TRES TRISTES TRIBUS

AGE OF HOBBITS


Título Original: Age of Hobbits


Año: 2013


Duración: 83 min.


País: Estados Unidos


Dirección: Joseph Lawson


Reparto: Christopher Judge, Bai Ling, Sun Korng, Srogn.


Indonesia. Isla de las flores. Hace 12 mil años. Un grupo de diminutos indígenas se dedican pacíficamente a la recolección de frutas. Sus labores son interrumpidas por la llegada de los salvajes hombres roca que cabalgan dragones, y capturan  o matan a todo el grupo con la excepción del joven Goben que huye hacia el poblado para avisar a los suyos.

En el año 2004 se descubrió en una cueva en la isla de las Flores (Indonesia) el esqueleto de un homínido de más de 12.000 años de antigüedad, y que medía apenas 1,50 (Ver Pero ¿existió alguna vez un hobbit?). El descubrimiento acabó siendo llamado el hobbit, y por extensión al "homo floresiensis", nombre científico de la nueva especie, se le adjudicó el mismo nombre. Esta introducción viene al caso porque la película está centrada en estos pequeños hombres de la prehistoria no en los personajes ficticios de Tolkien, aunque al final sea una mezcla de géneros e ideas sin demasiada cohesión. 

El argumento no puede ser más sencillo: una pacífica tribu de simpáticos enanitos dedicados a la sana tarea de recolectar frutas, se ven atacados por unos feroces y feos caníbales, que representan la otra subespecie de la isla, los hombres de Java, y que además de comerse a los enanos cabalgan sobre horribles dragones de Komodo algunos de los cuales además vuelan. Un padre y dos hijos, niño y niña, emprenden la dificultosa tarea de rescatar a la madre presa de los bestias de dentadura afilada antes de que ésta se convierta en el aperitivo de la fiesta caníbal, para el peligroso rescate contarán con la inestimable ayuda de unos aliados inesperados, los gigantes que no son otros que hombres corrientes y molientes, aunque todavía no tengo muy claro que pinta el protagonista negro de la serie Stargate en medio de tanto indonesio.

Con semejante argumento la mayoría estaréis pensando que hay que cargarse de kilos de palomitas y algo de condescendencia para disfrutarla. Os equivocáis, sustituid las palomitas por un digestivo potente, o rodearos de amiguetes algo pasados de alcohol, porque los 85 minutos del film se os pueden hacer indigestos. No acostumbro a comentar películas que no tengan ningún valor fílmico o histórico, e incluso entre las peores procuro buscar elementos que se puedan utilizar o que sirvan para gustos variados, aunque no coincidan con el mío; en el caso de esta película me va a costar, pero es que hay tan pocas películas sobre la prehistoria que para una que le dedican al Homo Floresiensis había que comentarla.

La película es mala. Rotundamente mala. Yo diría más. Es peor que mala. El guión parece salido de una mente infantiloide o que se ha pasado con el uso de estupefacientes, la interpretación es de manual, pero de manual de como no se debe interpretar; los efectos especiales los hace mejor mi hijo adolescente con un teléfono móvil de la era preandroid; el maquillaje, el vestuario, la fotografía, son realizados por profesionales... pero de otros oficios; los figurantes son extraídos de cualquier fiesta veraniega de pueblo tras trasegar unos cuantos litros de aguardiente ( los de la romería vikinga de Catoria se meten más en su papel). Imagino que el director ni siquiera empleó su nombre real (yo no me hubiera atrevido). La estrella de la función, el tal Christopher Judge, tiene la misma capacidad de expresar emociones que un mejillón; la "macizorra" de la función queda a años luz de las de las películas clásicas (hace que añoremos a la Welch y a sus sucesoras)  y más que subirte la libido te pones lívido de pánico si te la encuentras por la noche en un callejón oscuro; los enanos que hacen de hobbits simplemente pasaban por allí, a excepción de uno que hace de "enano cabrón", no de esos que ahora se les ha dado en llamar niños hiperactivos, sino literalmente de un enano con bastante mala baba que en general se limita a levantar las cejas en rápida sucesión y mover las orejas mientras se ríe de forma histérica. En definitiva ninguno de ellos aspira al óscar  en los próximos lustros.   

Pero ¿cómo se puede haber parido semejante engendro? se preguntarán algunos. Fácil. The Asylum es una productora destinada a realizar películas aprovechándose del tirón de éxitos de taquilla, y siempre sin superar un presupuesto de un millón de dolares. Estas películas nunca se estrenan en cine ya que van directamente a la edición de dvd para alquilar, y se les denomina despectivamente "mockbusters". Las demandas de los productores del "Hobbit", les obligó a cambiar el nombre de la película por "clash of  the Empires", aunque no veo yo los Imperios por ningún lado, e incluso probaron con un tercer título aún más peregrino "Lord of the Elves" para una película donde no hay ni Señor ni Elfos por ningún lado.  

Lo más triste del caso es que si se hubieran tomado más en serio a sí mismos, y todos hubieran realizado un esfuerzo, se hubieran distanciado de "El Hobbit" y similares, y hubieran desarrollado un guión sencillo pero centrado en el Homo Floresiensis, y sin tanta estupidez (lo de los pedruscos que lanza la enanita cual miguitas a lo Pulgarcito es para encerrar al guionista de por vida y tirar la llave), seguramente no hubieran obtenido un "blockbuster", pero si una película entretenida de aventuras. He visto films hechos por fans entusiastas que tienen bastante más sentido del pudor que este "bodriete". 

Por si después de esto aun queda alguno con ganas de verse la película les dejo un enlace a la misma.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario