SANTOS Y EMPERADORES

A.D. ANNO DOMINI

Título Original: A. D. Anno Domini

Año: 1985

Nº de Episodios: 12

País: Inglaterra

Dirección: Stuart Cooper

Reparto: Neil Dickson, Cecil Humphreys, Amanda Pays, Diane Venora, Dennis Quilley, Phillip Sayer, James Mason, John McEnery, Richard Kiley.

Marco Temporal: 33-62

Marco Espacial: Imperio Romano. Palestina


Palestina siglo I, dos judíos abandonan Jerusalén después de haber observado como los soldados romanos desmontaban los patíbulos donde habían castigado a sus compatriotas. En el camino a Emaus vuelven a contemplar nuevas pruebas del poder y la dominación romana al cruzarse con un grupo de presos judíos escoltados por legionarios; luego se les une otro viajero. Mientras Caleb un joven judío hostiga con su honda a las tropas romanas en un fútil intento de demostrar su rebeldía.

El escritor Anthony Burguess colaboró en el guión de esta magnífica serie, que parcialmente adaptó su novela "El reinado de los réprobos". La historia que se cuenta se estructura en base a tres narraciones que se entrecruzan: La vida de los primeros santos cristianos, sobre todo de San Pedro y San Pablo, para lo cual se adapta bastante fielmente "Los Hechos de los Apostóles". Los acontecimientos políticos en Roma, las intrigas, y los principales acontecimientos relacionados con los emperadores de la dinastía Julio Claudia desde Tiberio a Nerón pasando por Calígula y Claudio, para lo cual se utiliza como fuente principal la obra de Suetonio "Los 12 Césares".  Finalmente las aventuras de una serie de personajes de ficción: Caleb, Sara y Julio Valerio, cuyas vidas se entrecruzan con las de los personajes históricos y así se convierten en observadores y a veces protagonistas indirectos de los acontecimientos más importantes de su época.

El plantel de actores internacionales elegido para representar a los distintos personajes que configuran este enorme mosaico histórico es absolutamente espectacular: James Mason como Tiberio, Ava Gardner como Agripina, Fernando Rey como Séneca, Susan Sarandon como Livila, o Anthony Andrews como un convincente Nerón, son algunos de los ejemplos de lo que nos vamos a encontrar a lo largo de los capítulos.  
La serie al reflejar muchos de los acontecimientos relacionados con la vida de los primeros santos del cristianismo tiene un alto contenido religioso, aunque el elemento histórico está siempre presente por la contrapartida que se ofrece de la vida en la corrupta Roma. En cualquier caso deben abstenerse de su visionado integristas musulmanes y ateos recalcitrantes so pena de sufrir una severa embolia. Para creyentes e interesados en la historia y la religión la serie es una auténtica gozada, bien interpretada, magníficamente realizada, y espectacularmente guionizada; sólo se le puede reprochar que no fuera más allá de Nerón, y no se decidieran, como parece que estaba previsto, a realizar una continuación.

Dejo la intro para que podáis escuchar la estupenda música que acompañó a la narración, y veáis también la galería de actores que pusieron cara a los personajes.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario