REBELDE CON SILEX

YO FUI UN CAVERNÍCOLA ADOLESCENTE


Título Original: Teenage caveman


Año: 1958


Duración: 65 min.


País: Estados Unidos


Dirección: Roger Corman


Reparto: Robert Vaughn, Darah Marshall, Leslie Bradley, Frank DeKova, Beach Dickerson.


Un joven que pertenece a un clan que viven en una caverna en un valle desolado comienza a cuestionarse los tabús de la tribu. El adolescente no comprende la prohibición de traspasar los límites del Gran Río para pasar a una zona abundante en caza y recursos. Las explicaciones que le dan sus mayores no son suficientes, y el muchacho reúne una pequeña tropa de amigos para explorar la zona prohibida a pesar de la amenaza de "El dios que mata con sólo tocarte".

En los años 50 se ponen de moda una serie de películas de bajo presupuesto con los adolescentes como motivo central y el terror y ciencia ficción como género de desarrollo de la acción. "Yo fui un hombre lobo adolescente" (1957), "Yo fui un Frankstein adolescente" (1957), y la que nos ocupa, forman parte de esta moda de series "B" con directores poco avezados, actores en horas bajas, y guiones la mayoría de las veces delirantes.

El director Roger Corman se convertiría en un auténtico especialista en las películas de serie "B" o de muy bajo presupuesto. Generalmente el avispado Corman aprovecha un éxito de taquilla para crear su película con bastantes similitudes pero mucho menos de todo; que se ponen de moda los platillos volantes, pues hace una de marcianos y los platillos son de los de plástico comprados en el chino, y al actor le pintamos de verde y arreando. Con esos planteamientos podemos imaginarnos por donde va a ir "Yo fui un cavernícola adolescente". Corman llegó a negar haber filmado la película, y su protagonista, Robert Vaughn, afirmó que había sido su peor película.

En la narración el muchacho protagonista es una especie de rebelde con causa, que como casi todos los adolescentes sabe más que sus mayores, que las leyes establecidas, y que además de ser más chulo que un ocho se sale con la suya; eso sí, su papá siempre anda detrás no sea que el niño la líe. 

En el film se usan escenas sacadas de otros films, y se recurre a reutilizar todo lo reutilizable. El caso del pobre actor Beach Dickerson es de libro de los records, realiza cuatro papeles diferentes a cada cual más chusco: chico rubio que se ahoga, tamborilero que toca en el funeral de sí mismo, oso de las cavernas con bastante poco estilo, y forastero a caballo que acaba peor que el oso y el rubio. Tiene escenas memorables por lo kafkiano de su realización: el combate de dinosaurios es real, tan real que le pegaron una cresta a un cocodrilo y lo enfrentaron con un dragón de Komodo, hoy los ecologistas los llevaban a los tribunales seguro.

El film al final de tan cutre y escaso de medios da hasta pena, y se contempla o bien con sonrojo o con cierta simpatía al compararlo con las mega producciones a que nos tiene acostumbrados el cine actual. Con poco más de una hora de duración la película es un producto muy típico de los años 50, y así hay que verla. El final sorpresa pretende explicar muchas incongruencias de la película, pero en realidad es más el reflejo de una sociedad y sus temores.

La película se puede visionar completa en youtube, así que mientras dure, aquí abajo os la dejo para los osados que se atrevan con un film que no pasará a la Historia de la cinematografía, pero que si se ve con bajas expectativas puede llegar a entretener.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario