¿UNA PIRÁMIDE MEGALÍTICA?

GUNNUNG PADANG

En el pueblecito de Karyamukti en la isla de Java (Indonesia) existe una colina con forma piramidal. A 885 metros por encima del nivel del mar se alza una curiosa formación compuesta de varios niveles de terrazas realizadas con muros de contención dejando pasos entre ellas, y con unos 400 escalones que permiten la subida hasta la cima. Construida con grandes piedras de origen volcánico, los lugareños consideran sagrado el lugar desde tiempos inmemoriales. Según las leyendas locales el rey Siliwangi de Pajajaran había intentado construir un inmenso palacio en una sola noche, y ese había sido el resultado.

Un informe de 1914 al Departamento de Antigüedades hacia referencia al sitio, pero tendríamos que esperar hasta que terminaran las Guerras Mundiales para que en 1949 un historiador holandés, Kronn, volviera a hacer referencia al misterioso lugar.  Hasta 1979 la colina no vuelve a atraer la atención, aunque entonces ya se plantea un estudio serio destinado a recoger muestras geológicas o arqueológicas destinadas a definir de una vez la importancia del emplazamiento.

Una prospección superficial ya demuestra que en el lugar ha intervenido la mano del hombre, las piedras han sido colocadas y alineadas por personas pertenecientes a una cultura desconocida, y posiblemente a lo largo de muchos años. Las dataciones realizadas por expertos confirmaron también la antigüedad del lugar dándole una fecha anterior al 5000 a.C. aunque con posibilidades de ser aún más antiguo.

En principio el paraje no deja de ser curioso, pero de relevancia o importancia más bien escasa, montañas aterrazadas han existido en múltiples culturas del mundo, y alineamientos de piedras se vienen sucediendo desde el megalitismo, y con bastante más gracia que en Gunnung Padang. Para los investigadores indonesios el lugar es el cuello de un volcán sobre cuya cima un grupo humano desconocido reordenó piedras basálticas para convertirlo en un lugar de culto. Interesante sí, excepcional, no.

Pero en el año 2010 salta la polémica, un investigador afirma que además de haber sido mal datado, ya que la antigüedad del lugar es mayor de lo dicho, el sitio oculta bajo la superficie una inmensa estructura en forma de pirámide realizada sin duda por la mano del hombre, y en la que se puede identificar al menos una cámara subterránea.

De pronto empiezan las especulaciones: que si los restos de una civilización desaparecida estilo la Atlántida, que si extraterrestres afanosos que construyen pirámides desde antes de lo que pensábamos, que si los egipcios eran unos copiones, etc. El gobierno Indonesio declara la zona como Area Nacional protegida, después de varias denuncias de que se están realizando excavaciones de forma irregular y mal planteadas. Mientras unos insisten en que en el lugar efectivamente hubo varios niveles de actuación datados en distintas fechas, y que efectivamente se han recogido artefactos hechos por el hombre que indican que se trata de alineaciones artificiales, pero nada más; otros hablan de una enorme superestructura enterrada, una pirámide con cámaras, y con una fecha mucho más antigua que las primeras realizadas en Egipto.

El geólogo Danny Hilman Natawidjaja, responsable de volver a colocar a Gunnung Padang en el mapa del interés científico, presentó sus resultados al propio presidente del país. Según sus pruebas realizadas por georradar, geomagnétismo, y no se cuantas cosas más, hay estructuras hasta una profundidad de 15 metros, con varias cámaras, y túneles. El área comprendería una zona de unos 25 hectáreas, y se podría datar hacia el 6500 a.C. en los niveles superiores y hasta 12.500 a.C.  ya en los inferiores. Para el investigador no era una tumba sino un lugar de culto, es decir más parecida a las pirámides mesoamericanas que a las egipcias. Su forma posiblemente sería escalonada como la famosa pirámide de Saqqara, y la construcción de las terrazas sería muy similar a las del Machu Picchu de Perú. Resumiendo estaríamos, de ser cierto lo que afirma el investigador, ante "la madre de todas las pirámides".

Los detractores de la teoría piramidal afirman que todo es una enorme farsa, que sólo busca la fama gratuita por parte del equipo investigador, y que los túneles y cámaras, no son más que los normales generados por la lava y las aguas subterráneas en zonas de actividad volcánica, como son los jameos del agua de Lanzarote por ejemplo. La intervención humana se limitaría a la superficie colocando y trabajando las piedras volcánicas, y poco más. Además las técnicas empleadas por los investigadores, poco adecuadas en una investigación arqueológica seria, podrían acabar por dañar la zona, e incluso provocar corrimientos y desprendimientos. Estas últimas afirmaciones provocaron las iras de los locales que llegaron a agredir a los trabajadores.

Para muchos arqueólogos indonesios Hilman y su equipo han embaucado al presidente de Indonesia, creando una supercivilización en la zona que ninguna prueba arqueológica ha corroborado, al contrario todos los descubrimientos por ellos realizados apuntan a que en las fechas manejadas, las culturas prehistóricas existentes en Java empleaban instrumentos de hueso, y eran por tanto incapaces de realizar la obra que se les supone.

Mientras el resto del mundo esperamos que unos y otros se decidan a decirnos de una vez que narices es Gunnung Padang, el Gobierno inodonesio prevee convertir el lugar en una atracción turística de primer orden. Por lo pronto en el 2014 se pararon los trabajos en la zona, no fuera a ser que tuvieran razón los que afirmaban que los geólogos la iban a desmoronar.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario