MUERTE EN LOS PIRINEOS


RONCESVALLES



Título Original: Roncesvalles

Guionista: Antonio Hernández Palacios

Dibujante: Antonio Hernández Palacios

Fecha de Publicación: 1979

País: España

Marco Cronológico: 777-778

Marco Espacial: Francia, España



Es el año 777 el emperador Carlomagno se encuentra en Westfalia recibiendo los tributos de los sajones, cuando hace acto de presencia una nueva embajada, es Soleiman Al-Arabi, gobernador de Zaragoza. La propuesta del musulmán no puede ser más atractiva, si el emperador les ayuda a sacudirse el yugo de Abd-Al-Rahman, se declararán vasallos suyos, y los dominios del monarca franco se extenderán hasta el río Ebro.

De una forma sencilla y amena el maestro Palacios narra la campaña del emperador Carlomagno en tierras hispanas, su entrada camino de Zaragoza, el asalto a Pamplona, y finalmente la emboscada en Roncesvalles. Sin olvidar el punto de vista de los peninsulares con los tropas de los Beni Casi y los vascos. El pastor vasco Ochoa enamorado de la joven Askoa, conocida como la virgen blanca, es el personaje de ficción que sirve al ilustrador para ejemplificar la resistencia local al paso de los francos. 

Con un guión básico, parco en palabras y bocadillos, sucinto en explicaciones, Antonio Hérnandez consigue dejar perfectamente claro los motivos de la expedición de Carlomagno, su desarrollo, y su desastroso final. La fuerza del particular dibujo del autor ayuda aún más a entrar en este cómic que casi parece un mini documental. De lectura muy rápida, por su enormes viñetas y su parquedad de guión, a la historieta sólo se le puede reprochar que sabe a poco. Si en ocasiones los dibujos de Palacios son demasiado abigarrados y el color oscurece algunas escenas haciéndolas confusas, esto no es así en Roncesvalles, uno de los cómics más claros y luminosos del historietista. También en este caso, el personaje ficticio está desaprovechado, algo que ya comentamos en su obra "Carlos V", Ochoa es sólo una excusa, y está únicamente esbozado. Una pena. Porque la verdad es que se deja escapar la ocasión de explotar personajes y situaciones interesantes como el papel de los Beni Casi, o el guerrero árabe Thalaba.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario