EL GAFE

Robert Lincoln en 1865
ROBERT TODD LINCOLN

Robert Todd Lincoln nació en 1843 en Sprinfield, población del estado de Illinois en los Estados Unidos de América. Fue un abogado y político americano que además era hijo del bienamado presidente Lincoln. Pero hoy hablamos de él no por ninguna de estas cosas, sino por una especial característica del bueno del hombre: Era gafe. Vale, es cierto, eso son supersticiones, los gafes y la mala suerte no existen, y al fin y al cabo a Robert Lincoln las cosas no le fueron tan mal.

Edwin Booth como Hamlet
En 1865 Robert iba a tomar un tren hacia Washington DC desde Jersey City. La estación estaba llena de gente que esperaba subirse a los trenes, y el joven hacia cola en el andén para conseguir un billete en el coche cama. La aglomeración aumenta, y comienzan los empujones y codazos. De pronto el joven Lincoln siente un empujón, y su pie resbala y comienza a caer hacia las vías en el mismo momento en que el tren se desplaza por ellas. En cuestión de segundos su vida terminará por un fatal accidente, pero entonces una fuerte mano le sujeta por el cuello del abrigo y le empuja hacia arriba salvándole de una muerte segura. El buen samaritano es un conocido actor de teatro, Edwin Booth que se encontraba en la ciudad interpretando obras de Shakespeare. 

Abraham Lincoln.
Unos meses después, el 14 de abril, su padre, el entonces presidente de la nación, recibe al general Grant y su esposa. Los dos hombres discuten temas sobre la reconstrucción de la nación. Lincoln invita al general a acudir al teatro esa tarde. Los dos matrimonios deciden ir a ver una comedia musical al teatro Ford. Robert, que seguramente hubiera acompañado a sus padres, no acude al teatro alegando estar cansado. Finalmente los Grant en el último minuto declinan la invitación y regresan a Filadelfia. El matrimonio Lincoln va a la función, y el presidente cuando se encuentra en su palco recibe un tiro en la cabeza de un actor llamado John Wilkes Booth, un fanático simpatizante de la confederación y de la esclavitud, que además era el hermano del hombre que había salvado la vida al hijo de Lincoln. El hermano del asesino presidencial, Edwin era un firme partidario de la abolición y del presiente Lincoln, pero de nada le valió, el magnicidio cometido por su hermano terminó con su carrera, se retiró del teatro, y cuando decidió volver, lo hizo comprando su propio teatro, ya que nadie lo contrataba. El teatro quebró. Empezaba a ser peligroso acercarse demasiado a Robert. 

El matrimonio Lincoln había tenido 4 hijos: Robert,  Eddie (muerto a los 4 años en 1850), Willie (muerto a los 12 años en 1862), y Tad (muerto a los 18 años en 1871). Sólo el mayor, Robert ,sobrevivió a su madre, Mary Todd (fallecida en 1882). Pero Robert viendo como su madre despilfarraba la herencia paterna en un comportamiento cada vez más excéntrico, la internó en un psiquiátrico y le retiró la capacidad legal en 1875. Aunque sólo estuvo ingresada 3 meses jamás perdonó a Robert.

James A. Gardfield
Mientras Robert Lincoln se ha convertido en un abogado de prestigio, su carrera va en ascenso, y aunque ha rechazado algunos puestos políticos importantes, finalmente entra en el gabinete del presidente James A Gardfield. Es el año de 1881, Robet Todd ocupa el puesto de Secretario de Guerra. El presidente Garfield le invita a que le acompañe en un viaje en tren. De nuevo Robert se encuentra en una estación de tren, esta vez en Washington en compañía del presidente de los Estados Unidos. Entonces un abogado Charles Jules Guiteau, desengañado por no haber recibió el puesto solicitado, dispara dos balazos al presidente. Afortunadamente los tiros no dañan ningún órgano vital. Los médicos ordenan reposo a Garfield que permanece 70 días acostado. Mientras los matasanos buscan las balas por todo su cuerpo, incluso con la ayuda de Graham Bell armado de un detector de metales. El presidente que había sobrevivido al atentado, muere a causa de la infección y las hemorragias internas que le habían provocado los magníficos hurgadores. Había sido presidente menos de 7 meses. Su asesino perece en la horca.

Supongo que a estas alturas alguno ya estaría mirando mal a Robert Lincoln. Con éste vale aquello de "con amigos como tú quien necesita enemigos". Con el sucesor del presidente, Chester A. Arthur, Robert conservó su puesto, aunque durante unos disturbios en Cincinnati en 1884 tuvo que enviar el ejército. Las algaradas duraron tres días y se saldaron con medio centenar de muertos. Años después un nuevo presidente, Benjamin Harrison (18889-1893), debió de pensar que era peligroso tener a Lincoln cerca, y lo envió como embajador a Inglaterra (Imagino que el declive del Imperio británico comenzó por aquellas fechas).

George Pullman
A la vuelta de Gran Bretaña, Robert deja la política, vuelve a trabajar como abogado, y entra como ejecutivo de la empresa automovilística de George Pullman (Sí, el de los coches cama). Como era de esperar los negocios de Pullman caen en picado. Había creado una ciudad para sus trabajadores, la ciudad Pullman, y allí gobernaba como un señor feudal. Cuando redujo salarios, y despidió gente, al tiempo que aumentaba las horas de trabajo y los precios, se encontró con una huelga brutal, que puso incluso al gobierno americano en contra de la ciudad Pullman. En 1897 Pullman moría y tenía que ser enterrado de noche, casi a escondidas, en un ataúd forrado de plomo con refuerzos de acero, en una bóveda de hormigón, y vertiendo toneladas de hormigón, todo para evitar que los furibundos exciudadanos y empleados del empresario lo desenterraran y ultrajaran su cuerpo. ¿Quién fue su sucesor? Sí. Él. Robert Todd Lincoln. 
    
William McKinley
En 1901 como directivo de la empresa es invitado por el presidente William McKinley a la exposición Panamericana en Buffalo, Nueva York. El presidente piensa dar un discurso sobre el comercio exterior, y Robert Lincoln acude interesado al evento. Poco antes de que el presidente suba a la tribuna, se acerca a saludar a los presentes, un anarquista Leon Czolgosz, que llevaba un revolver ocultó con un pañuelo, dispara a McKinley cuando éste va a estrecharle la mano. Tampoco éste muere a resultas de los disparos, pero a pesar de presentar la novísima maquina de rayos X en la exposición, los médicos no se atrevieron a usarla con el herido, y el pabellón médico era el único que no tenía luz eléctrica. Los médicos operan en busca de las balas usando cacerolas para reflejar la luz del sol. El presidente parece recuperarse en la casa del director de la exposición, pero es falso, la gangrena lo mata en una semana, gracias a una serie de desafortunadas coincidencias. Pero claro estando cerca Robert Lincoln todo podía pasar. El anarquista fue ejecutado en la silla eléctrica. Y McKinley se convirtió en el tercer presidente de los Estados Unidos asesinado, y las tres muertes relacionadas con Lincoln Junior.  

Robert Todd Lincoln.
Tiempo después Robert Todd Lincoln recibió una nueva invitación presidencial para acudir a un nuevo evento. Suponemos que el osado presidente sería Theodore Roosevelt. El hijo del presidente rechazó categóricamente la invitación: "No, yo no voy a ir, y mejor para ellos que no pregunten por qué, porque hay una cierta fatalidad en las funciones presidenciales cuando yo estoy presente".

Hay que diferenciar entre gafe y gafado. Gafe es quien atrae la mala suerte hacia los demás. Gafado es aquel que recibe la mala influencia de que generan los gafes, es decir quien padece la mala suerte. Pero todo eso no son más que tontas supersticiones (Estoy cruzando los dedos por si acaso), y si no que se lo digan a Robert Lincoln, quien además era astrónomo aficionado, y construyó un observatorio en su mansión que aún se usa hoy en día. Murió en 1926, y pasa por ser uno de los grandes gafes de la Historia, algo que como hemos podido comprobar el mismo parecía haber asumido al menos en lo que se refería a su relación con los presidentes americanos. Y no, ya no vivía cuando mataron a Kennedy    

No hay comentarios:

Publicar un comentario