FLASHMAN Y BISMARCK

ROYAL FLASH


Título Original: Royal Flash


Autor: George MacDonald Fraser


Año de Publicación: 1970


País: Inglaterra


Marco Temporal: 1842-1848


Marco Espacial: Europa


Corre el año 1842 en Londres la capital del Imperio británico, donde uno de sus más reputados héroes, el sin par Harry Flashman, joven militar condecorado por las guerras afganas, hace lo que mejor sabe hacer, solazarse en una casa de alterne. Una inesperada redada policial le obliga a poner en práctica otra de sus habilidades, darse a la fuga con algún truco sucio. Pero el destino le lleva a colarse en un carruaje donde un hosco prusiano no ve con buenos ojos la intromisión, es Otto von Bismarck, y Flashman acaba de cometer uno de los grandes errores de su vida.

La segunda aventura del impresentable protagonista de las novelas de MacDonald Fraser va a discurrir por la Europa agitada por los movimientos sociales que desembocaron en las revoluciones de 1848. Aunque a lo que realmente Flashman tendrá que enfrentarse es a las peligrosas intrigas de Bismarck, y a los no menos peligrosos ardores amorosos de Lola Montés. Con una trama que parodia a la novela de Anthony Hope "El Prisionero de Zenda", Fraser vuelve a construir una novela divertida, irreverente, e implacable en sus retratos históricos. Nada se salva a la ácida mirada del escritor que utiliza a su despreciable protagonista para analizar los hechos desde una óptica totalmente cínica. 

Lola Montez
Si en el primer libro el escritor golpeaba sin misericordia los supuestos beneficios del colonialismo británico, en la segunda aventura de Flashman es la política europea y sus representantes quienes no salen muy bien parados. Esta segunda novela del ciclo es sin embargo la menos histórica de todas, y el núcleo de la historia discurre en un lugar ficticio, aunque la situación y el contexto es extrapolable a la cuestión de Schleswing y Holstein.

Los personajes históricos se apoderan de la novela robándole protagonismo al antihéroe, y así Bismarck o Lola Montes, son retratados despiadadamente por Fraser a través de Flashman. Pero éstos no son los únicos en aparecer en la obra, y Luis de Baviera, el principe Eduardo de Inglaterra, o Wagner, entre otros, hacen su breve pero suculenta aparición. Veamos como relata su breve encuentro con Karl Marx:

"No era un tipo alto, pero tenía los hombros anchos y fuertes como un toro, la cabeza grande, cubierta de cabello largo y descuidado, y una barba como una escoba. Incluso a aquella distancia yo podía ver sus ojos brillantes mientras lanzaba su mensaje, golpeando el aire con el puño como un predicador del Mississippi lleno de virtud y de whisky. La gente que estaba cerca de él y de su grupo le amenazaba, pero él seguía gritando y me pareció que había un estupendo tumulto en perspectiva; desgraciadamente, cuando los soldados le alcanzaron y estaban tratando de bajarlo, el coche se movió y los perdí de vista, así que no supe cómo acabó el tumulto."

"Royal Flash" es una digna sucesora de la anterior novela de Fraser, y la única de todo el ciclo que ha sido llevada a la gran pantalla en un una película de 1979 de igual título. Para quienes no disfrutaron con la primera aventura de Flashman, excusan leer ésta; para quienes se han hecho seguidores del militar cobarde, estoy seguro de que ya han leído ésta y sus continuaciones; para quienes no han leído ninguna, pueden leer ésta sin problemas de continuidad, pues aunque en las novelas hay breves referencias a sus anteriores aventuras, normalmente se pueden leer individualmente, aunque yo recomiendo seguir el orden de lectura cronológico (no el de publicación).

No hay comentarios:

Publicar un comentario