UN CANAL PARA UNIRLOS A TODOS

SUEZ

Título Original: Suez

Año: 1938

País: Estados Unidos

Duración: 104 min.

Dirección: Allan Dwan

Reparto: Tyrone Power, Loretta Young, Annabella, J. Edward Bromberg, Joseph Schildkraut.

Marco Temporal: 1849-1869

Marco Espacial: Egipto, Inglaterra y Francia.



París 1849. Fernando de Lesseps y el vizconde de Letour disputan un reñido partido de tenis bajo la atenta mirada de su entusiasta amiga Eugenia. La llegada del presidente de la República francesa, Luis Napoleón, interrumpe temporalmente el juego. El entusiasmo y la belleza de la joven amiga de los tenistas no pasa desapercibido al presidente, que en seguida muestra interés por la condesa de Montijo. Fernando y Eugenia son invitados a una recepción por el Presidente donde éste presenta como entretenimiento a un adivino. Los jóvenes atraídos por el mago le piden una predicción, a Eugenia le vaticina "Vivirá cien años y ceñirá corona" y a Fernando que "construirá canales".

Hollywood construye con "Suez" una historia de amistad, amor y tesón en un clásico en blanco y negro pensado para el lucimiento de sus dos protagonistas, un Tyrone Power en alza, y una Loretta Young esplendorosa. Se trata de contarnos como se construyó el canal de Suez a través de la historia del hombre detrás de la obra, Fernando de Lesseps.

Ferdinand de Lesseps.
El cine americano a lo largo de los años ha realizado meritorios films históricos, y otros no tanto donde la historia era una mera excusa. "Suez" es un film que mezcla lo mejor y lo peor del cine histórico americano. La historia se pone al servicio de los guapos protagonistas para construir triángulos amorosos donde los protagonistas consiguen realizar casi todos sus sueños, menos obtener el amor verdadero, en una especie de moraleja muy del gusto de la época. Si hace falta inventarse una inexistente relación amorosa entre Eugenia de Montijo y Lesseps pues todo sea por la recaudación en taquilla. Que el verdadero Lesseps tenía escaso atractivo al menos en comparación con el de Tyrone Power, pues no pasa nada, total en aquella época no había wikipedia, y muy pocos iban a contrastar las fotos y los datos. En ese sentido internet le ha hecho un flaco favor a los directores que ahora se ven sometido al duro escrutinio de los espectadores pejigueras.

Por otro lado la película ofrece magníficos momentos, como las dificultades en la construcción del canal, el ascenso de Napoleón III al trono imperial, y sobre todo los estupendos discursos de los políticos ingleses en su parlamento con Disraeli destacando por encima de todos, y ofreciendo una clara imagen de lo que significaba para Europa el colonialismo. Los intereses económicos y políticos de las potencias imperialistas, aunque no sea el tema de la película si quedan bien definidos, y ni todos los triángulos amorosos y las caras de cordero degollado de los enamorados frustrados, consiguen ocultar los hechos.

Por eso "Suez" con tres nominaciones menores a los óscares ha envejecido bien, y con errores históricos y todo, merece la pena verla. Y a los que no les gusten mucho estos films de aventuras coloniales o históricos, siempre se la puede plantear como una historia de "los guapos también lloran".  Al final hay que ver la película y como dice el presentador del trailer "Te lo creas o no".

No hay comentarios:

Publicar un comentario