LA LLEGADA DE LOS CAMPANIFORMES

EL SOL DE LOS MUERTOS


Título Original: Le Soleil  des Morts



Guionista: Houot



Dibujante: Houot



Año de Publicación: 1992



País: Francia

2500 a.C. en un valle alpino a orillas del Rodano, dos muchachas recogen caña, Aurora, la hija del jefe, y su amiga Ancelune. Un pastor toca la flauta en la otra orilla mientras las contempla. Las muchachas se alejan temerosas, han reconocido en el extraño a un miembro de un pueblo recién llegado, y han aprendido a desconfiar de los desconocidos.

El cómic de Houot cuenta la historia de un clan neolítico y sus aliados  y sus reacciones ante la llegada de un nuevo clan que traen consigo nuevas costumbres y usos, pero que carecen de mujeres suficientes para garantizar su supervivencia. El nuevo clan representa la llegada a la zona de la "Cultura campaniforme" que choca con una cultura muy apegada al culto a los ancestros y a la tradición.

Las estelas de Petit Chasseur. Suiza
El historietista vuelve a sorprender con un cómic sobre la Prehistoria, pero esta vez se trae un amigo, pues recurre a la colaboración de un arqueólogo y prehistoriador suizo, Alain Gallay. La necrópolis megálitica de Petit Chasseur excavada por Gallay sirve de inspiración y marco para la historieta. Para muchos el resultado es el mejor cómic escrito sobre la Prehistoria. Houot añade una pieza más a su serie sobre la Prehistoria titulada "Crónicas de la noche de los tiempos", del que ya hemos analizado alguno de sus otros volúmenes que se pueden leer de forma independiente.

Es cierto que Houot está inspirado en cuanto al reflejo de usos y costumbres de los pueblos retratados, así el cómic se convierte en un elemento didáctico de primer orden. La cultura megalítica, y la cultura campaniforme son contrastadas y presentadas al lector con el absoluto rigor que da el tener detrás a un experto. "El sol de los muertos" es pues un excelente material didáctico para la enseñanza de la Prehistoría.

Sin embargo "El sol de los muertos" no es de los mejores trabajos del mismo historietista, que se limita a reinventar el conocido mito de las sabinas en un supuesto canto a la integración entre los pueblos. Como cómic de aventuras tampoco funciona excesivamente bien, y ni la historia ni el dibujo acaban de llenar del todo, salvo cuando se retratan las estelas megalíticas. Con todo si bien me parece exagerado decir que es el mejor cómic sobre la Prehistoria, tampoco es que abunden tanto éstos como para negarle un merecido destacado lugar entre las historietas dedicadas a tan lejanos tiempos. Al menos a mi me sirvió para descubrir la necrópolis de Petit Chasseur en Sion (Suiza).

No hay comentarios:

Publicar un comentario