DE SINVERGÜENZA A SANTO

SAN AGUSTÍN

Título Original: Sant´Agostino

Año: 2010

Nº de Episodios: 2 (200 min.)

País: Italia

Director: Christian Duguay

Reparto: Alessandro Preziosi, Monica Guerritore, Gerald Alexander Held, Johannes Brandrup, Wenanty Nosul, Katy Louise Saunders, Serena Rossi

Marco Temporal: 354-430

Marco Espacial: Imperio Romano


Agosto del año 430 en Hipona, Norte de África. El obispo de la ciudad, Agustín contempla desde las murallas de la ciudad el ejército vándalo que les asedia. La población intenta sobrevivir como puede mientras espera la ayuda de Roma. Cuando los vándalos dejan sin agua a los sitiados estallan las disputas, y el obispo tiene que mediar. Agustín intenta evitar que cunda el pánico y el desaliento, mientras busca una solución. Su propuesta al gobernador local es formalizar un tratado de paz con Genserico. La llegada de un grupo de soldados romanos a la ciudad exacerba aún más los ánimos.   

La serie es la biografía dramatizada de San Agustín, uno de doctores de la Iglesia. En la ciudad de Hipona en el que será su último año de vida, es el propio obispo quien de forma retrospectiva recuerda, y nos cuenta su vida, desde su nacimiento hasta el momento en que se encuentra. Desde el norte de África hasta Italia seguiremos la evolución de un joven ambicioso y nada santo hasta convertirse en uno de los mayores pensadores del cristianismo. En los convulsos años de finales del siglo IV y principios del siglo V la vida de Agustín es el puente que nos permite ver el final de una época y el comienzo de una nueva fase en la historia.

Evidentemente al tratarse de una serie centrada en la biografía de un santo, ya nos podemos suponer por donde irán los tiros. La biografía se convierte en hagiografía, los creyentes quedan satisfechos, y a los no creyentes como que les da un poco igual. Con todo, la figura de Agustín de Hipona, su pensamiento, y su tiempo son suficientemente importantes para que todo aquel con un mínimo de inquietud cultural se sienta interesado por la mini serie, y en ese aspecto el producto no decepciona.

Los italianos se meten en una especie de coproducción con los alemanes, y realizan un producto televisivo serio, consistente, y con una ambientación bastante cuidada. Tomando como base las "Confesiones" del propio San Agustín, es decir la primera autobiografía occidental, los guionistas lo tienen relativamente fácil, y consiguen el tono adecuado, sin caer en exageraciones, si bien es cierto que el personaje no llega a calar demasiado. Al final, a mi entender, es casi más interesante todo lo que rodea al protagonista que su propia trayectoria vital. Pero lo mejor es que cada cual la vea y juzgue. Seguramente no sea una serie que despierte pasiones, pero me parece honrada con su objetivo.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario