EL ATENTADO

PÓLVORA NEGRA


Título Original: Pólvora negra


Autor: Montero Glez


Año de Publicación: 2008


País: España


Marco Temporal: 1906


Marco Espacial: España


Madrid.1906. Al paso de la comitiva real ha estallado una bomba que ha causado varios muertos y numerosos heridos, aunque los monarcas han salido ilesos. El teniente de policía Beltrán tiene que sumergirse en el submundo madrileño para intentar averiguar las implicaciones del atentado. El descubrimiento del supuesto cadáver del anarquista y la presencia de un segundo artefacto explosivo abandonado obliga al duro investigador a poner en marcha todos sus recursos para averiguar la verdad.

La trama de la novela se desarrolla íntegramente en los días posteriores al atentado, y en los días previos al mismo. En saltos retrospectivos, o como dicen los americanos en "flashbacks", vamos reconstruyendo los pasos de Mateo Morral, el anarquista encargado de atentar contra Alfonso XIII y su esposa, y las investigaciones de un policía encargado de la investigación. Los ambientes más sórdidos del Madrid de principios del siglo XX, y los personajes más extremos desfilan por una novela de lenguaje  fácil y duro.

Montero Glez, o lo que es lo mismo Ramón Montero González, recibió el Premio Azorín en el 2008 por esta novela, que la promoción ha definido como un cruce entre el esperpento de Valle Inclán y el realismo sucio de Bukowski. A mí más bien me parece un cruce entre las novelas de Arturo Pérez Reverte y las películas de "Torrente". El autor sabe lo que el público quiere, y  les da una buena ración sin receta ni vaselina.

La trama está llena de personajes sin moral ni principios, moviéndose por dinero y lujuria, donde al final el único que parece actuar según unos ideales es el terrorista. Las clases altas son retratadas despiadadamente como parásitos y depredadores. Las clases bajas no son imaginadas mucho mejor: chulos, prostitutas, policías, etc, forman un batiburrillo infame que no despiertan la simpatía del lector en ningún momento. El detective protagonista, al revés que cualquier novela negra americana, produce asco y repulsión, como un Torrente pero tomándose su papel en serio, o como si al capitán Alatriste le hubiéramos despojado de su sentido del honor. Al final sólo quedan la chulería, los abusos, la violencia gratuita, y un número indeterminado de saltos en el tiempo, hacia delante, hacia atrás y de nuevo hacia adelante, que no contribuyen mucho a la coherencia de una novela que pudo dar mucho más.

El autor sabe escribir, sabe crear ambiente, es capaz de dotar de realismo y verosimilitud a lo que cuenta. El lenguaje por cercano y crudo es de fácil comprensión para el lector medio. Sus duras descripciones no dejan lugar a dudas, y muy poco a la imaginación. Con todo Montero no llega, no culmina. Deja muchas cosas en el tintero, sus personajes no te cautivan, la trama no te acaba de atrapar, y algunos recursos son tan repetitivos que llegan a hartarte, el chindatachinda del himno consigue crispar los nervios.

"Polvora negra" es una novela muy actual a pesar de estar ambientada a principios del siglo XX, pues es fruto del descontento de una sociedad desencantada, sin valores, donde la corrupción campea a todos los niveles, y los locos y extremistas simulan ser lo único razonable. Tal vez por eso Sánchez Dragó, Eslava Galán, o Arturo Pérez Reverte le dieron el espaldarazo a una novela impensable hace no demasiados años. Según su autor, la novela pretende ser "un homenaje al movimiento libertario", y para Sánchez Dragó es una continuación de la obra de Valle Inclán. Lo mejor leerla y hacerse una opinión propia.

Ahí os dejo el vídeo promocional de la novela, aunque yo hubiera usado una música más "heavy", y unas imágenes más oscuras, de un Madrid sombrío, de pensiones de mala muerte, cafés mugrientos, y callejones en penumbra llenos de meados, y prostitutas haciendo la calle, más acorde con el ambiente retratado en la obra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario