EGIPTO DESPUÉS DE RAMSES EL GRANDE

NEFER EL SILENCIOSO


Título Original: Néfer, le Silencieux


Autor: Christian Jacq


Año de Publicación: 2000


País: Francia


Marco Temporal: 1213 a.C.


Marco Espacial: Egipto


En el Egipto de Ramses del Grande un grupo de artesanos viven y trabajan en el llamado Lugar de Verdad. Éste es un lugar prohibido para los no iniciados, pues allí se trabaja en la morada final de los faraones. Pero Mehy, teniente de los carros, no está dispuesto a que se le mantenga al margen de los secretos del lugar, y se cuela en la zona para espiar a los trabajadores. Sin embargo la mala fortuna juega en su contra, un policía nubio descubre su presencia no autorizada. El intruso no lo duda y asesina al nubio. Los secretos y riquezas de la cofradía han de ser suyos.

Con "Nefer el Silencioso" se inicia otra de las larguísimas sagas del prolífico escritor francés, Christián Jacq. En este caso se trata de la tetralogía titulada "La piedra de luz",  que va a tratar de desentrañarnos la vida cotidiana de los trabajadores que vivían en el Valle de los Reyes dedicados a la construcción y cuidado de las tumbas de los faraones. En la primera novela el autor nos presenta a sus protagonistas Paneb El Ardiente, Nefer el Silencioso, y la joven Clara, para acto seguido a través de ellos enseñarnos las pruebas y requisitos que había que cumplir para entrar a formar parte de la exclusiva aldea, al tiempo que nos sumerge en las intrigas que acompañaron los últimos días del faraón Ramsés II.   

Christian Jacq es un escritor francés que además está doctorado en Egiptología por la Universidad de la Sorbona. Con estos antecedentes era lógico que acabara dedicándose a escribir ficción sobre el Egipto faraónico, y la verdad es que el hombre no ha parado, libros de divulgación, y exitosas sagas de ficción han llenado las librerías de medio mundo. El esquema argumental de las novelas de Jacq suele ser simple, personajes a ambos lados de la justicia, crímenes e intrigas, que el héroe o heroina dedicado a restaurar el equilibrio o Maat, tiene que resolver. Los protagonistas del autor francés sufren persecuciones en su afán de lograr la justicia, normalmente por poderosísimos malvados que pretender subvertir el orden establecido, pero que suelen acabar por sucumbir a la superior inteligencia del justiciero. Cualquier lector que desconozca las obras del francés esperará encontrarse farragosas disquisiciones sobre la historia del Egipto antiguo, prolijas descripciones de monumentos, ritos y momificaciones, y extensas explicaciones sobre los más diversos aspectos de la cultura del Egipto milenario. Pues nada más lejos de la realidad. Sorprendentemente las novelas de Jacq son muy sencillas, con abundante diálogo, escasas descripciones, y a penas unas pincelas aquí y allá de los llamados datos cultos. Tal vez eso haya hecho tan populares sus novelas: lo fáciles que son de leer. Para mi gusto a veces el escritor cae en el simplismo, y la novela es más un entretenimiento ligero para cumplir con los plazos de la editorial que una obra realizada con cariño.

No todas las novelas de Jacq son iguales, pero la verdad es que se parecen bastante. "Nefer el silencioso", inicia una saga, interesante a mi modo de ver por al menos dos razones: La primera es que nos saca de los manidos pasillos de los palacios faraónicos, y nos pasea por las aldeas, deja un poco de lado a cortesanos y nobles, y nos permite conocer la manera de vivir de escribas, artesanos, policías. La segunda razón es que temporalmente nos sitúa al final del reinado de Ramses el Grande, y nos prepara para lo que sucederá a la muerte del gran faraón, es decir lo que sucede en un Imperio cuando la personalidad que lo sustenta desaparece, y que veremos en las siguientes novelas de la saga. Esas son al menos razones suficientes para atreverse con una de las sagas del escritor francés favorito de muchos cuando del Egipto faraónico se trata.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario