DE PRINCESAS Y DAMISELAS EN APUROS

LAS MUJERES EN LA EDAD MEDIA SEGÚN EL CINE

La Edad Media sirvió en el cine sobre todo en su etapa más clásica como marco de innumerables aventuras. Los caballeros andantes, los esforzados héroes y los príncipes encantadores recorrieran el mundo medieval "desfaciendo" entuertos. Y mientras tanto ¿cuál solía ser el papel de la mujer en estas aventuras primero de novelas y luego filmicas? Dejarse secuestrar por el villano de turno, poner cara de estreñimiento agudo, dar un par de grititos, y esperar que el arrojado héroe acudiera al rescate. Así cuando las niñas con mayoría de hermanos varones intentaban participar en los juegos fraternos solían acabar atadas a un árbol desgañitándose a chillar aquello de "Yo no quiero ser rescatada, quiero jugar también". Afortunadamente las cosas han cambiado. En homenaje a aquellas pacientes Damiselas, repasaremos unas cuantas princesas o damiselas en apuros que durante el Medievo sufrieron las asechanzas del malvado de turno. Algunas tuvieron su base real, otras surgieron de la literatura, y otras nacieron directamente en el cine. Casi todas las grandes actrices de Hollywood se enfundaron el traje medieval y se aprestaron a ser rescatadas o enamoradas por el apuesto príncipe.

Ginebra. La esposa del mitico rey Arturo es el ejemplo más claro de dama en apuros. Aun cuando su existencia real está discutida, y de haber existido pertenecería más un un final de la Edad Antigua que propiamente al Medievo, los escritores y guionistas han preferido situarla en plena Edad Media, siendo rescatada de sus tribulaciones no por su marido y rey, sino por su enamorado caballero Sir Lancelot.  El cuadro de Henry Justice Ford de 1910 retrata a una reina Ginebra en medio de un hermoso paisaje, pero arruinando su preciso vestido. Como a Ava Gardner ya la pusimos en otro artículo, hoy elegimos a una actriz menos conocida  Jean Wallace, la esposa de Cornel Wilde quien la saca de apuros en "La espada de Lancelot" (1963), donde marido y mujer interpretan a sir Lancelot y a la reina Ginebra.
Isolda. La princesa del ciclo artúrico que se enamoró del caballero Tristán. La historia de amor trágica de los dos amantes ha sido reinterpretada numerosas veces en el arte: pinturas, escritos, operas, y películas, se hicieron eco de los amores y desventuras del caballero y su doncella. El cuadro de 1902 de Leighton muestra a los dos amantes descubiertos en pleno cortejo. Lea Bosco interpretó a una lánguida Isolda en la miniserie "El corazón y la espada" (1998).
Princesa Morgana. La princesa Morgana, nada que ver con la del mismo nombre del ciclo artúrico, es un personaje literario aparecido en la novela de Edison Marshall (1894-1967) "Vikingos". Se trata de una princesa de las islas británicas secuestrada por los vikingos que desata los intereses romántico-sexuales de dos hermanastros normandos, quienes acaban enfrentados. El secuestro de mujeres por parte de los navegantes del norte era algo habitual, hasta tal punto que recientes estudios han demostrado que hay descendientes de una mujer de la América precolombina en Islandia. El cuadro de Evariste Vital Luminais (1822-1896) del Museo Anne de Beaujeu en Moulins (Francia) data de en 1894, y recoge precisamente el momento en que unos piratas normandos del siglo IX raptan a una joven. Janet Leigh se especializó en estos papeles de mujer deseada y en constante peligro, situación de la que la solía sacar su marido en la vida real, Tony Curtis, quien encarnaba al caballero rescatador, como sucedía en la adaptación de la novela al cine "Los Vikingos (1958). Como corresponde a la época la actriz salía más tapada que la modelo del cuadro.
Sherezade. La princesa con más cuento de todas, más que buscar un protector que le sacara de apuros, aguzó el ingenio y salió ella misma de líos a base de echarle mucha imaginación. Basada en un personaje real, unos dicen que en la madre del califa Harun-al Rashid (766-809), otros que en la reina Homay, la princesa árabe conquistó el corazón de su esposo con su inteligencia, y por supuesto sus fantásicos cuentos que forman el famoso libro "Las Mil y una noches".  El cuadro de Edouard Richter (1844-1913) retrata una Sherezade recostada en un divan a cuyos pies descansa una esclava, tal vez a la espera de ser llamadas por el sultán. La bellísima Yvonne de Carlo interpreta una princesa Sherezade algo diferente a la de las mil y una noches en "El halcón del desierto"(1950), donde más que salir por su ingenio de los peligros recurre a la ayuda del apuesto caballero de rigor, éste, claro está, vestido de árabe.
Lady Marian. El interés amoroso de Robin Hood que inicialmente era una pastora, y que la literatura convirtió en una noble, incluso emparentada con el rey Ricardo. William Clarke Wontner (1857-1930) pinta a la doncella Marian como lo que era inicialmente una pastora asociada a las fiestas de Mayo, y así en el cuadro la representa con una corona de flores, eso sí sin olvidar un atuendo más de noble medieval. Muchas grandes actrices han interpretado a la  enamorada del arquero, en algunas versiones incluso ascendió de dulce damisela en apuros a activa guerrera del alegre grupo de Sherwood, pero pocas como Olivia de Havilland para darle ese punto de candor que tenía en un principio en  "Robin de los bosques" (1938).
Lady Rowena. El personaje de Lady Rowena aparece en la novela de Walter Scott "Ivanhoe", y es la enamorada del caballero protagonista. La novela abrió las puertas a todo un genero de novela en el siglo XIX, la novela histórica, y Lady Rowena se convertirá en el arquetipo de la dama medieval incondicionalmente enamorada del caballero, incluso en su desdicha. Las ediciones de la popular novela tuvieron magníficas ilustraciones como la de 1922 realizada por Schoonover. La película "Ivanhoe"(1952) tiene a la hermana de la Havilland, Joan Fontaine, en el papel de la dama.
Rebeca. La joven judía enamorada de  Ivanhoe, amor no correspondido por éste, representa en la novela de Walter Scott el papel del pueblo judío en la Edad Media, y las persecuciones y  odios generados en torno a ellos. Así el caballero Ivanhoe a falta de una tiene dos damas en apuros, aunque a la que realmente tiene que salvar es justamente a la que no le interesa, a la joven judía, ejemplificando así el ideal caballeresco, defender siempre a los más débiles. Delacroix pintó una de las escenas  de la novela, justamente aquella en que el convaleciente Ivanhoe es cuidado por la solícita Rebeca, cuadro de 1823 que hoy se exhibe en el Metropolian Museum de Nueva York. La misma película de 1952 "Ivanhoe" tiene a otra de esas mega estrellas de Hollywood interpretando a la bella judía, nada menos que una jovencísima Elizabeth Taylor.
Lady Godiva. La condesa de Chester que apiadada de los súbditos de su marido que eran sometidos a subidas de impuestos insufribles, decidió recorrer Coventry desnuda y a caballo a cambio de evitar la subida.¡Por favor que la mujer de algún político tome ejemplo! En el siglo XI está damisela más que ser recatada por el apuesto caballero, fue ella misma quien rescató a todo un pueblo, y no precisamente de forma sutil. El único "caballero" conocido de la leyenda fue un tal Tom que contraviniendo las ordenes espió el desfile de la joven, y ahí su apodo de "Tom el Mirón". Es más creíble que estuviera todo el pueblo mirando el paseillo, los hombres babeándose a falta de porno on line, y ellas  para decir lo mona que es pero que pechos más caídos tiene, la celulitis, etc. John Collier en 1898 pintó la escena del paseo a caballo aunque preocupándose de no mostrar demasiado. La espectacular pelirroja Maureen O´Hara interpreta a Godiva en "Lady Godiva" (1955), a la que sólo podemos criticarle la longitud de su melena.
Doña Jimena.(1046-1116). La esposa del Cid representa en la Edad Media el prototipo de mujer leal a su caballero y luego marido. Es la mujer que es capaz de sobreponerse a todos los obstáculos, y seguir a su amado hasta el final. El personaje literario imaginamos que diferiría un tanto del real, pero en definitiva la que sería señora de Valencia, y que estaba emparentada con el rey, no obedece demasiado a los cánones de "princesa en apuros", y sí  la de compañera leal. En 1953 se convocó un concurso nacional de escultura para representar figuras de la historia del Cid, el escultor Joaquín Lucarini fue el ganador, y realizó las obras en piedra y con tres metros de altura. La escultura de Doña Jimena se encuentra actualmente en la ciudad de Burgos en el puente de San Pablo, y lleva sobre los hombros dos palomas que representan a sus hijas. En el cine Sofía Loren encarnó a la castellana en el film "El Cid" (1961).
Doña Elvira y Doña Sol. Las hijas del Cid, que ni se llamaron Elvira ni Sol, y mucho menos fueron golpeadas por sus parejas y abandonadas desnudas, fueron la excusa literaria perfecta para la recuperación de la honra del caballero medieval en el poema a él dedicado. Domingo Valdivieso en 1862 utiliza la excusa del tema de la Afrenta de Corpes para realizar un par de atrevidos desnudos femeninos sin que se lo coma la crítica del momento. En el cine no se atrevieron a tanto y en "Las hijas del Cid" (1962) Chantal  Deberg, Sol, y Daniela Biancho, Elvira, aparecen recatadamente cubiertas. ¡Eran otros tiempos!
Lady Edith Plantagenet. La dama que acude de acompañante de la reina inglesa a la Tercera Cruzada hace su aparicion en otra de las novelas de Walter Scott, "El Talismán". Amada del caballero protagonista, cautiva también el corazón de Saladino. Curiosamente sí existió una Lady Edith Plantagenet, pero murió precisamente en 1189, el mismo año que empezaba la Tercera Cruzada. Una ilustración del libro recoge la escena en la que Lady Edith deja caer una rosa para que la recoja su esforzado caballero. El cine tuvo en Virginia Mayo, otra gran especialista en encarnar a damas en apuros, a Lady Edith en "El Talismán"(1954)

Kukachin. La princesa china, emparentada con el emperador Kublai Kan, es uno de esos personajes a caballo entre la ficción y la realidad. Según "El libro de las maravillas" donde se relatan las andanzas del veneciano Marco Polo, éste tuvo que realidad como última misión para el Gran Khan la de ir a buscar una novia para el sobrino nieto del emperador, y llevársela para la boda. Entre 1291 y 1292 se produjo un azaroso viaje que culminó con la entrega de la novia, aunque el pretendiente ya había fallecido. A partir de esta historia novelista y guionistas de cine vieron campo abonado para inventar una historia de amor entre la princesa y el apuesto occidental. A pesar de la popularidad de la princesa no abundan retratos de ella, y salvo algunas interpretaciones realizadas por artistas del manga como Khazuki poco podemos rastrear de la princesa.  La actriz china Zhu Zhu interpreta a la hermosa princesa azul en la serie "Marco Polo" (2014). 
Carmesina. La princesa bizantina protagonista de la novela "Tirante el Blanco" objeto de los amores del caballero andante y luchador contra los turcos, Tirante. Carmesina es el modelo de princesa medieval que prácticamente sólo sirve de inspiración a las hazañas de su caballero. Protagonista de una novela de caballerías publicada en 1490, a diferencia de otras es más realista, y es por ello la única rescatada del fuego en "Don Quijote". El artista valenciano Miguel Boix ha ilustrado al menos dos ediciones del libro de Joan Martorell. La obra fue llevada a la pantalla, "Tirante el Blanco" (2006) y el papel de la princesa fue realizado por Esther Nubiola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario