UN HOMBRE LOBO CALDEO EN BABILONIA

Nabucodonosor. W. Blake. 1795.Tate Gallery

LA LOCURA DEL REY DE BABILONIA

Nabucodonosor II (630-562 a.C.) fue un rey de Babilonia perteneciente a la dinastía caldea. Su reinado abarcó desde el 605 al 562 a.C. Posiblemente se trate del rey babilónico más conocido, aunque sólo sea por la construcción de los jardines colgantes de Babilonia. Como conquistador de Judá y Jerusalén es mencionado también en la Biblia.

El rey de Babilonia fue un monarca posiblemente religioso, que construyó y restauró numerosos templos. Tampoco olvidó realizar todo tipo de obras civiles: murallas, puertos, palacios, y los famosos jardines. Nabucodonosor también destaca como guerrero derrotando a cimerios y escitas, frenando a los egipcios, y conquistando territorios en la zona de Palestina.

Salida de los prisioneros.J. Tissot. 1896-1902. M. Judío N. York
La Biblia, sobre todo en el libro de Daniel, menciona al rey babilonio, sus sueños interpretados por el profeta Daniel, o el episodio del horno, cuando arrojó vivos a un horno ardiente a tres judíos que salieron ilesos del mismo

Pero todo esto con ser muy interesante no es lo que nos ocupa hoy. Hoy nos interesan los años perdidos de Nabucodonosor (aunque algunos dicen que fueron de Nabónido). Durante unos siete años, entre el 582 al 575 a.C, el rey desaparece del mapa, los escritos no recogen ninguna actividad por parte del monarca, y literalmente está desaparecido. ¿Qué hizo el poderoso rey en esos años de vacío? ¿Tomarse unas largas vacaciones cazando elefantes? (¡ah, no ese era otro rey!) Pues ni más ni menos que vagar por los montes convertido en un hombre lobo.

Durante más de 40 años el rey había gobernado sus extensos dominios con mano de hierro, pero superados los 60 años de edad, el monarca empezó a dar señales de deterioro mental. Se volvió huraño y solitario, dejó de lavarse o asearse, no se cortaba el pelo, y poco a poco sus facciones fueron adquiriendo un aspecto ausente y embrutecido.

Los síntomas que empieza a mostrar el monarca pueden obedecer a un estado depresivo, o tal vez como han especulado algunos estudiosos a un principio de demencia senil. Por supuesto la Biblia consideró que el rey sufría el castigo divino: "...llegaron a crecerle los cabellos como plumas de águila, y las uñas como las de las aves de rapiña."

Los desvaríos del rey aumentan y ya no se pueden ocultar. Si su aseo personal ya dejaba mucho que desear, ahora directamente vivía en medio de su inmundicia, se juntaba con los animales y el ganado, y comía hierba. De ahí a corretear desnudo a cuatro patas, y sentirse lobo no pasó mucho tiempo.

La tradición en Mesopotamia exigía que los locos, como portadores del espíritu de un muerto, fueran expulsados de la ciudad.  Sabiendo que fuera de la ciudad sin protección de las leyes podían ser asesinados por cualquiera, los orates tenían que sobrevivir como pudieran, lo que a menudo implicaba el ataque a ganados o viandantes desprevenidos. Así nació la leyenda de los hombres lobo.

La licantropía es sin embargo una enfermedad reconocida por la psiquiatría moderna. El paciente se cree que es o puede transformarse en un animal. ¿Fue ese el caso de Nabucodonosor? Algunos estudiosos opinan que sí, mientras otras creen más bien que estaríamos ante un caso de demencia degenerativa con perdida progresiva de la razón y conducta regresiva.

¿Que ocurrió con el rey en sus estados más avanzados de locura? ¿Fue arrojado de la ciudad como cualquier loco de la época? Se sospecha que durante 7 años gobernó su hijo en su lugar sin tomar el nombre de rey, esperando tal vez la curación del rey, quizás ocultando a los enemigos la deteriorada condición del monarca. Mientras tanto Nabucodonosor correteaba desnudo y a 4 patas por los bosques, persiguiendo al ganado, pastando,  asustando a las gentes que le salían al paso, y aullando a la Luna. "Te arrojarán de en medio de los hombres, morarás con las bestias del campo y te darán a comer hierba, como a los bueyes..."

Matar al rey y asegurar la sucesión con su hijo, Evilmerodac, no era una opción. La creencia, muy difundida en la Antigüedad, de que matar a un loco podía provocar que el espíritu que lo habitaba pasara a ti, no dejaba muchas opciones: el encierro, y la más común, el alejamiento o destierro del afectado a zonas salvajes lejos de la civilización, y a esperar que la naturaleza siguiera su curso, mientras alguno oraba a los dioses para que algún lobo de verdad se comiera al molesto rey. En un primer momento Nabucodonosor estuvo encadenado, pero su locura debió de llegar a tal punto que optaron por soltarlo.

Durante 7 largos años las bestias fueron las compañeras del rey, la enmarañada foresta su palacio, y el frío y el calor extremo así como la lluvia las condiciones a la que se vio sometido el desdichado gobernante. Sorprendentemente tras ese lapso el rey se recuperó, y volvió a ocupar el trono hasta el momento de su muerte 13 años más tarde. La milagrosa recuperación de Nabucodonosor hace pensar mas que en una demencia senil en algún tipo de psicosis depresiva, o efectivamente un episodio de zoantropía en su forma más reconocida de licantropía. Sin embargo las especulaciones en torno a la enfermedad del rey siguieron a lo largo de los siglos, pasando de afirmarse que sufrió un caso de hipocondría monomaníaca, hasta un episodio de porfiria. El psicólogo americano Henry Gleitman llegó a afirmar que posiblemente el rey sufría una demencia paralítica observada en pacientes con un grado avanzado de sífilis.  

La locura de Nabucodonosor le convirtió en un personaje semilegendario sacándolo de las paginas de la Historia para llevarlo más allá. La opera de Verdi, "Nabucco", relata su relación con los judios, y precisamente en la Parte 2 escena segunda, el rey exclama aquello de: ¡Non son piu re, son dio! ¡No soy un rey, soy un dios!. Causa, según la Biblia, del inmediato castigo divino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario