LAS MIL CARAS DEL REY

ENRIQUE VIII Y SUS SOSIAS

No se si el rey Enrique VIII de Inglaterra tuvo realmente mil caras o una sola pero muy dura, sin embargo para los retratistas y pintores siempre fue un personaje digno de sus pinceles, y el cine y la televisión no podían dejar escapar tan suculento personaje. Sus desequilibrios y obsesiones por el bello sexo, propios de un adolescente permanente, atrajeron desde siempre la atención sobre este peculiar monarca inglés. Veamos algunos de estos retratos que el arte y el cine se han empeñado en mostrarnos.

Primeros años. Enrique nace en Greenwich el 28 de junio de 1491. Es el hijo del rey Enrique VII de Inglaterra e Isabel de York. Al ser el tercer hijo y segundo varón del matrimonio real se le consideró un príncipe de repuesto. Su hermano mayor Arthur era el heredero al trono y por tanto quien sería educado para gobernar. Por tanto Enrique continuó bajo las faldas de su madre y hermanas, preparándose para un papel dominante en la Iglesia. Mientras Arturo se educaba para ser rey, Enrique aprendía idiomas y teología. Un retrato de autor anónimo nos enseña un Enrique como niño de corta edad, de aspecto saludable y rollizo, a diferencia de su enfermizo hermano. Charles Laughton interpreta magníficamente al rey Enrique a lo largo de sus varios matrimonios en "La vida privada de Enrique VIII" (1933), papel que repetiría en "La reina virgen" (1953).
Infancia.Con 3 añitos Enriquito es nombrado nada menos que Duque de York, y con 10 años juega un papel importante en las ceremonias matrimoniales de su hermano Arturo con Catalina de Aragón. El escultor italiano Guido Mazzoni realizó un busto policromado en torno a 1499 que tituló "niño sonriendo", y que actualmente se identifica como un retrato del príncipe Enrique, y que hoy está en las Colecciones Reales Británicas. Aunque Jonathan Rhys Meyers encarna a un joven rey Enrique en las primeras temporadas de la serie "Los Tudor"(2010) nunca lo interpretó tan joven.
Juventud. En 1502 el hermano mayor de Enrique fallece dejando como heredero del trono a Enrique, y dejándole como herencia su viuda Catalina, con la cual el joven príncipe tiene que casarse para afianzar las relaciones con España. En 1509 con 18 años, Enrique sube al trono de Inglaterra, y comienza su agitado reinado. El muchacho le cogió gusto al poder y al lujo, y comenzó a atesorar una gran cantidad de joyas a las que era muy aficionado, y trajes de distintos países y regiones con los que se divertían cambiando el atuendo, y sorprendiendo a amigos y cortesanos. Un retrato de Enrique con 18 años de autor desconocido se exhibe en el Museo de Arte de Denver, y en él vemos a un joven fastuosamente vestido y muy alejado del obeso monarca en que se convertiría. El actor Keith Mitchell interpretó al rey en al menos cuatro ocasiones: en la serie "Las 6 esposas de Enrique VIII" (1970), la serie dedicada a su hija y heredera "Elizabeth R" (1971), el telefilm "Enrique VIII y sus seis esposas" (1972), y en algunos capítulos de la serie "El príncipe y el mendigo"(1996).
Los años con Catalina. De 1509 a 1533 Enrique y la hija de los Reyes Católicos, Catalina, estuvieron casados. Más de 20 años de matrimonio de los cuales solo sobrevivió una hija, María. En los primeros años de su reinado el joven rey se muestra culto y de firme carácter, pero sin dar muestras de la locura que rigió algunos de sus actos posteriores. Le encantaba llevar perfumadas sus lujosas vestimentas, e incluso creó un nuevo perfume, una mezcla de ámbar gris, azúcar, agua de rosas y musk (almizcle). Un retrato de autor desconocido de 1520 presenta ya al rey colocándose un anillo como símbolo de su piedad, algo que no le duraría mucho. Robert Shaw realiza una excelente interpretación del rey Enrique en el film "Un hombre para la eternidad" (1966).
Los años del cisma. En 1533 Enrique tras divorciarse de Catalina de Aragón se casa con Ana Bolena, y da comienzo un largo cisma con la iglesia católica, que termina con la excomunión del rey, y la separación de la iglesia inglesa. Sus alegrías con Ana Bolena le duraron poco, y en 1536 la segunda esposa del rey perdió la cabeza por obra y gracia del verdugo. El comportamiento del rey comenzó a hacerse cada vez más despótico, y del príncipe amable y culto apenas quedó nada. El retrato de 1535 atribuido a Joos van Cleve que se encuentra en la colección real presenta al rey aún felizmente casado con Ana sosteniendo un cartel curiosamente con una cita del Evangelio de San Marcos "Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura". Los años con Ana Bolena fueron magníficamente relatados en el film "Ana de los mil días"(1969) con Richard Burton en el papel del rey.

La tercera esposa. Enrique a los pocos días de mandar al cadalso a su segunda mujer se casa con Jane Seymour, la tercera. Los hermanos de Jane se aprovecharon para ascender en la corte, mientras el monarca se iba deteriorando mentalmente. Uno de sus peculiares gustos sexuales consistía en hacérselo con sus amantes o esposas sobre la mesa, tras haber comido, después de derribar platos y restos de comida, es decir que tenía un concepto del postre un tanto especial. El matrimonio con la Seymour le dura poco, y en 1537 se muere la reina, esta vez sin ayuda del marido. El retrato de 1536 de Hans Holbein el Joven que forma parte de la colección Thyssen-Bormemisza ya muestra a un rey transformado fisicamente, aún enamorado de las joyas y los trajes lujosos, pero con una mirada dura, acerada.  En "El príncipe y el mendigo" (1977)  un casi irreconocible Charlton Heston se mete en la piel de Enrique VIII.
La madurez. Durante unos años el rey descansa de su fiebre matrimonial, pero la búsqueda de otro heredero varón le lleva a buscar un nuevo enlace, pues el hijo tenido con Jane era de carácter enfermizo. Casado bajo engaños con Ana Cleves en enero de1540, el rey queda profundamente decepcionado cuando la ve. No llega a consumar el matrimonio, pero para la historia quedó su comentario tras la supuesta noche de bodas: "Antes no me gustaba mucho, pero ahora me gusta mucho menos". ¿Qué impidió al lascivo rey cumplir con el llamado débito conyugal? Un pintor desconocido realiza en 1540 uno de los más famosos retratos del rey, que durante mucho tiempo fue atribuido también a Holbein. Hoy podemos contemplarlo en Roma en la Galería Nacional de Arte Antigua. Un demasiado apolíneo Eric Bana es el rey Enrique en el film "Las hermanas Bolena" (2008).
El ocaso. Después de un matrimonio fallido de escasos meses, Enrique se volvió a casar, esta vez con Catalina Howard en julio del mismo año de 1540. Catalina era prima de Ana Bolena, y siguió el camino marcado por su pariente, el cadalso (febrero de 1542). Un rey envejecido, enfermo, y con exceso de grasa, a quien una creciente paranoia le hacía ver conspiraciones por todas partes, enviaba al cadalso a propios y ajenos. Posiblemente padeciera el llamado síndrome de McLeod, que le ocasiona serios trastornos de personalidad. El rey tenía que ser sacado en ocasiones por las ventanas con ayuda de poleas y forzudos, pues ya no cabía por las puertas ya que padecía obesidad mórbida y llegó a tener una cintura de 137 cms. Un retrato de autor desconocido fechado alrededor de 1542, conservado en la Galería Nacional de retratos de Londres, se corresponde con la época en que estaba casado con la Howard. El pelirrojo Damian Lewis interpreta al monarca en la reciente producción televisiva "Wolf Hall"(2015).
Los últimos años. En 1543 el rey se casa con la que será su última esposa, Catalina Parr, y comienzan los últimos años de reinado que terminará en 1547 con su fallecimiento. Se ha convertido en un glotón impenitente sólo come dulces y carnes, y únicamente las fresas forman la fruta que toleraba. Si comía como una cerdo, en beber no se quedaba corto, unos 5 litros diarios de cerveza y todo el vino que pudiera trasegar. Lógicamente desarrolló todas las enfermedades asociadas a la riqueza (desnutrición no, desde luego). En 1545 Hans Eworth retrata al rey de cuerpo entero, aunque posiblemente sea más una recreación de un retrato de Holbein que una imagen real del deteriorado monarca, que ya apenas se sostenía en pie sin ayuda de un bastón. La serie española "Carlos, rey emperador"(2015) tiene su propio rey Enrique en el actor Alex Brendemuhl.
La profecía y el entierro. En 1532 un fraile llamado William Peto, arremetió contra el rey en un encendido discurso donde le acusaba de haberse encamado con la Jezabel británica, y le vaticinó que de seguir por ese camino acabaría como el impío rey Acab, los perros lamerían su sangre. En 1547 se decidió enterrar al rey en la capilla de Windsor, y se llevó el cadáver en una siniestra procesión. El cuerpo encerrado en un ataúd de plomo tuvo que pernoctar, con una procesión de criados y acompañantes pagados, en la capilla de una abadía destruida por el rey. A la mañana siguiente el sarcófago se había deteriorado al inflarse el cadáver del rey, y rezumaba todo tipo de líquidos. Mientras los plomeros arreglaban el ataúd, un perro se deslizó y lamió la sangre del suelo. La profecía de Peto se había cumplido. En 1540 el gremio de los barberos-cirujanos encarga un cuadro del rey al retratista oficial Hans Holbein, al que pertenece el fragmento seleccionado. En el cine Enrique VIII fue también un personaje recurrente en films que protagonizaron otros, como "La espada y la rosa"(1953) con James Robertson Justice en el papel del rey.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario