su primer éxito.

El libro sigue las aventuras de la joven Chagak intentando sobrevivir en un medio duro, y en medio de la siempre persistente amenaza de unos enemigos desconocidos. El encuentro primero con un anciano, y luego con los restos de otra tribu, le darán nuevas oportunidades a la vez que la enfrentan a nuevos peligros.

La novela es bastante fácil de leer, entretenida, y sin excesivas complicaciones. Los nueve años de investigación de la buena mujer no es que se noten mucho, pero al menos lo que cuenta no desentona, y lo hace bastante creíble. Si en lugar de decirnos que transcurre en el 7000 nos hubieran dicho que era hace unos años en un aislado pueblo esquimal, hubiera colado igual, vamos que no se nota demasiado que estamos en los lejanos tiempos de la Prehistoria, pero eso más que un defecto de la escritora, es un problema de contexto, pues el pueblo esquimal varió sus costumbres ancestrales sólo cuando entró en contacto con el hombre blanco. El libro es una lectura ligera sin demasiadas pretensiones, y en ese aspecto cumple, pues la verdad es que no te aburres. Buena lectura para un verano caluroso. Mientras te achicharras en alguna playa semicontaminada, puedes recrearte con las aventuras de la protagonista en tierras más fresquitas en aguas frías y puras, con un medioambiente aún en estado casi virgen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario