EL CABALLERO DE LOS MARES

EL LADRÓN DEL VIENTO


Título Original: Le Voleur de vent


Autor: Frederic H. Fajardie


Año de Publicación: 2003


País: Francia


Marco Temporal: 1609-1610


Marco Espacial: Francia



Diciembre de 1609, el Duque D´Epernon acude, amparándose en la oscuridad de la noche, a una misteriosa cita. Tras franquear un lóbrego subterráneo en compañía de su aliado el baron Von Hoflingen se encuentran en una sala con dos figuras encapuchadas, una mujer y un siniestro monje. El objetivo de la reunión no es otro que conspirar para acabar con la vida del rey de Francia, Enrique IV. Frente a estos conspiradores el destino pondrá a un audaz marino, Thomas de Pomonne, conde de Nissac y comandante de "El dragón verde", navío con el cual está haciendo frente a los enemigos de Francia en el mar.

En "El ladrón del viento" asistimos a las aventuras del conde de Nissac, un invencible marino, dotado de todas las virtudes imaginables y alguna más. Thomas de Pomonne es una especie de supermán del siglo XVII, que lo mismo se da de bofetadas con una banda de despiadados piratas, por supuesto superiores en número y a cuyos barcos vence, que desmonta una conspiración contra el rey, esto con menos éxito. El protagonista de la novela, es inteligente, audaz, guapo, honrado, noble, por supuesto les gusta a las mujeres, y es admirado por los hombres, incluso por sus enemigos. No hay empresa con la que no se atreva, y lo imposible sólo le lleva algo más de tiempo.

Con lo dicho anteriormente nos podemos imaginar que estamos ante una novela de corte clásico, de aquellas que endulzaron la infancia de toda una generación antes de que existieran los móviles. En el protagonista de la novela de Fajardie, se aúnan todos los héroes de las novelas de Dumas, Salgari, o Sabatini. El conde de Nissac es más inteligente que D´Artagnan, más audaz que Sandokan y el corsario Negro juntos, y el capitán Blood a su lado era un marinero de agua dulce. Con tanto poderío, el personaje termina por no resultar demasiado creíble.

Fajardie, seudónimo del parisino Ronald Moreau, se sumerge en la novela histórica abandonando los guiones cinematográficos, y  la novela negra, que era su genero favorito. El resultado es una novela que no acaba de encontrar su camino. Queriendo ser Dumas, no le llega a la planta de los pies, deseando superar a los clásicos escritores de novela histórica de ambiente marinero, sólo llega a ser un triste remedo, y cuando se mete en los temas conspirativos donde podía brillar más, no alcanza todo el potencial que debería.

"El ladrón del viento" no es una mala novela, al menos no una mala novela de aventuras. Si uno no ha leído antes a los clásicos de este género, es muy posible que la obra cumpla con creces sus expectativas. Para el resto será como un homenaje a esas novelas y películas de espadachines y piratas, aunque a pesar de los intentos del autor, sin alcanzar la garra de algunos de sus míticos protagonistas. A nivel histórico la trama conspirativa en el entorno del rey  podía ser la gran baza, pero el autor prefiere recurrir a diseñar unas malvados más próximos al cómic americano que a una novela histórica seria. ¿La novela puede ser entretenida? Sí, ¿Fácil de leer? También. Pero no se toma muy en serio a sí misma como si su autor, avispado productor y guionista, estuviera pensando en el episodio piloto de una serie para la televisión francesa.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario