LOS COMIENZOS DE ARTURO

CAMELOT


Título Original: Camelot


Año: 2011


Nº de Episodios: 10 (50 min. cada uno) 


País: Estados Unidos


Creador: Michael Hirst, Chris Chibnall


Reparto: Jamie Campbell Bower, Eva Green, Joseph Fiennes, Tamsin Egerton, Peter Mooney, Clive Standen. 


El rey Uther recibe un visitante inesperado, su desterrada hija Morgana. Pero el rey reniega de su hija a la que termina por expulsar. Un hombre corre para llegar hasta la fortaleza de Uther, es Merlín, pero no puede evitar que el rey sea envenenado por una sirvienta. El rey fallece no sin antes firmar un documento que le pone delante Merlín. La sirviente que envenenara la copa del rey a salvo de miradas indiscretas recupera su verdadero rostro, que no es otro que el de la hija del rey.

En esta nueva vuelta de tuerca al mito del rey Arturo se combina fantasía con aspectos más realistas, elementos de la leyenda con interpretaciones nuevas. "Camelot" buscaba ser una serie para un público adulto, alejada de las versiones de Walt Disney, o de películas familiares de aventuras. El sexo, la violencia y la intriga fueron parte de los ingredientes que se mezclaron para hacer más atractiva la nueva propuesta de reinterpretar el ciclo artúrico. Dejando de lado el nacimiento y la infancia de Arturo, la narración arranca con la muerte de Uther y por tanto con un Arturo ya adolescente, y termina con la concepción de quien será la némesis del rey, Mordred.

La serie nació a la estela de éxitos como la serie "Espartaco" y la trilogía de "El Señor de los Anillos". La fantasía y la magia, así como los elementos históricos con luchas a espada y su ración de sexo en lejanos ambientes medievales o antiguos, eran la formula acertada para garantizarse el éxito, como bien ha demostrado "Juego de Tronos". "Camelot" tenía todo eso: una pizca de magia y fantasía, romance con sus dosis de sexo, alguna que otra lucha a espada, y además se ambientaba en un mundo a caballo entre la Edad Antigua y la Edad Media. Sin embargo la serie no fue el éxito esperado, y finalmente una historia que iba para largo se quedó con una sola temporada de 10 capítulos. Los productores alegaron que no fue un problema de audiencias sino de lo costoso de la producción y de la imposible agenda de las estrellas elegidas. Pero lo cierto es que los seguidores se quedaron sin ver el final de la serie, y con la sensación de que se les había escamoteado algo.

Visto lo cual, ¿merece la pena ver una serie que está inacabada, y que estrictamente hablando no sigue los cánones de la leyenda artúrica? Personalmente yo opino que sí. Sin llegar a los niveles de otras interesantes representaciones del mito, está muy por encima de algunos de los intentos más recientes de llevar a la pequeña pantalla la leyenda de Arturo, como el caso de la serie "Merlín"(2008) que duró bastante más, y que amparándose en un público más familiar nos endilgó a un Merlín orejudo y sin gracia, un Arturo más soso que un esparrago, y una Ginebra de la que mejor no hablar. "Camelot" pecó quizás de intentar contentar a demasiados y quedarse a medio camino de todo. La serie ni se atrevió a zambullirse de cabeza en el mito, como hizo el genial Boorman en "Excalibur"(1981), ni intentó dar una interpretación histórico realista del mito, como hicieran en "El rey Arturo"(2004). Los creadores de la serie estaban demasiado pendientes de crear un producto de diseño con un par de estrellas, Joseph Fiennes como Merlín, y una estupenda Eva Green como Morgana, al tiempo que presentaban a los niños monos de turno para consolar a adolescentes de ambos sexos, todo arropado por una costosa ambientación. Quizás por ello no acabó de cuajar en el espectador. Sin embargo la serie se puede ver como un buen prólogo para asistir a los inicios del reino de Camelot y de sus legendarios moradores; y como tal es un entretenimiento ligero y fácil de digerir, eso sí como prólogo de platos más suculentos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario